Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Nueva cámara con capacidad similar a la del ojo humano

Usted y otras 59.000 personas abarrotan un estadio de fútbol que ruge mientras tiene lugar un emocionante partido. Su integridad física está en manos del personal de seguridad. ¿Qué ocurre si se produce algún tipo de alteración que pase desapercibida a ese personal? Aquí entra...

Usted y otras 59.000 personas abarrotan un estadio de fútbol que ruge mientras tiene lugar un emocionante partido. Su integridad física está en manos del personal de seguridad. ¿Qué ocurre si se produce algún tipo de alteración que pase desapercibida a ese personal? Aquí entra en juego «Smart Eyes», un sofisticado sistema financiado con fondos comunitarios y dotado de una cámara que viene a reforzar la seguridad en espacios y edificios públicos. Este sistema especial de vigilancia funciona igual que el ojo humano, pues analiza los datos registrados en tiempo real, reconoce situaciones descontroladas y propone soluciones pertinentes. La cámara de la que está dotado es fruto del proyecto comunitario SEARISE («Ojos inteligentes: observación y reconocimiento de situaciones anómalas»), al que se adjudicaron 2,15 millones de euros por medio del tema «Tecnologías de la información y la comunicación» (TIC) del Séptimo Programa Marco (7PM). Según los socios de este proyecto, coordinado por el Instituto Fraunhofer de Informática Aplicada (FIT, Alemania), esta cámara automática es capaz de detectar, seguir y clasificar acciones y situaciones anómalas. El sistema Smart Eyes se asemeja tanto al ojo humano que es capaz de distinguir objetos al contemplar una escena con independencia de la actividad que haya a su alrededor. Según sus creadores, evalúa las imágenes en tiempo real y señala características anómalas. «Es una función extremadamente útil para la vigilancia por vídeo de espacios y edificios públicos», explicó la Dra. Martina Kolesnik, del FIT. «En algunas circunstancias las capacidades de un observador humano están limitadas. Si se pide a alguien que se sitúe en un puesto en un estadio de fútbol y vigile, es inevitable que se le escapen muchos detalles. Sólo podrá observar atentamente algunos sectores y enseguida se cansará. En este aspecto Smart Eyes es claramente superior.» El sistema desarrollado por los socios de SEARISE cuenta con una cámara fija de vigilancia capaz de abarcar un área específica y otras dos cámaras estereoscópicas ultraactivas. Al igual que el ojo humano, el sistema Smart Eyes es capaz de fijarse y seguir permanentemente objetos y puntos concretos. Este proyecto de tres años de duración, que inició su andadura en 2008, ha construido un sistema informático dotado de una estructura modular y jerárquica (un modelo informático del procesamiento de la información visual en el cerebro) que analiza automáticamente la secuencia de imágenes entrantes. Al identificar la actividad de cada píxel, el programa informático permite al sistema detectar zonas singularmente activas dentro del espacio observado. Según sus creadores, el sistema memoriza patrones de movimiento y los almacena en forma de modelos típicos, los cuales emplea posteriormente para identificar y clasificar eventos. Es destacable que el programa es capaz de diferenciar entre espectadores activos y pasivos. Además, el programa reconoce patrones en las imágenes, como escaleras o asientos vacíos, y excluye objetos varios como por ejemplo banderines. «Nuestro programa de análisis de imágenes es compatible con todos los sistemas dotados de cámara que hay a la venta», aseguró la Dra. Kolesnik. «La instalación es fácil y el usuario no tiene que hacer ningún ajuste.» El sistema Smart Eyes se expondrá en la feria de seguridad de Essen del 5 al 8 de octubre de 2010. Los socios de SEARISE proceden de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido.

Países

Alemania, Francia, Italia