Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Transformar la cirugía reduciendo la pérdida de sangre

Tras haber obtenido la licencia de comercialización en Europa y Canadá, HemoSep está llamado a revolucionar el sector sanitario. HemoSep es una tecnología revolucionaria de recuperación de sangre en las operaciones quirúrgicas desarrollada por la Universidad de Strathclyde de ...

Tras haber obtenido la licencia de comercialización en Europa y Canadá, HemoSep está llamado a revolucionar el sector sanitario. HemoSep es una tecnología revolucionaria de recuperación de sangre en las operaciones quirúrgicas desarrollada por la Universidad de Strathclyde de Glasgow (Reino Unido). Sus creadores están convencidos de que tiene la capacidad de transformar radicalmente el modo en el que se realizan actualmente las operaciones de cirugía mayor, al reducir la pérdida de sangre de los pacientes. Básicamente, este dispositivo recupera la sangre derramada por el paciente durante una operación y después se la vuelve a suministrar. Aunque ya existen dispositivos similares, HemoSep se diferencia de los demás en que su diseño es extremadamente compacto, pudiéndose utilizar en situaciones de traumatismos. La donación y los bancos de sangre son una preocupación global. Según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 90 por ciento de las personas aptas para donar sangre no lo hacen y muchas de ellas ignoran que las donaciones sanguíneas tienen una vida útil limitada, lo que hace que sea fundamental garantizar un suministro constante con donaciones periódicas. Así, se calcula que aproximadamente entre el dos y el dos y medio por ciento de la población debería donar sangre con regularidad. En la región europea de la OMS hay catorce países que se encuentran por debajo de este umbral, ocho de los cuales son Nuevos Estados Independientes. Datos como estos ponen de manifiesto la importancia de desarrollar nuevas tecnologías como HemoSep. Este dispositivo se basa en un proceso conocido como autotransfusión. Este proceso logra reducir el volumen de sangre de donante necesaria, así como los problemas derivados de las reacciones a las transfusiones. El profesor Terry Gourlay, responsable del desarrollo de esta tecnología en el departamento de Ingeniería Biomédica de dicha universidad, comentó: «El hecho de que este dispositivo haya pasado de ser un concepto a una realidad clínica es un magnífico ejemplo de colaboración real entre la Universidad de Strathclyde y la industria de los dispositivos médicos. La introducción de HemoSep en el campo de los dispositivos médicos marcará una diferencia significativa en la vida de las personas y reducirá en gran medida los costes y los riesgos asociados a las transfusiones sanguíneas.» Esta tecnología cuenta con claras ventajas con respecto a las técnicas tradicionales, que además de ser caras son muy complejas técnicamente y requieren el uso de sofisticados centrifugadores y aparatos de bombeo por parte de técnicos especializados. «Esperamos que continúe el desarrollo esta tecnología para su uso con niños que tengan que someterse a operaciones a corazón abierto, ya que en estos casos el reto de conservación de la sangre es aún más crítico.» Los ensayos clínicos se llevaron a cabo en el Hospital Universitario de Kirikkale de Ankara (Turquía) y el dispositivo se utilizó en más de cien operaciones quirúrgicas a corazón abierto. Los investigadores comprobaron que el dispositivo HemoSep reducía de forma significativa la necesidad de transfusiones sanguíneas, además de conservar los mecanismos de coagulación normales y de reducir la reacción inflamatoria que a menudo se produce tras estas intervenciones quirúrgicas. El dispositivo está formado por una bolsa de sangre que cuenta con una tecnología de esponja química y un agitador mecánico para concentrar la sangre extraída del sitio quirúrgico o la que se drena con la máquina cardiopulmonar después de la intervención. Las células separadas se reenvían al paciente mediante una transfusión intravenosa. El profesor Serdar Gunaydin, jefe de Cirugía Cardiaca del Hospital Universitario de Kirikkale, donde se llevaron a cabo los ensayos, afirmó: «Esta tecnología constituye un verdadero paso adelante en el campo de la autotransfusión en la cirugía cardiaca, ya que es altamente eficaz, fácil de usar y lleva aparejada una menor necesidad de transfusiones de donantes y una reducción de la pérdida de sangre en estos pacientes. Teniendo en cuenta que actualmente existe una escasez nacional de producto sanguíneo y una gran preocupación por la transmisión de enfermedades y la inmunosupresión, no se deben escatimar esfuerzos para optimizar la recuperación de sangre y reducir el uso de sangre alogénica.» «Los resultados de la tecnología HemoSep han sido asombrosos y es el método más sencillo que hayamos utilizado hasta ahora. No interfiere en la intervención en curso y el producto está listo tras un tiempo de procesamiento muy breve. Recupera rápidamente y de forma segura las proteínas sustanciales, los factores de coagulación y los concentrados celulares en todo tipo de intervenciones cardiacas.» «Creemos que en muy poco tiempo esta tecnología se convertirá en un elemento indispensable en la rutina de la cirugía cardiaca. Incluso pensamos que esta técnica podría ser útil para la conservación de la sangre en los transplantes, la cirugía ortopédica y la neurocirugía.» Los profesores Gourlay y Gunaydin presentarán los resultados de los últimos ensayos clínicos en el congreso de la Sociedad Europea de Órganos Artificiales (ESAO) que se celebrará este mes en Rostock (Alemania).Para más información, consulte: Universidad de Strathclyde: http://www.strath.ac.uk/ Día Mundial del Donante de Sangre de la OMS: http://www.who.int/worldblooddonorday/es/index.html

Países

Turquía