Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Tecnologías de aislamiento para edificios ecológicos para mejorar el rendimiento y el precio

El aislamiento térmico es una parte fundamental de cualquier cerramiento. Los nuevos materiales aislantes respetuosos con el medio ambiente ofrecen mejores prestaciones y reducen la huella de carbono a un coste considerablemente menor en comparación con otras tecnologías más convencionales.

Tecnologías industriales

Las prestaciones de los materiales aislantes influyen en el uso de la energía, lo cual afecta, además, a los costes y, en ocasiones, a las emisiones de CO2, en función de la fuente de energía empleada. Los materiales y procesos de producción también son muy distintos, y muchos materiales aislantes emplean aditivos químicos o recubrimientos impregnados con los que mejorar el equilibrio de humedad o lograr capacidades pirorretardantes. Todos estos factores pueden influir en los costes, la huella de carbono, la salud y seguridad de las personas y el medio ambiente. El proyecto financiado con fondos europeos ISOBIO desarrolló materiales aislantes y compuestos que combinan bioagregados con aglutinantes innovadores. El resultado es un producto respetuoso con el medio ambiente que supera a los materiales convencionales con un coste considerablemente menor. Una tierra generosa ISOBIO desarrolló tres aislantes de construcción respetuosos con el medio ambiente para edificios nuevos y reacondicionados que se basan en cáñamo y arcilla. Los tres materiales pueden integrarse para formar uno compuesto. Hoy en día, las aplicaciones aislantes rígidas se basan en espumas poliméricas sintéticas. La alternativa del proyecto, el panel ISOBIO, es completamente natural. Para producir un panel aislante rígido se mezclaron partículas de cáñamo (fibra de cáñamo, trozos del núcleo leñoso del tallo de la planta de cáñamo) utilizando un aglomerante termoendurecible de base biológica. Tal como explica el jefe técnico del proyecto, el Dr. Mike Lawrence: «Se trata de un panel aislante rígido revolucionario completamente biológico, con mayor durabilidad y resistente al fuego. Se vale de la fibra de cáñamo para ganar una capacidad reguladora de la humedad y transpirabilidad, de modo que mejora la calidad del aire en interiores». La cal absorbe CO2 con el paso del tiempo al fraguar. Durante este proceso también se endurece, adquiere propiedades desinfectantes y regula la humedad. ISOBIO aprovechó todas estas propiedades para crear un producto de enfoscado basado en cal con un elevado porcentaje de fibra de cáñamo a modo de agregado que puede utilizarse como capa base externa en cualquier edificio. Por último, el equipo produjo un nuevo revoque de arcilla aislante con propiedades de absorción de humedad mejoradas que puede utilizarse en edificios nuevos y como revoque interno aislante en labores de reacondicionamiento. Además de su empleo por separado, los tres materiales pueden integrarse en un panel compuesto estructural que aprovecha al máximo todos los beneficios que ofrecen individualmente. Superar obstáculos y expectativas El panel rígido de ISOBIO es uno de los principales resultados del proyecto y su formulación definitiva responde a la necesidad de innovar debido a la falta de disponibilidad de las instalaciones de producción previstas. Según Lawrence, «esto condujo a la creación del panel rígido de ISOBIO mediante un aglomerante termoendurecible que no habría sido posible de haber empleado la cadena de producción planeada en un principio». En lo que es a todas luces un trabajo revolucionario, el panel de ISOBIO se produjo a escala industrial en una cadena de producción continua. Su creación abre paso a una popularización de los materiales aislantes alternativos ultrahipocarbónicos en Europa y el resto del mundo. Estos productos innovadores y respetuosos con el medio ambiente superaron todas las expectativas. Los productos ofrecen un 50 % menos de energía incorporada y emisiones de CO2, una mejora del 25 % en cuanto a regulación de la humedad, una mejora del 20 % en cuanto a propiedades aislantes y una reducción del 30 % en los costes de ciclo de vida en comparación con otros productos aislantes convencionales. Además, los costes de producción de un panel de ISOBIO para un edificio nuevo son un 56 % y un 28 % más baratas que en España y el Reino Unido, respectivamente. En conjunto, ISOBIO ha facilitado la popularización de sus materiales de construcción aislantes. Una transición de esta envergadura hacia materiales aislantes de altas prestaciones y respetuosos con el medio ambiente a un coste mucho menor resultará positivo para el planeta, el sector de la construcción y el bolsillo de propietarios de edificios residenciales y comerciales.

Palabras clave

ISOBIO, aislante, cáñamo, edificio, respetuoso con el medio ambiente, materiales aislantes, aglutinante, humedad, termoendurecible, construcción, fibra, energía, compuesto, emisiones de CO2, cal, arcilla, panel, huella de carbono

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación