Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Información y tecnologías médicas combinadas con inteligencia artificial mejoran la clasificación de masas

Cada vez más, los objetivos de los ataques químicos, biológicos, radiológicos y nucleares (QBRN) son los civiles, por lo que los servicios de intervención inmediata más probables son los agentes de policía y el personal paramédico. Una nueva plataforma para la atención médica y gestión de sitios durante la clasificación de víctimas en las crisis químicas, biológicas, radiológicas y nucleares (QBRN) mejorará el acceso y uso de la información para perfeccionar los resultados.

Economía digital
Cambio climático y medio ambiente
Sociedad

Cuando los civiles desprotegidos son el objetivo de ataques QBRN, entidades y agencias inexpertas y a menudo desvinculadas tienen que coordinarse, incluso con los propios civiles. El proyecto TOXI-triage, financiado con fondos europeos, reunió a diecinueve socios, muchos de los cuales son competidores fuera del proyecto, para conseguir unos mejores desenlaces para la humanidad durante las crisis QBRN.

El saber es poder

El principal objetivo de la gestión de crisis es recopilar, analizar y difundir información precisa y valiosa en tiempo real para todas las partes interesadas y los responsables de la toma de decisiones, con el fin de que puedan actuar rápidamente y de la forma más eficaz. Según el profesor C. L. Paul Thomas, coordinador del proyecto y catedrático de Ciencia Analítica en la Universidad de Loughborough: «Un agente de policía que trata de empezar a descontaminarse justo después de un incidente mientras espera la ayuda de un especialista tiene unas necesidades de información totalmente distintas de las de un alto funcionario de un Gobierno que intenta contrarrestar una campaña de desinformación en las redes sociales organizada por malos actores pocas horas después de un incidente. Ambos usuarios finales necesitan información contrastada que sea pertinente para el contexto».

El diablo se esconde en los detalles

TOXI-triage desarrolló e integró numerosas tecnologías para abordar las dimensiones operativa, tecnológica, ética y social de la respuesta y recuperación a crisis QBRN y garantizar unos sistemas QBRN y multiusos sostenibles. La tecnología de identificación y rastreo integrada con pruebas rastreables de diagnóstico en el punto de atención permite hacer un seguimiento de las víctimas. Las pruebas detectan la exposición a muchos agentes QBRN. Es primer sistema del mundo en el que se pueden evaluar los metabolitos de las lesiones por exposición (compuestos orgánicos volátiles) en el aliento, la piel y la saliva con una única plataforma. Además, esta tecnología proporciona un mapeo continuo de víctimas a medida que la persona pasa del lugar de la contaminación al lugar de atención médica. «Un atributo esencial de la red de tecnología es la conexión entre cada víctima y los datos personales casi en tiempo real», explica el profesor Thomas. Aunque no estaba previsto al inicio del proyecto, TOXI-triage incorporó un «generador de atmósfera de prueba» para obtener las concentraciones pertinentes de determinadas moléculas. Tal y como explica el coordinador: «Fue un desafío no trivial que se logró satisfactoriamente. Con ello, se mejoró considerablemente la confianza (y la validez) de las pruebas funcionales posteriores». Se puede esperar que pocas personas cuenten con los conocimientos necesarios para manejar catástrofes QBRN, especialmente en medio de la confusión, el caos y en un entorno contaminado. El profesor Thomas afirma: «El conjunto integral de herramientas de campo proporciona orientaciones para la identificación de amenazas seguido de respuestas operacionales: acceso inmediato a orientaciones sobre las mejores prácticas actualizadas para cada usuario final en cualquier lugar sobre el terreno».

Redes sostenibles para la clasificación de víctimas en múltiples contextos

TOXI-triage facilitará que los servicios de intervención inmediata analicen rápidamente el entorno y localicen a las personas necesitadas, y posteriormente analicen el aliento, la piel o la saliva de la víctima para monitorizar el alcance de la lesión tóxica. El profesor Thomas concluye: «Hemos demostrado que pronto se registrará y analizará cada detalle del rescate en tiempo real para optimizar la respuesta y la resiliencia del sistema sanitario». Mientras tanto, el desarrollo continuo de la tecnología y la formación actualizada de los servicios de intervención inmediata en las crisis QBRN requiere un uso más frecuente de la plataforma. Tal y como explica el profesor Thomas: «TOXI-triage pretende que sus beneficios se extiendan más allá de la mejora de la resiliencia ante las crisis QBRN al uso rutinario en emergencias médicas, medioambientales, urbanas y de búsqueda y salvamento».

Palabras clave

TOXI-triage, QBRN, clasificación, médico, servicios de intervención inmediata, crisis, tiempo real, civiles, redes sociales, químico, biológico, radiológico y nuclear

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación