Skip to main content

Female immune function in compensation for polyandry

Article Category

Article available in the folowing languages:

Por qué algunas hembras optan por tener varias parejas

Los investigadores aún intentan averiguar por qué algunas especies de animales se aparean varias veces a lo largo de su vida, mientras que otras son fieles a una única pareja. ¿Podría ser para impulsar el sistema inmunitario? Un proyecto de investigación experimental intentó descubrirlo.

Investigación fundamental

Algunas hembras del mundo animal tienen solo una pareja en su vida. Para otras, esto simplemente parece ser insuficiente. Las hembras de algunas especies tienen un historial sexual largo y diverso, eligen la poliandria y se aparean con varios machos. ¿Por qué ocurre esto? Aún tras décadas de investigación sobre este tema, los científicos no han dado con una respuesta concluyente. Una teoría es la relación entre la proclividad sexual y el sistema inmunitario. Los machos transfieren a las hembras eyaculaciones que pueden contener patógenos, lo que implica que, a mayor contacto, mayor probabilidad de contagiarse de una infección de transmisión sexual. ¿Podría un mayor contacto en realidad servir como proceso de selección de las hembras más resistentes? El proyecto IMMUNFUNC, llevado a cabo con el apoyo del programa Marie Skłodowska-Curie, estudió la relación compleja entre la poliandria, los patógenos y la inmunidad para intentar descubrir más respuestas sobre la variabilidad en la actividad sexual. El estudio partió de la hipótesis de que la poliandria se correlaciona positivamente con la eficacia de las defensas inmunitarias: a mayor número de parejas, mejor protección. Esto podría tener sentido desde una perspectiva evolutiva, si los beneficios a largo plazo de tener mejores defensas superan los costes a corto plazo debido al riesgo más elevado de contraer enfermedades.

El apareamiento bajo el microscopio

«Para poner a prueba la hipótesis, el equipo de IMMUNFUNC investigó la relación entre los niveles de poliandria determinados genéticamente y la resistencia femenina contra patógenos en diez genotipos distintos (formas genéticas) de la mosca de la fruta «Drosophila pseudoobscura». Las moscas tenían una profundamente diferente predisposición genética a la poliandria, lo que permitió al equipo estudiar los efectos de la variación genética y del apareamiento sobre la función inmunitaria femenina. «Esta especie de mosca es única en cuanto a que el número de veces que la hembra se aparea está bajo un fuerte control genético, y este rasgo varía en toda su área de distribución en América del Norte, ya que las hembras de las poblaciones del norte se aparean con más frecuencia que las hembras de las poblaciones del sur», dice Nina Wedell, profesora de Biología Evolutiva en la Universidad de Exeter y coordinadora del proyecto IMMUNFUNC. El equipo diseñó una manera de poner a prueba el sistema inmunitario de las moscas usando dos especies de bacteria que desencadenan dos vías de resistencia diferentes. «Utilizamos la supervivencia de las hembras cuando se infectaron con las dos bacterias como un índice de la función inmunitaria en los diez genotipos al ser sometidas a programas de apareamiento distintos. Por tanto, comprobamos las correlaciones entre la supervivencia y los niveles de poliandria en las hembras para cada especie bacteriana y cómo esto se relacionaba con los niveles de expresión de los genes inmunitarios y las cargas bacterianas en los diez genotipos diferentes», explica Wedell.

Estudios fructíferos

Al contrario que la hipótesis, el estudio en realidad halló que no había una correlación significativa entre el número de parejas y las defensas inmunitarias. En su lugar, el equipo encontró que la variabilidad genética es responsable del nivel de resistencia ante los patógenos y que los efectos de tener varias parejas varían entre los genotipos diferentes. «Esto muestra que, en general, algunos genotipos tienen un sistema inmunitario más eficaz que otros y que no hay un equilibrio entre los distintos tipos de respuestas inmunitarias», dice Wedell. Aunque se rechazó la hipótesis original (un proceso básico para el progreso de los estudios científicos en sí), el proyecto halló las primeras pruebas que muestran que las variaciones genéticas son responsables de los impactos de las estrategias de apareamiento en las poblaciones de moscas. Esta investigación será útil para el desarrollo de la gestión de plagas, que depende de la esterilización masiva de los machos. Tener una mayor comprensión de la actividad sexual femenina y la fertilidad contribuirá a aumentar la eficacia de estos estudios y sus aplicaciones prácticas.

Palabras clave

IMMUNFUNC, poliandria, mosca de la fruta, apareamiento, inmunitario, protección, genético, patógenos

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación