Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Tendencias científicas: Un antiguo objeto espacial da pistas sobre la formación de los planetas

El objeto más distante jamás visitado por naves espaciales revela secretos de la formación planetaria.

Investigación fundamental

El día de Año Nuevo de 2019, cuando la sonda New Horizons de la NASA voló cerca de Arrokoth, un objeto que parece un muñeco de nieve rojo a más de 6 600 millones de kilómetros de la Tierra, poco sabíamos que derrocaría la teoría establecida sobre cómo se forman los planetas en nuestro sistema solar. Arrokoth, con 36 km de longitud y 20 km de anchura, está ubicado en una región conocida como el cinturón de Kuiper. Está clasificado como un planetesimal, un objeto entre los componentes básicos de los planetas. Desde ese breve encuentro hace más de un año, los investigadores han podido analizar los datos y descubrir nuevos detalles fascinantes sobre el origen, la formación, la geología, la composición, el color y la temperatura de este muñeco de nieve espacial. Presentaron sus hallazgos en una conferencia de prensa durante la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia y en tres artículos científicos publicados en la revista «Science».

Resolver el debate sobre cómo aparecieron los planetas por primera vez

Tal y como comentó Bill McKinnon, autor principal de uno de los artículos científicos, antes de una presentación en la reunión anual, a «The Guardian»: «Arrokoth ha resultado sorprendente en términos de lo que nos ha enseñado. Nos cuenta algunas verdades profundas sobre nuestro sistema solar. No es solo una patata en el espacio. Es un mundo extraordinario que nos ha contado una historia extraordinaria». La teoría dominante es que el material colisionó con violencia para formar masas cada vez grandes hasta que se convirtieron en mundos. La investigación revela que Arrokoth se creó mediante la fusión de dos cuerpos independientes hace 4 500 millones de años. El equipo no halló pruebas de un impacto violento. «No hay evidencia alguna de una evolución colisional heliocéntrica a alta velocidad, ni de ningún impacto catastrófico (o subcatastrófico), durante su vida», dijeron los investigadores en uno de los artículos científicos. «En cambio, llegamos a la conclusión de que sus dos lóbulos […] se juntaron a baja velocidad, no mayor que unos pocos m/s, y posiblemente menor». Alan Stern, el investigador principal de New Horizons y del segundo artículo científico, declaró a la BBC que el descubrimiento es de una «magnitud enorme» y añadió: «Hubo una teoría dominante desde finales de los años sesenta del siglo pasado de unas colisiones violentas y una teoría emergente más reciente de una acumulación suave. Una ha quedado reducida a polvo y la otra es la única que sigue en pie. Esto rara vez ocurre en la ciencia planetaria, pero a fecha de hoy hemos resuelto el asunto».

Una idea más precisa de la composición y el origen de Arrokoth

En un tercer artículo científico se analizó la apariencia característica de Arrokoth. Hace un frío extremo y la superficie está cubierta de hielo de metanol. Es probable que las moléculas orgánicas complejas también detectadas en la superficie crearan el peculiar color rojo de Arrokoth. Stern explicó a la CNN: «Arrokoth es el objeto más distante, primitivo y virgen jamás explorado por naves espaciales, así que sabíamos que teníamos una historia única para contar. Nos está enseñando cómo se formaron los planetesimales, y consideramos que el resultado señala un avance significativo en nuestra comprensión de la formación de los planetesimales y los planetas en general». En declaraciones a Reuters, John Spencer, astrónomo y autor principal, dijo: «Así que ahora tenemos una idea más precisa de cómo se formaron los planetas, incluida la Tierra».

Países

Estados Unidos