Skip to main content

Extending artificial intelligence revolution in the waste field beyond sorting

Article Category

Article available in the folowing languages:

La inteligencia artificial optimiza la detección de residuos en las plantas de tratamiento

Las plantas de tratamiento de residuos existentes no pueden recuperar todos los residuos valiosos que procesan y que acaban perdiéndose, en vertederos o incinerándose porque los métodos actuales no permiten aumentar la recuperación de los materiales de forma rentable. A fin de abordar esta cuestión, una iniciativa de la Unión Europea desarrolló un sistema de control de residuos basado en inteligencia artificial (IA).

Economía digital
Cambio climático y medio ambiente

Las tasas globales de reciclaje solo alcanzan alrededor del 19 %, según Waste Atlas, así que hay mucho margen de mejora. Las bajas tasas de reciclaje son principalmente resultado de las prácticas actuales, que no permiten a la industria del reciclaje avanzar de forma rentable. Este sector necesita contribuciones tecnológicas que permitan obtener mejores resultados a un coste menor.

Control del flujo de residuos en tiempo real

Las plantas de tratamiento y reciclaje de residuos funcionan sin disponer de información en tiempo real de la mezcla de materiales que están procesando u obteniendo a lo largo de los puntos correspondientes de su sistema. Según comenta Belén Garnica, directora financiera de Sadako Technologies, empresa coordinadora del proyecto RUBSEE, financiado con fondos europeos: «El hecho es que los materiales que entran en una planta de tratamiento de residuos urbanos o una instalación de recuperación de materiales conforman un flujo de residuos extremadamente variable y descontrolado. Hasta ahora, la tecnología disponible no podía controlarlos en tiempo real a un precio razonable. Esto ha limitado en gran medida su optimización operativa». En respuesta a esta necesidad y oportunidad, RUBSEE desarrolló un innovador sistema de control que utiliza IA avanzada y visión artificial para determinar la composición (tipo, cantidad) del material presente en varias partes de la planta en todo momento. La información se recopila y se presenta en una plataforma de control a distancia para que pueda analizarse y activarse con facilidad. La innovación es aplicable a todo el sistema de la planta. Como tal, debe ser capaz de detectar y medir una gran variedad de flujos de residuos más o menos saturados y con una mezcla muy diferente de objetos, según la parte de la planta en que se centre.

Valorización de la recopilación de datos para mejorar las operaciones

El sistema genera alertas automáticas que ayudan a los equipos técnicos y de gestión a prevenir, detectar y resolver incidentes o eventos de riesgo. La ventaja para los gestores es que disponen de datos continuos sobre los materiales que entran, los que se procesan y los que salen de una planta y que ofrecen una información valiosa. Los equipos técnicos observarán mejoras en el funcionamiento y el mantenimiento diarios de la planta. Los operadores pueden ajustar los parámetros de sus equipos en tiempo real y, en algunos casos, incluso readaptar el diseño del sistema. De la misma forma, los fallos técnicos inesperados o la disminución del rendimiento de los equipos pueden detectarse al instante y resolverse con rapidez. La información histórica y los análisis comparativos arrojan luz sobre el funcionamiento de la planta y permiten tomar decisiones basadas en datos. Los datos se pueden utilizar con fines de cumplimiento, ya sean públicos o privados. Garnica explica: «Queríamos crear un sistema que pudiese “ver” la basura moviéndose por las líneas, lo cual proporciona a los operadores de las plantas el mismo tipo de información práctica del que ya disponen las empresas de fabricación y energía. Gracias a la IA aplicada a la detección de residuos, ahora podemos identificar una gama mucho más amplia de objetos con unas tasas de detección mucho más altas. Además, conseguimos hacerlo en circunstancias complejas, como materiales rotos o triturados». Se han instalado dos sistemas piloto en España y uno en Portugal, y ambos se utilizan en plantas de tratamiento de residuos. Al controlar el flujo de residuos procesado por las plantas en tiempo real, el sistema ayudará a mejorar el rendimiento económico, medioambiental y normativo. Garnica concluye: «Estamos convencidos de que RUBSEE puede hacer grandes aportaciones a las plantas de tratamiento de residuos, y hacerlas más inteligentes y eficaces. Nuestra meta principal es introducir alta tecnología en la industria de los residuos para que las futuras generaciones pueda heredar un planeta más limpio y sostenible».

Palabras clave

RUBSEE, residuos, tratamiento de residuos, planta de tratamiento de residuos, reciclaje, flujo de residuos

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación