CORDIS
Resultados de investigaciones de la UE

CORDIS

Español ES

The high-tech offshore and seabed fish farming system the next marine aquaculture generation

Información del proyecto

Identificador del acuerdo de subvención: 876799

  • Fecha de inicio

    1 Agosto 2019

  • Fecha de finalización

    30 Noviembre 2019

Financiado con arreglo a:

H2020-EU.3.

H2020-EU.2.3.

H2020-EU.2.1.

  • Presupuesto general:

    € 71 429

  • Aportación de la UE

    € 50 000

Coordinado por:

MARINE GARDEN AS

Español ES

Piscifactorías en el fondo marino: una forma más limpia y barata de llevar pescado al plato

El pescado es una buena fuente de proteínas y ácidos grasos esenciales. El reto consiste en encontrar la manera de satisfacer las ganas de pescado y, al mismo tiempo, reducir el impacto ambiental del sector pesquero y de las piscifactorías tradicionales.

Alimentos y recursos naturales
© nicolasvoisin44, Shutterstock

Más de la mitad de los peces que comemos en todo el mundo provienen de la pesca salvaje. El resultado es la presión sobre las poblaciones de peces y los consiguientes efectos sobre la biodiversidad. La acuicultura es la opción más prometedora para mitigar la sobrepesca y satisfacer la creciente demanda de proteínas. En 2015, Europa importó el 74,6 % del pescado consumido, por lo que impulsar la acuicultura europea para aumentar nuestra autosuficiencia es también un objetivo fundamental. Según explica el coordinador del proyecto, Kenneth Winter, Marine Garden en Noruega: «La solución requiere medidas como adentrarse en el mar más lejos de la costa y cultivar nuevas especies, sin imponer exigencias inaceptables a los ecosistemas».

La necesidad cada vez mayor de alimentos ricos en proteínas

En la actualidad, las piscifactorías están ubicadas principalmente cerca de espacios costeros y en la superficie del mar, con el fin de minimizar el impacto de la meteorología y las olas y facilitar el acceso a las poblaciones de peces para su alimentación, los tratamientos y la recuperación. Dado que el espacio costero es limitado, la industria de la acuicultura tiene que extenderse y trasladarse a mar abierto. «El mar es un animal diferente cuando te alejas de la costa», dice Winter. Explica que se están llevando a cabo intentos de construir grandes explotaciones similares a una plataforma petrolífera. Pero son muy caras de construir y no podrán alimentar a los próximos mil millones de personas a medida que nuestra población aumente. El proyecto SUBFISH, financiado con fondos europeos, busca soluciones submarinas. «Bajo el agua no hay que luchar contra las fuerzas naturales tanto como en la superficie del mar: no hay olas ni viento, tampoco hiela en invierno, ni existe exposición a los rayos ultravioleta en verano», señala Winter. Esto significa una reducción drástica de la cantidad de materiales utilizados y abarata mucho el proceso.

El gasto de las piscifactorías tradicionales fomenta una mayor densidad de población de peces

Las soluciones actuales para la piscicultura marina requieren un gran volumen de capital: tienen que ser robustas y lo suficientemente grandes como para soportar las fuerzas naturales que son importantes en la superficie del mar. «La densidad de las poblaciones de peces es mucho mayor que la natural. Tiene que ser alta para que las piscifactorías sean viables. Esto crea un entorno propicio a las pandemias, por lo que se utilizan medicamentos y otros productos químicos. Hay otro problema: los parásitos. Los piojos de mar son un problema muy caro para la piscicultura tradicional». SUBFISH selecciona las especies que prosperan en el fondo marino. El sistema no se propone «enfrentarse a la naturaleza» sino trabajar con ella. Winter explica: «Nuestras estructuras son flexibles y utilizan las fuerzas de la naturaleza (flotabilidad y flexibilidad) para preservar su forma bajo el agua». El alimento se ingiere antes de que pueda irse a la deriva y, como los peces viven a demasiada profundidad como para verse afectados por los piojos, hay mucha menos necesidad de usar productos químicos. «Somos la única empresa de acuicultura a la que se le ha dado permiso para operar en las aguas prístinas de la isla de Siquijor, en Filipinas», dice Winter con orgullo. Marine Garden se encuentra en negociaciones con las autoridades de las islas Canarias, donde el abadejo sería una especie ideal para cultivo, y las autoridades de las Azores. «Esperamos poder generar veintitrés puestos de trabajo solo en estos tres lugares», añade Winter. El equipo trata de ampliar sus operaciones en Filipinas y dar un mayor servicio a su mercado objetivo de 350 millones de chinos.

Palabras clave

SUBFISH, acuicultura, marino, sobrepesca, biodiversidad, alimentos, piscicultura, Marine Garden

Información del proyecto

Identificador del acuerdo de subvención: 876799

  • Fecha de inicio

    1 Agosto 2019

  • Fecha de finalización

    30 Noviembre 2019

Financiado con arreglo a:

H2020-EU.3.

H2020-EU.2.3.

H2020-EU.2.1.

  • Presupuesto general:

    € 71 429

  • Aportación de la UE

    € 50 000

Coordinado por:

MARINE GARDEN AS