Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Tendencias científicas: COVID-19, ¡conténgase! Desde la prehistoria a las conductas cotidianas, por qué no cumplimos con las normas de distanciamiento físico

¿Por qué las personas siguen ignorando las directrices sobre distanciamiento físico durante la pandemia de la COVID-19, a pesar de las advertencias de los expertos en cuanto a que hacerlo pone en peligro la salud de los demás?

Investigación fundamental

Se considera que los humanos son animales sociales. Forma parte de la naturaleza humana sentir la necesidad de estar físicamente cerca de los demás. Desde los albores de la humanidad, la unión ha hecho la fuerza a través de una cierta forma de red social. Nosotros, los humanos, y nuestros antepasados hemos sido seres sociales desde la Edad de Piedra. Diversos estudios indican que los cazadores recolectores creaban grupos porque resultaba más eficiente buscar juntos la comida necesaria para la supervivencia. Al no actuar solos, fueron capaces de mantenerse lejos de las amenazas de los animales u otros humanos con más eficacia. Otros estudios ponen de manifiesto que a lo largo de nuestro ciclo evolutivo hemos creado sociedades muy sofisticadas. De esta forma se pudieron conseguir dos objetivos: sobrevivir y mejorar nuestras vidas. Siempre hemos tenido una fuerte dependencia de los demás para sobrevivir. Sin embargo, al contrario de lo que sucedía en la prehistoria, actualmente dependemos de personas que están repartidas por todo el mundo para llevar a cabo diversas funciones esenciales a fin de salir adelante. «En nuestra sociedad, existe la división del trabajo, así como todo un mundo más complejo que incluso la persona más inteligente no podría entender. Cada uno de nosotros entendemos una parte muy pequeña del mundo y el resto se adquiere de forma social», declaró en la «CNN» Michael Muthukrishna, profesor adjunto de psicología económica en la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres. «A eso lo denominamos la ilusión de la profundidad explicativa: asumimos que entendemos cómo funciona el mundo, pero en realidad tenemos muy pocos conocimientos sobre la mayoría de las cosas. Estamos dispuestos a confiar en las personas que lo entienden».

Decisiones conductuales sobre el contacto innecesario

La conducta desempeña un papel importante en cuanto a ignorar el distanciamiento físico. Un ejemplo significativo es el sesgo cognitivo, un error sistemático del pensamiento que influye en las decisiones y los juicios que hacen las personas. «En situaciones ambiguas, las personas buscan indicios sociales en los demás», comentó en «The Atlantic» Baruch Fischhoff, profesor en el Departamento de Ingeniería y Políticas Públicas de la Universidad Carnegie Mellon y el Instituto de Política y Estrategia que investiga el razonamiento humano y la toma de decisiones. «Dices: bueno, si otras personas lo hacen es porque quizás saben si existe un riesgo aceptable». El sesgo del presente es un factor psicológico fundamental que contribuye enormemente a que nos quedemos en casa y evitemos el contacto cercano. Un artículo de «Psychology Today» lo explica: «Una persona sesgada por el presente atribuirá una excesiva importancia a los costes y beneficios actuales y muy poca a los futuros. Otorgan menos valor a las actividades saludables, como la prevención y el tratamiento que llevarían a obtener beneficios a largo plazo. Por lo tanto, si los destinatarios de dicha información están sesgados por el presente, es poco probable que tengan éxito las campañas de salud pública que destacan los beneficios a largo plazo de cumplir con el distanciamiento social. El sesgo del presente suscita preocupación entre los cargos públicos, ya que las decisiones de las personas pueden tener consecuencias en los demás». Asimismo, la revista añade: «El futuro (por ejemplo, dentro de dos semanas) está lejos, especialmente si ahora tienen ante ellos tentaciones atractivas (como relacionarse con los amigos). Ello se vuelve más difícil cuando no existe un final previsible de la restricción».

Palabras clave

coronavirus, distanciamiento físico, COVID-19, salud