Skip to main content
European Commission logo print header

Evolution of the Ape Forelimb: Evidence from Internal Bone Structure

Article Category

Article available in the following languages:

Técnicas 3D de vanguardia para descubrir los orígenes de la bipedación

Para reconstruir la evolución de la bipedación humana, el hecho de caminar erguido, es importante comprender los movimientos de nuestros antepasados simios hace millones de años. Una iniciativa de la Unión Europea ha estudiado la anatomía y la forma de moverse de un lugar a otro de nuestros familiares humanos, tanto actuales como pasados, con el fin de arrojar luz sobre la bipedación.

Investigación fundamental icon Investigación fundamental

Para estudiar la bipedación, los paleoantropólogos buscan fuentes directas como la exploración de la anatomía de los antepasados humanos que vivieron en el momento en que evolucionó la bipedación humana, hace unos dos millones de años. «Por desgracia, carecemos de estos datos y siempre existe cierto grado de incertidumbre respecto a la posición de dichos ancestros en el árbol evolutivo», afirma Julia Arias-Martorell, coordinadora del proyecto financiado con fondos europeos MOSAIC. La investigación se llevó a cabo con el apoyo del programa Marie Skłodowska-Curie.

Descubrir los orígenes humanos paso a paso

Como consecuencia, los científicos también tienen que estudiar otras fuentes evolutivas como la anatomía y el comportamiento de los primates hominoides (gorilas, chimpancés, orangutanes, gibones y siamangs), los monos y fósiles antiguos del linaje humano/hominoide del Mioceno, hace aproximadamente entre veinte y cinco millones de años. Estas fuentes ayudan a comprender el origen y la vía evolutiva de las características anatómicas que más adelante permitieron la evolución de la bipedación. Los investigadores estudiaron los efectos de la locomoción (el acto físico de desplazarse de un lugar a otro) sobre la estructura interna de los huesos de las extremidades anteriores de los hominoides vivos y nuestros antepasados primates remontándose hasta el Mioceno. Arias-Martorell explica: «Adoptamos un enfoque holístico y examinamos por primera vez las extremidades anteriores en su conjunto en lugar de seleccionar un hueso específico. Esto tenía como objetivo construir un marco de referencia de las señales locomotoras de las extremidades anteriores en los hominoides y monos vivos, para posteriormente poder inferir las características locomotrices de los hominoides fósiles». Los hallazgos señalan que las cargas locomotoras encontradas en el hueso subcondral de la articulación del codo se corresponden con las cargas predichas para cada tipo locomotor en los hominoides vivos. Existen diferencias imprevistas entre las especies que, sobre la superficie terrestre, utilizan el mismo modo de locomoción. Estas diferencias se refieren a la carga en los gorilas y los chimpancés, que utilizan un tipo de locomoción conocida como marcha sobre los nudillos para la cual utilizan las falanges medias (falanginas). Otro hallazgo muestra que un hueso dado puede no mostrar los mismos comportamientos locomotrices en ambas epífisis o extremos. Por ejemplo, en el húmero, el extremo inferior refleja el uso de la marcha sobre los nudillos en los gorilas y los chimpancés, mientras que el superior refleja comportamientos más acrobáticos relacionados con la deambulación arborícola.

Escenarios evolutivos para el desarrollo del movimiento

«El proyecto ofrece una ventana más directa hacia los comportamientos locomotrices del pasado», comenta Arias-Martorell. El uso de nuevos métodos de imagen 3D, como las exploraciones por microtomografía computarizada y el «software» de imagenología ofrecen a los paleoantropólogos información sobre lo que hacían en su momento estos fósiles en lo que respecta a la locomoción. Estas modernas tecnologías no informan a la comunidad científica sobre la capacidad potencial de los fósiles en cuanto a los comportamientos locomotrices, como sí es el caso de los estudios anatómicos tradicionales sobre la forma exterior de los huesos. Arias-Martorell concluye: «MOSAIC ha contribuido a reunir conocimientos sobre la relación entre la estructura esquelética y la función, así como a comprender el comportamiento de nuestros antepasados en lo que se refiere a la locomoción. Esto tiene implicaciones para muchos otros aspectos de la reconstrucción del comportamiento pasado de los fósiles».

Palabras clave

MOSAIC, hominoide, locomotor, hueso, bipedación, fósil, caminar, locomoción, caminar sobre los nudillos

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación