Skip to main content

The effect of pro-aging and pro-youthful blood factors in normal ageing and Alzheimer’s disease: a multimodal approach

Article Category

Article available in the folowing languages:

Los análisis de sangre podrían ser la clave del tratamiento precoz de la enfermedad de Alzheimer

Impulsar la investigación sobre si los factores hemáticos asociados con la edad tienen un efecto sobre la salud del encéfalo podría dar lugar a nuevos enfoques terapéuticos del tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.

Salud

La enfermedad de Alzheimer (EA) es un trastorno neurodegenerativo que se asocia con un deterioro progresivo de las funciones del encéfalo. Se trata de la forma más prevalente de demencia, dado que aproximadamente una de cada veinte personas de 65 años desarrolla esta enfermedad. «La EA probablemente está causada por una interacción compleja entre factores genéticos y ambientales», explica Marc Suárez-Calvet, coordinador del proyecto BioALFA y neurólogo del BarcelonaBeta Brain Research Center (BBRC) (España). «Pese a que hemos realizado importantes avances para comprender los mecanismos de la EA, apenas hemos logrado traducir estos conocimientos en terapias que modifiquen la progresión de la enfermedad». Suárez-Calvet destaca que se han explorado relativamente poco las terapias dirigidas al principal factor de riesgo de la EA: el envejecimiento. En su opinión, esto se debe a la falta de conocimientos sobre los mecanismos que vinculan el envejecimiento con la EA. «Otra cuestión importante es que la mayoría de los ensayos clínicos se han realizado en pacientes que ya habían desarrollado demencia», añade. «La EA presenta un largo estadio preclínico que se muestra asintomático y, por otra parte, cada vez está más claro que, cuanto antes empiece a tratarse la EA, mayor será la probabilidad de éxito».

Observación de los estadios preclínicos

Con el fin de hacer frente a esta laguna en cuanto a la investigación, BioALFA buscó obtener más información sobre los estadios preclínicos de la EA. Esta investigación se llevó a cabo con el apoyo del programa Acciones Skłodowska-Curie. Uno de los objetivos principales era detectar en humanos determinados factores de la sangre que ya se había observado que tenían un efecto de rejuvenecimiento o de envejecimiento en el encéfalo de los ratones. Se desarrollaron y aplicaron procedimientos analíticos a un grupo de 400 personas con alteración cognitiva entre las cuales algunas se encontraban en el estadio preclínico de la EA. «Durante la primera fase del proyecto nos centramos en desarrollar y validar ensayos de biomarcadores sanguíneos», explica Suárez-Calvet. «Evaluamos distintos anticuerpos y probamos diversos ensayos comerciales para seleccionar aquellos que ofrecían unos resultados más robustos». A continuación, el equipo del proyecto llevó a cabo un estudio en el cual se midieron factores hemáticos de rejuvenecimiento y envejecimiento en un amplio intervalo de edades. El grupo incluía adolescentes, adultos jóvenes y adultos mayores. También se utilizó plasma del cordón umbilical. En este estudio piloto, Suárez-Calvet y sus colaboradores observaron que la concentración de los factores hemáticos de envejecimiento beta2-microglobulina (beta2-M), eotaxina-1 y MCP1 aumenta con el envejecimiento. Por otra parte, se encontró oxitocina, un factor hemático de rejuvenecimiento, en concentraciones mucho mayores en el plasma del cordón umbilical. Curiosamente, las concentraciones elevadas de oxitocina se asociaron con concentraciones más bajas de neurofilamento (NfL), un marcador de lesión neuronal, en los adultos jóvenes. Las concentraciones más elevadas de beta2-M y MCP1 se vincularon con concentraciones más elevadas de NfL en los adultos mayores.

Nuevas dianas terapéuticas

Cuando finalizó el proyecto, BioALFA había logrado su objetivo principal, que era medir todos los factores hemáticos de rejuvenecimiento y envejecimiento del grupo objetivo. Además, el proyecto también analizó otros biomarcadores de la sangre y el líquido cefalorraquídeo (LCR) de los participantes, los cuales podrían tener relevancia para el desarrollo de la EA y la neurodegeneración. Los resultados acaban de ser aceptados para su publicación en «Alzheimer’s and Dementia». «Creemos que podremos publicar nuestros resultados más adelante este mismo año», añade Suárez-Calvet. «Asimismo, también creemos que, cuando terminemos de analizar los datos, podremos determinar si los factores hemáticos de envejecimiento y rejuvenecimiento se asocian con neurodegeneración en la EA preclínica». A largo plazo, esto ayudará a confirmar si determinados factores hemáticos tienen un efecto sobre la salud encefálica y si se trata de dianas terapéuticas que merece la pena seguir estudiando.

Palabras clave

BioALFA, enfermedad de Alzheimer, neurodegenerativo, encéfalo, enfermedad, envejecimiento, hemático, demencia, cognitivamente

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación