Skip to main content

Contagion Spread Awareness System in Neonatal Intensive Care Units

Article Category

Article available in the folowing languages:

Prevenir la propagación de infecciones en las unidades de cuidados intensivos neonatales

Tras la COVID-19, no queda duda alguna de que lavarse las manos es una de las acciones más efectivas contra la propagación de infecciones. El proyecto COSA ha desarrollado un sistema para garantizar una higiene de manos efectiva en las unidades de cuidados intensivos neonatales a fin de proteger a los bebés vulnerables.

Salud

El personal sanitario y los pacientes tienen un contacto estrecho, por lo que los hospitales son lugares especialmente vulnerables a la transmisión de infecciones víricas y bacterianas, las llamadas infecciones nosocomiales. Se calcula que el 10 % de todas las hospitalizaciones y el 30 % de las hospitalizaciones en unidades de cuidados intensivos neonatales se ven afectadas por infecciones nosocomiales. En general, la estancia media aumenta de cerca de cinco días a más de veinte debido a infecciones nosocomiales. Al ser el lavado de manos una de las formas más efectivas para controlar las infecciones, el proyecto financiado con fondos europeos COSA utilizó algoritmos de visión artificial para desarrollar medidas de contención efectivas. «Nuestro sistema autónomo es superior a la mayoría de los sistemas de vigilancia de higiene de manos. En lugar de solo detectar una higiene de manos deficiente, la previene», explica Onur Özcan, coordinador del proyecto. La financiación europea permitió al equipo completar un estudio de viabilidad en el Hospital Pendik de Investigación y Tratamiento de Turquía, que confirmó que, aunque el control de la infección es fundamental, realizarlo a gran escala requiere el apoyo del gobierno.

Controlar la higiene

La mayoría de los métodos actuales para fomentar una higiene de manos adecuada son deficientes. La formación, aunque efectiva, consume muchos recursos y muchas de las personas ya formadas vuelven a los viejos hábitos. Los materiales publicitarios, como los carteles, resultan insuficientes para garantizar el cumplimiento. Las etiquetas electrónicas que puede llevar el personal y pegarse a estaciones de desinfección para registrar los lavados de manos están lógicamente limitadas a determinadas ubicaciones. El sistema COSA es diferente en tanto que detecta de forma activa y en tiempo real si el personal sanitario se ha lavado las manos o no cuando se acercan a los pacientes. Su funcionamiento se basa en sensores colocados estratégicamente (cámaras diurnas en su mayoría). Las áreas donde se sitúan incluyen las zonas junto a las camas de los pacientes y las de las incubadoras. El algoritmo de visión artificial del sistema utiliza los sensores para detectar si quienes se acercan al paciente se han lavado o desinfectado las manos antes del contacto. Es más, el sistema envía alertas, por ejemplo a un enfermero jefe, si no se ha seguido el protocolo. La prueba en laboratorio de un prototipo ha dado como resultado una tasa de detección del cumplimiento e incumplimiento con una precisión de más del 90 %. La prueba del sistema en el Hospital Pendik de Investigación y Tratamiento está pendiente de la aprobación del comité de ética. «Durante el desarrollo del prototipo, consultamos al personal sanitario sobre la metodología y las funciones. Muchos mostraron un gran interés y piensan que COSA beneficiará a todo el sistema sanitario. Las pruebas en entornos clínicos nos darán datos cuantificables sobre hasta qué punto aumenta COSA la higiene de manos», señala Özcan.

Reducir las estancias en los hospitales y los costes

Cada año, cerca de cuatro millones de ciudadanos europeos padecen infecciones nosocomiales, lo que ocasiona cerca de 150 000 muertes. Al mismo tiempo, los costes hospitalarios no dejan de aumentar en Europa. Un informe reciente de UNICEF apunta a que, cada año cerca de 30 millones de bebés nacen demasiado pronto, demasiado pequeños o con alguna enfermedad, y necesitan atención especializada para sobrevivir El mismo informe afirma que en 2017 murieron unos 2,5 millones de recién nacidos murieron, en su mayoría por causas evitables «COSA tiene el potencial de no solo prevenir algunas de estas muertes, sino también reducir el tiempo de hospitalización y los costes de los tratamientos», añade Özcan. La investigación muestra que aumentar el cumplimiento de los protocolos de higiene de manos del 48 % al 66 % reduce las tasas de infección del 16,9 % al 9,9 %. El objetivo del proyecto COSA es alcanzar unas tasas de cumplimiento de entre el 70 y el 80 %. Aunque la fecha de lanzamiento del sistema COSA ha sido retrasada debido a la COVID-19, que hace que sea más relevante que nunca, el equipo sigue desarrollando el sistema. Están buscando componentes más baratos, así como diseños más eficientes y algoritmos mejores, a la vez que fortalecen la seguridad de los datos y los protocolos de privacidad.

Palabras clave

COSA, COVID-19, higiene de manos, lavado de manos, hospital, infección, bebé, unidad de cuidados intensivos, visión artificial, control

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación