Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un sistema de control de plagas con drones protege los árboles de Europa

El calentamiento global contribuye a la llegada de plagas destructivas que causan daño ecológico en los bosques europeos. FitoStinger ofrece un tratamiento localizado, rápido, efectivo y respetuoso con el medio ambiente.

Alimentos y recursos naturales

El cambio climático provoca la llegada de plagas de insectos problemáticos en partes de los bosques de Europa que solían ser demasiado hostiles para ellos. Un ejemplo es la procesionaria del pino, que se alimenta de las agujas de los pinos y puede provocar defoliación, lo que pone en peligro la vida de los árboles jóvenes. Además, reduce la resistencia del árbol ante amenazas como incendios forestales, sequías y otras plagas. Asimismo, los pelos urticantes de estos insectos son peligrosos para la salud de los seres humanos y los animales. El proyecto financiado con fondos europeos FitoStinger desarrolló un servicio de control de plagas automatizado con drones especialmente diseñado para erradicar la procesionaria del pino, entre otras plagas, sin dañar el medio ambiente o la biodiversidad local. La financiación europea permitió al equipo completar un plan de trabajo que incluye un estudio de mercado internacional, cuyas pruebas iniciales dieron unos resultados prometedores. «Nos enorgullece haber hecho realidad una idea que al principio parecía una locura. La primera vez que la visión artificial identificó unos nidos y el sistema los perforó sentimos una descarga de adrenalina», afirma Toni Caballero, director general de FitoStinger y coordinador del proyecto. La actual crisis de la COVID-19 ha llevado al equipo a adaptar la efectiva capacidad de desinfección de este sistema para responder a las necesidades de sectores como el alimentario, el sanitario y el turístico.

Tecnología de última generación

Los drones autónomos de FitoStinger combinan diversos sensores de imagen, sonido, posicionamiento mediante navegación por satélite, presión atmosférica y movimiento con algoritmos de visión artificial para distinguir y detectar las plagas y sus nidos. Una unidad de procesamiento avanzado analiza las imágenes en tiempo real para permitir la identificación el tratamiento posterior. Una vez detectados, un aplicador patentado similar a una pica inyecta un producto de protección fitosanitaria directamente en el nido, lo que garantiza una exterminación focalizada que no daña la zona circundante y su biodiversidad. Los drones permiten un acceso fácil al nido y a las copas de los árboles. Una vez el sistema está calibrado para identificar sus objetivos, puede recibir una formación posterior para ser todavía más preciso a la hora de localizarlos en entornos diferentes con cantidades y tipos diferentes de plagas. Hasta la fecha, el equipo ha realizado pruebas sobre la efectividad y el ritmo del tratamiento, la eficacia de las punciones y la precisión de la detección de nidos. Además, han probado la estabilidad de la aeronave. «Estamos satisfechos con el rendimiento de los algoritmos de detección, incluso en entornos complicados para los sensores. El sistema eliminó con éxito todas las plagas en los nidos, perforando de manera controlada y precisa y sin afectar a las especies circundantes. Es más, conseguimos el equilibrio adecuado entre la operación del brazo aplicador y la estabilidad del dron», explica Caballero.

Proteger el medio ambiente

El producto de protección fitosanitaria es sumamente específico, por lo que FitoStinger solo utiliza una pequeña proporción de todos los pesticidas que usa en la actualidad, un 75 % menos en comparación con otros drones y un 90 % en comparación con los aerosoles. Asimismo, según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA), el uso intensivo de pesticidas y los ataques de especies invasoras, como la avispa asiática, han participado en el declive de las poblaciones de abejas. Por ello, FitoStinger también contribuye al control de los depredadores de las abejas. Erradicar las procesionarias del pino ayudará a proteger los bosques europeos de la defoliación, que aumenta la vulnerabilidad a los insectos de la madera y a los incendios. «Al contribuir a una creación efectiva de nuevas masas forestales y a la conservación de los bosques, uno de los objetivos principales de la nueva estrategia forestal de la Unión Europea, ayudaremos a crear un medio ambiente más saludable y a aumentar la absorción de CO2 y así avanzar hacia la neutralidad en materia de carbono, que es otro objetivo clave de la Unión Europea», señala Caballero. El equipo trabaja en conseguir financiación para establecer un proceso completamente automatizado. También planean incluir nuevos sensores de geoposicionamiento (para un mapeo en vuelo más efectivo) y mejorar las capacidades de visión artificial del sistema para vuelo autónomo.

Palabras clave

FitoStinger, COVID-19, plaga, árbol, dron, procesionaria del pino, cambio climático, bosque, defoliación, incendio, sequía, insecto, nido, pesticidas, sensores, algoritmos

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación