Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Proporcionar a las ciudades europeas instrumentos que eviten la radicalización

Las ciudades y comunidades locales de toda Europa lidian con el problema de hacer frente a la radicalización y de comprender por qué los jóvenes, en particular, buscan comunidades extremistas. Un proyecto financiado con fondos europeos ha desarrollado instrumentos para estudiar y mitigar la radicalización a nivel local.

Sociedad

Aunque el número de ataques terroristas en suelo europeo ha descendido, la radicalización sigue siendo un reto clave que puede poner en riesgo nuestra seguridad, los valores democráticos y la cohesión social. Durante tres años, en el proyecto PRACTICIES, financiado con fondos europeos, se ha estudiado el fenómeno de la radicalización para comprenderlo mejor y anticipar sus manifestaciones, y se han desarrollado instrumentos concretos de mitigación y prevención para las ciudades europeas.

Los instrumentos específicos y a medida son una prioridad clave

«Como primer paso, en PRACTICIES se hizo una encuesta en 12 países para conocer las percepciones de los jóvenes europeos sobre la radicalización», explica el profesor Séraphin Alava, coordinador del proyecto PRACTICIES. «Después, un estudio científico de 1 000 casos hizo posible la definición de procedimientos e indicadores de la radicalización urbana y el desarrollo de nuevos instrumentos de prevención para ayudar a las autoridades locales y regionales». Por último, se evaluó cada instrumento en un grupo de trabajo de ciudades creado por el Foro Europeo para la Seguridad Urbana. Los instrumentos desarrollados en el proyecto entran dentro de cuatro categorías: instrumentos científicos, incluida una etiología de la radicalización para permitir que las ciudades identifiquen mejor y eviten los cambios radicales; instrumentos educativos y psicosociales para ayudar a evitar que los jóvenes sucumban al discurso conspirativo o extremista; instrumentos tecnológicos y lingüísticos, tales como algoritmos para detectar discursos de odio; e instrumentos políticos para evaluar el impacto de las medidas preventivas en las ciudades. «Estos instrumentos establecidos por PRACTICIES están dirigidos a todos los grupos de jóvenes sensibles a las ideas radicales en las ciudades», afirma Alava. «Tras una fase de formación y adaptación, diversos servicios municipales los han aplicado para responder en todo lo posible al contexto y al tipo de radicalización específicos». El juego de herramientas para profesores Digital Me desarrollado en el proyecto invita a los estudiantes a que creen una historia digital en la que ofrezcan su punto de vista e intenten inspirar empatía. De esta forma, el instrumento aspira a que los estudiantes se sientan empoderados en su capacidad para resolver problemas personales y sociales, y así reducir su vulnerabilidad al discurso radical y extremista. Otro instrumento, Newscraft, es un juego serio que coloca a los jugadores en el papel de un periodista que trabaja en una sala de prensa. Enseña a los estudiantes a cuestionar y criticar de forma reflexiva las noticias que encuentran, de forma que estén preparados para superar las noticias falsas, las narrativas conspirativas y el discurso de propaganda radical. En el proyecto también se desarrolló Desistance-Pro, un «software» que puede evaluar en qué medida una persona está dispuesta a aceptar alternativas no violentas a las vías radicales a las que se encuentra expuesta. Está diseñado para facilitar que los trabajadores sociales identifiquen a las personas en riesgo de ser radicalizadas y para adaptar la atención y el seguimiento adecuados de aquellas que ya han pasado por el proceso de radicalización.

Recomendaciones políticas para agentes locales, nacionales y supranacionales

Además del estudio de los mecanismos de radicalización y el desarrollo de instrumentos de prevención y mitigación, en PRACTICIES se creó un conjunto exhaustivo de recomendaciones para responsables políticos. Las recomendaciones, basadas en la investigación y los hallazgos del proyecto, están adaptadas a tres niveles diferentes de toma de decisiones: local, nacional y supranacional. «Con estas recomendaciones, junto con instrumentos concretos y eficaces para los servicios de seguridad, cultura y educación, PRACTICIES aspira a mejorar la eficacia de las medidas profesionales y la pertinencia de las decisiones políticas», concluye Alava.

Palabras clave

PRACTICIES, radicalización, ciudades, local, seguridad, prevención, estudiantes, instrumentos de prevención, cohesión social, Digital Me, Newscraft

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación