Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

La integración de los drones en el espacio aéreo libera su potencial

En el futuro, se espera que los drones alcancen un nivel muy alto de autonomía que les permitirá convertirse en «robots aéreos» que puedan realizar tareas no supervisadas de forma automática. Sin embargo, para que esto se haga realidad, los drones deben ser capaces de reconocer su entorno y reaccionar ante situaciones inesperadas.

Transporte y movilidad
Seguridad

Los drones ofrecen una amplia gama de aplicaciones, como la vigilancia ambiental y la agricultura de precisión, pero antes deben integrarse de forma segura en el espacio aéreo para poder aprovechar su potencial. U-Space es el enfoque europeo para integrar una gran cantidad de drones en el espacio aéreo, especialmente a niveles muy bajos. Se basa en una serie de nuevos servicios y procedimientos específicos diseñados para garantizar un acceso seguro y eficiente en consonancia con el plan de desarrollo de U-Space. El proyecto SAFEDRONE, financiado con fondos europeos, abordó este reto adquiriendo experiencia práctica en operaciones a niveles muy bajos mediante el uso de servicios y procedimientos de U-Space en los que la aviación general y los drones compartirán el espacio aéreo. La iniciativa se financió en el marco de la Empresa Común SESAR, una colaboración público-privada creada para modernizar el sistema de gestión del tráfico aéreo de Europa. Los servicios de U-Space cuentan con un alto nivel de digitalización y automatización de funciones, ya sea a bordo del propio dron o como parte del entorno terrestre. Según el coordinador del proyecto, Javier Barcala: «U-Space proporciona un marco facilitador que respalda las operaciones rutinarias de los drones, así como una interfaz clara y eficaz para la aviación tripulada; por lo tanto, no debe considerarse como un volumen definido de espacio aéreo que se segrega y se designa para uso exclusivo de los drones».

Pruebas de vuelo

El consorcio llevó a cabo una gran cantidad de pruebas de vuelo experimentales a fin de proporcionar unos datos de campo que ofrezcan información cualitativa y cuantitativa sobre los diferentes aspectos de la modelización de los escenarios de U-Space. Más concretamente, los resultados obtenidos ofrecen información útil acerca de la separación mínima entre drones, la cobertura 4G/a largo plazo a diferentes altitudes y las diferencias entre varios sensores de altitud y procedimientos para efectuar vuelos más allá del alcance visual a una altitud segura constante y con un recorrido elipsoidal constante. Los investigadores también llevaron a cabo demostraciones que se centraron en validar diferentes procedimientos para las situaciones en las que U-Space tenga que gestionar una emergencia o un imprevisto. Este escenario incluyó un fallo del geovallado, un perímetro virtual para una zona geográfica real y la activación de zonas de exclusión aérea. Además, los socios del proyecto se aseguraron de que los drones quedaban separados de las aeronaves tripuladas mediante el uso de los servicios de U-Space. En este escenario, se realizaron operaciones simultáneas con hasta siete drones y una aeronave de aviación general que volaba en la misma zona. Aquí fue posible probar varios procedimientos para evitar a las aeronaves tripuladas en el espacio aéreo de nivel muy bajo en diferentes condiciones.

Un éxito técnico

Además, SAFEDRONE consiguió demostrar unas funcionalidades de detección y evitación no cooperativas y autónomas, una cuestión fundamental para aumentar el nivel de seguridad de las operaciones autónomas de los drones. «Asimismo, los vuelos de demostración han puesto de manifiesto la viabilidad técnica de incorporar estas funcionalidades avanzadas a los drones para detectar y evitar obstáculos de forma autónoma e integrar los drones en U-Space. De este modo, la integración de servicios avanzados, como el de detección y evitación, es viable desde un punto de vista técnico», comenta Barcala. Los resultados de SAFEDRONE aportarán beneficios a la industria aeronáutica y de drones a través de U-Space, ya que se podrán realizar vuelos a larga distancia, fundamentales para aprovechar todo el potencial del mercado de los drones. «El proyecto también será beneficioso para la sociedad en general, ya que el uso de drones puede mejorar la calidad de vida y convertirse en una herramienta esencial para realizar tareas difíciles, repetitivas y peligrosas de forma eficaz», concluye Barcala.

Palabras clave

SAFEDRONE, drones, U-Space, espacio aéreo, aviación, nivel muy bajo, gestión del tráfico aéreo

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación