Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Investigadores finlandeses sientan las bases farmacéuticas para combatir los virus transmitidos por garrapatas

La encefalitis transmitida por garrapatas presenta una tasa de mortalidad elevada y de lesión neurológica aún mayor en aquellos que la padecen. Es una enfermedad con una tendencia al alza en Europa. Ahora, un grupo de investigadores finlandeses ha sentado las bases sobre las que se podrían generar tratamientos contra este tipo de encefalitis.

Salud

El último registro del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CEPCE) contabilizó dieciséis casos del virus de la encefalitis transmitida por garrapatas (TBEV), razón por la que no es un tema candente. Sin embargo, el virus transmitido por las garrapatas a los mamíferos, lo que incluye a los humanos, mantiene una tendencia al alza en muchas zonas de Europa y Asia, afirma Maria Anastasina, investigadora en la Universidad de Helsinki. Esta situación puede deberse a la prolongación de las estaciones y la ampliación de los hábitats de la garrapata a causa del cambio climático, o al aumento del uso recreativo de zonas infestadas. El TBEV, además de letal, puede provocar inflamación de los tejidos encefálicos, lo que puede causar lesiones neurológicas, tal y como explica el CEPCE. Gracias al apoyo de las Acciones Marie Skłodowska-Curie, Anastasina sentó las bases de futuros tratamientos contra el virus, el cual muestra una progresión constante en Europa con un aumento récord este año en el sur de Alemania, donde los casos se multiplicaron por tres, afirman desde el CEPCE. En el proyecto 2STOP_TBE, la investigadora creó modelos tridimensionales del TBEV para conocer mejor la estructura del virus y estudiar los pormenores moleculares de su funcionamiento, con el fin último de dar con maneras de detener la progresión del virus mediante el empleo de moléculas pequeñas. «Nuestros datos se utilizarán en cribados farmacológicos y para optimizar candidatos a fármacos», afirma Anastasina, que contó con la supervisión de Sarah Butcher, profesora y directora de la Instalación de Criomicroscopía Electrónica de FINStruct. «Ofreceremos en breve información sobre la unión de los candidatos a fármacos y el virus, lo cual resultará valioso de cara a aumentar su eficacia». Los investigadores compartieron sus conocimientos sobre el TBEV en un artículo en «MDPI»: «Tick-Borne Encephalitis Virus: A Structural View» (El virus de la encefalitis transmitida por garrapatas: Una visión estructural).

Allanar el camino del desarrollo de fármacos

Determinar la estructura de los virus en distintas fases de su ciclo de vida fue complejo, pero fundamental para el desarrollo de fármacos. El equipo al cargo del proyecto resolvió este problema mediante el desarrollo de protocolos con los que obtener preparaciones concentradas y refinadas de distintas partículas del TBEV. Determinó así las estructuras de estas partículas mediante criomicroscopía electrónica, una tecnología puntera que permitió analizar las macromoléculas en su estado natural hidratado, sin verse afectadas por fijadores químicos. Una diana prometedora es el bolsillo descubierto recientemente en la superficie de un virus de la misma familia. «Existen fármacos candidatos para TBEV que se unen a bolsillos similares en este virus —explica Anastasina—. Al generar un modelo de alta resolución del TBEV en el que se aprecia de adecuadamente esta zona diana, podremos aprovechar los conocimientos obtenidos para investigar con exactitud cómo se unen los fármacos propuestos a este bolsillo y qué mejoras químicas es necesario adoptar para lograr que los candidatos sirvan como antivirales para el TBEV». En su búsqueda de dianas antivirales adicionales, el equipo científico investigó además la maduración de la partícula del TBEV, identificó proteínas celulares necesarias para el virus y creó una plataforma para el cribado de fármacos, todo lo cual empleará ahora para dar con inhibidores de la síntesis genómica vírica. El progreso logrado en materia del TBEV será fundamental, ya que muchas personas visitan o viven sin saberlo en zonas infestadas de garrapatas en las que se reproduce el virus. «Resulta complicado averiguar cuán común es el virus», concluye Anastasina.

Palabras clave

2STOP_TBE, encefalitis transmitida por garrapatas, criomicroscopía electrónica, virus

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación