Skip to main content

Testing communication strategies to save lives in emergency evacuation

Article Category

Article available in the folowing languages:

La orientación práctica ayuda a salvar vidas en situaciones de emergencia

Cuando las situaciones de emergencia, como alertas de bomba o incendios, requieren la evacuación de espacios públicos concurridos, cada minuto cuenta.

Seguridad

Los resultados del proyecto EVACUATION proporcionan nuevas claves para reducir los tiempos de evacuación. La investigación, que se llevó a cabo con el apoyo del programa de Acciones Marie Skłodowska-Curie, identificó y probó las estrategias de comunicación y señaló los comportamientos de riesgo comunes que obstaculizan el proceso de evacuación. «Descubrimos que la orientación del personal es más eficaz en comparación con únicamente el sonido de la alarma», explica Natalie van der Wal, beneficiaria de una beca de investigación Marie Skłodowska-Curie y coordinadora del proyecto EVACUATION. «Si las personas no ven el peligro, necesitan información adicional para responder rápidamente».

Orientaciones dinámicas

La orientación del personal resulta fundamental a fin de reducir la cantidad de tiempo necesario para que las personas decidan dirigirse hacia la salida, lo que se ha demostrado que lleva minutos o incluso horas, en función de la situación. Por ejemplo, en un simulacro de evacuación inesperado en una estación de tren, las personas tardaron hasta diez minutos para empezar a moverse. Este tiempo de respuesta llegó a veinticinco minutos en la torre sur del World Trade Center durante los atentados del 11 de septiembre de 2001. El tiempo de evacuación total es la suma de este tiempo de respuesta y el tiempo que necesita el grupo para caminar hacia la salida. «En cuanto a la segunda parte, hemos detectado que las señales dinámicas y las luces de circulación pueden ayudar a guiar a las personas hacia las salidas. Recomendamos que se empleen en la práctica con mayor regularidad, además de las señales y las advertencias», afirma van der Wal. Los hallazgos del equipo de investigación se basan en vídeos de evacuaciones y entrevistas reales con miembros de los servicios de emergencias, así como en la modelización basada en agentes (ABM, por sus siglas en inglés), que les permitió probar las nuevas estrategias de comunicación antes de su aplicación en el mundo real. «Creas un modelo informático en el que las personas están representadas como agentes de “software” que pueden interactuar con los demás y su entorno. Las ventajas de la ABM son que puedes descubrir qué pasará a nivel global y ejecutar simulaciones para entornos y poblaciones muy diferentes, algo que no se puede realizar fácilmente en la vida real», añade van der Wal.

Los cincos principales comportamientos de riesgo

El equipo también se fijó en aquellos comportamientos con mayor probabilidad de ralentizar el proceso de evacuación y producir atascos. Emergieron cinco comportamientos como factores de riesgo clave: largos tiempos de respuesta; recoger pertenencias antes de evacuar; tomar el camino habitual, en vez de la salida más cercana; correr; y grabar el incidente con teléfonos inteligentes. Para garantizar que los hallazgos del proyecto se traducen eficazmente en evacuaciones más rápidas con menos víctimas, se comunicaron sus resultados y recomendaciones a profesionales de la seguridad, como policías, bomberos, gestores de seguridad y gestores de multitudes, a través de talleres, revistas, blogs de investigación y sesiones en persona.

Palabras clave

EVACUATION, tiempo de respuesta, tiempo de evacuación, orientación, señales dinámicas, luces de circulación, modelización basada en agentes, ABM, emergencia, comportamientos de riesgo

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación