Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Cómo pueden dañar la vida acuática las sustancias químicas de los plásticos

Un estudio financiado con fondos europeos ha demostrado que los aditivos y sustancias contaminantes que las partículas de plástico dejan en el agua pueden causar deformidades en los embriones de los erizos de mar.

Cambio climático y medio ambiente

Todos sabemos qué son los microplásticos y lo mucho que dañan los océanos y la vida acuática. Sin embargo, los investigadores de los proyectos financiados con fondos europeos ASSEMBLE Plus y EvoCELL han descubierto que estas diminutas partículas de plástico no son lo único que causa daños, sino también las sustancias químicas que dejan en el agua. En su estudio, cuyos resultados se publicaron en la revista «Environmental Pollution», los investigadores sumergieron diferentes muestras de plástico en agua de mar. Tras retirar el plástico, criaron embriones de erizos de mar en el agua para estudiar sus efectos en el desarrollo embrionario. Observaron que las sustancias químicas del agua filtrada causaron diferentes anomalías, como un desarrollo retardado, esqueletos deformados y malformaciones de los sistemas nervioso e inmunitario. «Descubrimos cada vez más cosas sobre cómo afecta la ingesta de plástico a los animales marinos», afirmó la autora principal, Flora Rendell-Bhatti de la Universidad de Exeter, socia del proyecto EvoCELL, en una noticia publicada en el sitio web «ScienceDaily». «Sin embargo, poco se sabe de los efectos de la exposición a sustancias químicas que se filtran en el agua procedentes de las partículas de plástico. Este estudio ofrece pruebas de que la contaminación por plástico del medio ambiente marino podría tener implicaciones directas en el desarrollo de las larvas, con efectos potenciales en ecosistemas más amplios». Los científicos utilizaron tres tipos de gránulos de plástico en su experimento: granzas de plástico nuevas sin transformar (usadas para fabricar la mayoría de los productos de plástico) y granzas y microesferas biológicas (filtros flotantes usados en las instalaciones de tratamiento de las aguas residuales) que son arrastradas a las playas. Se sumergieron unos 60 ml de cada tipo de plástico en 240 ml de agua de mar durante 72 horas a 18 °C. Posteriormente, el agua se filtró y se analizó para detectar sustancias químicas que se sabe que afectan al desarrollo de los animales.

Los efectos de las sustancias químicas y su ausencia

Según la coautora Eva Jiménez-Guri, también de la Universidad de Exeter, «muchos plásticos se tratan con sustancias químicas con diversos fines, como que sean moldeables o ignífugos. Si estos plásticos llegan a los océanos, estas sustancias químicas pueden filtrarse al agua. Además, los plásticos pueden recoger y transportar sustancias químicas y otros contaminantes ambientales, por lo que podrían esparcirlos por los océanos». Los análisis revelaron la presencia de sustancias químicas perjudiciales, como hidrocarburos policíclicos aromáticos y policlorobifenilos, en todas las muestras de agua filtrada. Asimismo, todos los tipos de muestras causaron anomalías graves en los erizos de mar, tanto en el estado embrionario como en el larvario. En cambio, se observó un desarrollo normal en los embriones de erizos de mar criados en aguas que habían contenido partículas de polietileno sin aditivos químicos ni contaminantes ambientales. Esto sugiere que las anomalías observadas no son producidas por los plásticos en sí, sino que en realidad son resultado de la exposición de los erizos a aditivos industriales o a contaminantes ambientalmente adsorbidos ya existentes. Aunque la relación plástico-agua empleada en el estudio de ASSEMBLE Plus (Association of European Marine Biological Laboratories Expanded) y EvoCELL (Animal evolution from a cell type perspective: multidisciplinary training in single-cell genomics, evo-devo and in science outreach) solo se encontraría en aguas muy contaminadas, sí que pone de manifiesto los efectos perjudiciales de la contaminación por plástico sobre la vida acuática. «Nuestro trabajo es una aportación más a las numerosas pruebas que indican que necesitamos ayudar a reducir la cantidad de contaminación por plástico en nuestro entorno natural para lograr que los ecosistemas sean sanos y productivos para las generaciones futuras», concluyó Rendell-Bhatti. Para más información, consulte: Sitio web del proyecto ASSEMBLE Plus Sitio web del proyecto EvoCELL

Palabras clave

ASSEMBLE Plus, EvoCELL, plástico, erizo de mar, sustancias químicas, agua, océano

Artículos conexos