Skip to main content

SPatial variability and Implications of the Timing of FIsh Responses to the Environment

Article Category

Article available in the folowing languages:

¿Hay más peces en el mar?

Un modelo estadístico dedicado a predecir las poblaciones de peces tiene en cuenta la dinámica depredador-presa y factores ambientales como el aumento de la temperatura de la superficie del mar. Esto podría generar cuotas de pesca más sostenibles y una acción más coordinada para proteger nuestros valiosos recursos marinos.

Alimentos y recursos naturales

Calcular la evolución de las poblaciones de peces mundiales no es una tarea sencilla. Los modelos matemáticos que se proponen representar lo que sucede bajo el mar deben construirse a partir de datos recopilados en estudios científicos. «En nuestra línea de trabajo, la ecología, no predecimos la cantidad de pescado que se capturará, sino cómo cambian las poblaciones de peces con el tiempo», explica Joël Durant, coordinador del proyecto SPITFIRE, e investigador principal del Centro de Síntesis Ecológica y Evolutiva de la Universidad de Oslo (Noruega). «Estas predicciones asesoran a las administraciones y sirven para negociar cuotas que determinarán la cantidad de pesca que se extraerá». Por lo tanto, esta información es fundamental para garantizar la sostenibilidad de los ecosistemas marinos y puede influir significativamente en la actividad futura de las flotas pesqueras. En los últimos años, se ha prestado mayor atención a la necesidad de contar con un enfoque ecosistémico en la ordenación pesquera. Esto significa tener en cuenta no solo la población de peces objetivo, sino también la del resto de organismos que comparten el medio ambiente. Las relaciones entre depredador y presa, por ejemplo, son clave para comprender las tendencias poblacionales. En concreto, la hipótesis de coincidencia y desajuste se propone explicar por qué las poblaciones de peces a veces no logran producir alevines, y comparan el momento en el que se producen ciertas actividades estacionales como el desove en una variedad de especies, incluidos depredadores y presas.

Hipótesis de coincidencia y desajuste

El proyecto SPITFIRE, que se llevó a cabo con el apoyo de las Acciones Marie Skłodowska-Curie, aplicó la hipótesis de coincidencia y desajuste para desarrollar un modelo con el que predecir con mayor exactitud la población de determinadas especies de interés comercial. El proyecto también vinculó los cambios en las temperaturas de la superficie del mar con la dinámica depredador-presa. «El primer paso fue recopilar una gran cantidad de datos —explica Durant—. Para desarrollar una métrica eficaz, necesitábamos datos que abarcaran varios años e incluso decenios, que cubrieran no solo peces jóvenes sino también presas y otras especies. Este trabajo requirió una gran cantidad de tiempo, investigación e intercambios en los que participó Sofia A. Ferreira, beneficiaria de una beca de investigación Marie Skłodowska-Curie». Los datos obtenidos en el sistema del mar de Noruega-Barents se analizaron y emplearon primero en un modelo matemático que Durant había desarrollado con anterioridad. «Solo entonces pudimos probar y evaluar realmente el poder explicativo de la hipótesis de coincidencia y desajuste —agrega—. Tras la publicación de nuestros resultados, incorporamos datos de otros sistemas marinos al modelo».

Amplia base de datos mundial

Un resultado clave de SPITFIRE ha sido el desarrollo de una amplia base de datos, que se extiende por regiones de todo el mundo y periodos temporales. Se recopilaron datos de todo el Atlántico y el Pacífico, así como del sistema del mar de Noruega-Barents, el mar del Norte y el golfo de San Lorenzo. Con estos datos, Durant y Ferreira pudieron desarrollar la sólida métrica depredador-presa que se proponían. «Ahora puede utilizarla la comunidad científica en general —señala Durant—. Al vincular el aumento de la temperatura de la superficie del mar con la dinámica depredador-presa, demostramos cómo el cambio climático afecta en gran medida a los ecosistemas marinos. Confiamos en que nuestros resultados inviten a adoptar métodos ecosistémicos en la gestión de la pesca, lo que ayudará a gestionar mejor tanto las poblaciones de peces como la biodiversidad marina». El éxito del proyecto también permitió a Ferreira asegurar un puesto de investigadora en el Centro de Síntesis Ecológica y Evolutiva, una garantía de que el conocimiento obtenido en el proyecto SPITFIRE seguirá evolucionando.

Palabras clave

SPITFIRE, peces, pesca, marino, ecosistema, depredador, presa, biodiversidad

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación