Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Si vuela como un ave y se posa como un ave, es un robot

Un proyecto financiado con fondos europeos está desarrollando robots inspirados en aves, hasta con garras, que pueden volar y aterrizar en perchas y superficies pequeñas. Un vídeo reciente muestra sus inspiradores logros hasta la fecha.

Economía digital

A menudo, las personas han acudido a la naturaleza en busca de inspiración al abordar retos tecnológicos. ¿Qué mejor forma de solucionar un problema de vuelo que estudiar las mejores máquinas voladoras de la naturaleza? Eso es precisamente lo que han hecho unos investigadores de la Universidad de Sevilla (España) en su esfuerzo por construir robots que puedan volar, aterrizar y posarse como las aves de verdad. El proyecto financiado con fondos europeos que financia esta labor se llama acertadamente GRIFFIN en honor al grifo, la criatura mítica con cuerpo de león y cabeza y alas de águila. Los investigadores de GRIFFIN utilizan métodos, herramientas y tecnologías diferentes para desarrollar aves robóticas capaces de manipular con destreza, es decir que tienen garras para coger objetos y ayudarlas a aterrizar y posarse. Según se menciona en el sitio web del proyecto GRIFFIN: «Los robots podrán volar minimizando el consumo de energía, posarse en superficies curvas y realizar manipulaciones diestras. Estas últimas se llevarán a cabo manteniendo un contacto fijo con una superficie, como un poste o una tubería, mediante una o más extremidades mientras se realiza la manipulación con otras, superando así las limitaciones de la manipulación diestra en vuelo libre de los manipuladores aéreos existentes».

Logros a lo largo del último año

Un vídeo recientemente publicado muestra los logros del equipo de la Universidad de Sevilla. Los logros mostrados incluyen una simulación al estilo de un videojuego del ave robótica y pruebas de las alas del robot en un túnel de viento. También incluyen una demostración de alas flexibles bioinspiradas que pueden realizar aleteos iguales a los de las aves, o movimientos realizados por alas plegables que replican fielmente el aleteo de las aves reales. También se muestran en el vídeo las garras robóticas que usan para aterrizar y posarse. El vídeo muestra dos tipos diferentes de aves robóticas, el Powerbird y el E-Flap, en vuelo al aire libre y vuelo autónomo en interior. Ambas aves robóticas aparecen volando por una sala o campo y aterrizando en el suelo o en una percha gracias a sus garras. En última instancia, el equipo de la investigación pretende construir aves robóticas capaces de acceder de forma segura a zonas a las que no pueden llegar los helicópteros y de interactuar físicamente con las personas. Según el sitio web del proyecto: «El cumplimiento de las órdenes tendrá un papel importante en estos robots y en sus métodos de control de vuelo y manipulación. El sistema de control se basará en modelos cinemáticos, dinámicos y aerodinámicos adecuados. Los robos GRIFFIN tendrán planificación, reactividad y percepción autónomas basadas en estos modelos. También serán capaces de asociarse con otros para realizar tareas de manipulación cooperativas». La labor futura del proyecto GRIFFIN (General compliant aerial Robotic manipulation system Integrating Fixed and Flapping wings to INcrease range and safety) incluye integrar prototipos de aleteo nuevos y más avanzados con métodos de planificación y percepción, y manipulación y posado autónomos. El proyecto, de 5 años de duración, finalizará en octubre de 2023. Para más información, consulte: Sitio web del proyecto GRIFFIN

Palabras clave

GRIFFIN, ave, ave robótica, robot, manipulación, aterrizar, percha