Skip to main content

Let's restore our soils: using the soil food web to engineer the soil structure and functioning

Article Category

Article available in the folowing languages:

Conocimientos que la red trófica puede aportar sobre los suelos

La biota del suelo y sus relaciones complejas afectan profundamente a la estructura del suelo, y viceversa. Una investigación financiada con fondos europeos ha ofrecido nuevas pistas para comprender este proceso bidireccional.

Alimentos y recursos naturales

Detener la pérdida del suelo es una necesidad cada vez más urgente. Solo en Europa, las malas prácticas de gestión de la tierra conllevan unas pérdidas estimadas de 970 millones de toneladas de suelo cada año debido a la erosión. A fin de desarrollar unas estrategias eficaces para recuperar suelos degradados, es necesario comprender mejor los vínculos existentes entre la estructura del suelo, las comunidades de organismos que viven en él y la forma en que descomponen la materia orgánica. El proyecto AGG-REST-WEB (Let’s restore our soils: using the soil food web to engineer the soil structure and functioning), desarrollado con el apoyo de las Acciones Marie Skłodowska-Curie, ha ofrecido datos nuevos sobre la relación que hay entre la biodiversidad del suelo y su funcionamiento. El equipo ha conseguido demostrar que las interacciones entre consumidores y alimentos en la red trófica del suelo tienen un profundo impacto sobre las propiedades físicas del suelo y que, a su vez, estas determinan el acceso a los alimentos. «En pocas palabras: quién se come a quién depende de quién se encuentra con quién en el laberinto del suelo», explica Amandine Erktan, beneficiaria de una beca individual de investigación Marie Skłodowska-Curie e investigadora principal del proyecto.

Añadir diversidad

La red trófica del suelo es la red de cadenas tróficas que conectan a los organismos que viven en el suelo. A fin de examinar cómo afectan estos organismos a la estructura del suelo, el equipo llevó a cabo dos experimentos en los que estudiaron diferentes tipos de interacciones tróficas —relaciones alimentarias— y su impacto sobre el suelo. «Hasta ahora, el efecto de los organismos edáficos sobre la estructura física del suelo se había estudiado, sobre todo, observando cada grupo por separado, por ejemplo, lombrices de tierra u hongos. Este enfoque ignora los efectos interactivos potenciales en suelos reales», afirma Erktan. «Hemos demostrado que las interacciones tróficas son importantes para la agregación del suelo, lo que sugiere que, si se establecen unas condiciones favorables para que comunidades variadas de diferentes partes de la red trófica recolonicen los suelos degradados, sería posible recuperar los hábitats del suelo».

Un bucle de retroalimentación

Aunque inicialmente el trabajo se centró en este aspecto, Erktan pronto se dio cuenta de que la relación que había entre la red trófica y la estructura del suelo podía ser una vía de doble sentido. «Con frecuencia, las características generales del suelo no consiguen explicar los cambios en la dieta de los animales del suelo. Se me ocurrió que la estructura del suelo a microescala podría explicar las probabilidades de encuentro entre los recursos alimentarios y sus consumidores», comenta la investigadora. Erktan realizó una revisión bibliográfica para recopilar los conocimientos disponibles sobre esta cuestión. Al hacerlo, descubrió que la estructura física del suelo parece determinar la forma en que los organismos pueden detectar los alimentos y acceder a ellos. Aunque es necesario seguir investigando para comprender totalmente estos mecanismos, esta información tiene un gran valor estratégico: «Abren una nueva vía de investigación interdisciplinar que combina la ecología de la red trófica del suelo con la física».

Almacenamiento de carbono

Además, si se siguen investigando estos aspectos, se podría contribuir a la lucha contra el cambio climático. «El suelo es un depósito enorme de carbono. Unos pequeños cambios en el contenido edáfico de carbono pueden influir mucho en el cambio climático», añade Erktan. La cantidad de carbono almacenada no siempre es proporcional a la materia orgánica que se añade al suelo. A pesar de que aún no se comprenden del todo los mecanismos de almacenamiento, Erktan cree que la discrepancia puede estar vinculada con el papel de la estructura del suelo en el bloqueo del acceso de los consumidores a restos vegetales y animales. Tal como comenta, el análisis de estos patrones podría proporcionar un plan de acción para ajustarlos: «Puede ayudarnos a predecir mejor cómo afectan los cambios en las prácticas de gestión de la tierra al almacenamiento de carbono».

Palabras clave

AGG-REST-WEB, estructura del suelo, agregación del suelo, red trófica del suelo, interacciones tróficas, funcionamiento, biodiversidad del suelo, almacenamiento de carbono, suelos degradados

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación