Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

TENDENCIAS CIENTÍFICAS: Los científicos resuelven los misterios del ordenador más antiguo del mundo

Se ha resuelto otra pieza del rompecabezas del ordenador de la antigüedad.

Investigación fundamental

El mecanismo de Anticitera, que cuenta con dos mil años de antigüedad, está considerado como el primer ordenador analógico. Se trata de un dispositivo de activación manual fabricado en bronce en la antigua Grecia, cuyo interior contenía unos complejos engranajes y que servía para predecir las posiciones de los planetas y acontecimientos como los eclipses lunares y solares. La máquina se utilizaba incluso para determinar las fechas de los Juegos Olímpicos. Cuando fue descubierta en un pecio frente a una isla griega en 1901, solo quedaba un tercio de la calculadora científica. Desde entonces, la comunidad científica trata de entender cómo funcionaba y cuál era su aspecto original.

Reconstrucción de la imagen completa

A través de la modelización informática en 3D y un antiguo método matemático griego, un equipo de investigación del University College London (UCL) ha recreado por completo su diseño y proporcionado respuestas sobre el proceso mediante el cual este sofisticado dispositivo podía predecir fenómenos astronómicos con gran precisión. Los hallazgos del equipo, incluidas imágenes del aspecto que tenía y del modo en que se construyó, se han publicado en la revista «Scientific Reports». «Nuestro trabajo revela que el mecanismo de Anticitera es un gran diseño, convertido en un dispositivo genial mediante una ingeniería fabulosa. Pone en duda todas nuestras ideas preconcebidas sobre las capacidades tecnológicas de los antiguos griegos». Cuando se encontró en el fondo del mar, faltaba una gran porción de la parte delantera del aparato, donde se hallaba el complejo sistema de engranajes. Los científicos construyeron un modelo digital completo en el que recrearon los engranajes y casi todo el panel delantero. «El Sol, la Luna y los planetas se muestran en un impresionante “tour de force” de la antigua genialidad griega», afirma Tony Freeth, autor principal y catedrático de ingeniería mecánica en el UCL, a la «BBC». «El nuestro es el primer modelo que se ajusta a todos los datos físicos y coincide con las descripciones de las inscripciones científicas grabadas en el propio mecanismo».

Un antiguo artilugio de ingeniería de alta tecnología que aún guarda secretos

Los científicos del UCL planean ahora crear una réplica a escala real. Para ello, están construyendo sus propias versiones físicas a fin de comprobar si el diseño funciona. No obstante, aún quedan varias preguntas sin responder. ¿Era el mecanismo de Anticitera un juguete, un instrumento de enseñanza u otra cosa? ¿De dónde sacaron los griegos los conocimientos para fabricar una tecnología tan avanzada? Se considera que es mil años más avanzado que todo lo demás que se ha encontrado de esa época. «No hay pruebas de que los antiguos griegos fueran capaces de construir algo así. Realmente es un misterio», afirma el coautor y profesor titular del UCL, Adam Wojcik, a «Live Science». «La única manera de comprobar si pudieron hacerlo es tratar de construirlo al estilo de los antiguos griegos. También hay un intenso debate sobre quién lo construyó y para quién. Muchos dicen que fue Arquímedes. Vivió en la misma época en que se fabricó y no había ninguna otra persona que tuviera conocimientos de ingeniería comparables». Wojcik va aún más lejos en «The Guardian»: «Si tenían la tecnología necesaria para fabricar el mecanismo de Anticitera, ¿por qué no la aprovecharon para inventar otras máquinas, como los relojes?».

Palabras clave

Mecanismo de Anticitera, ordenador, griego antiguo, engranaje, dispositivo