Skip to main content

Brexit and Deportations: towards a comprehensive and transnational understanding of a new system targeting EU citizens

Article Category

Article available in the folowing languages:

Los ciudadanos de Europa central y oriental son los más vulnerables a la deportación en el Reino Unido «posbrexit»

El proyecto BRAD advierte que el racismo hacia los ciudadanos de los Estados miembros más pobres influyó en las deportaciones de Gran Bretaña previas al «Brexit» y podría afectar la práctica «posbrexit».

Sociedad

Un estudio advierte que el racismo hacia los ciudadanos de los países de Europa central y oriental (PECO) empañó la política de deportación en Gran Bretaña incluso antes de que tuviera lugar el «Brexit» y podría moldear la política «posbrexit». El proyecto BRAD, llevado a cabo en la Universidad de Wolverhampton, también descubrió que los ciudadanos de la Unión Europea (UE) que se habían asentado en el Reino Unido antes del «Brexit» no tuvieron representación en la prensa, una institución que ayuda a determinar la política de deportación. «Existió un patrón de representación del "europeo oriental vil" en los medios de comunicación que se encontraban a favor de abandonar la UE: el criminal que llega al Reino Unido desde los "nuevos Estados miembros" y es una amenaza para la seguridad pública y el orden moral con su criminalidad innata», señala la investigadora Agnieszka Radziwinowiczówna. Con el apoyo de las Acciones Marie Skłodowska-Curie, Radziwinowiczówna analizó la prensa británica «probrexit» y «antibrexit», los medios polacos y las regulaciones y políticas de deportación. Con la supervisión de Aleksandra Galasińska, llevó a cabo un estudio de caso entre los inmigrantes polacos en West Midlands (Inglaterra), una región popular para la migración, en especial entre los ciudadanos de Europa central y oriental. La región votó un 59 % a favor de la opción «Abandonar» en el referéndum de la UE de 2016. Galasińska observa que, si bien los medios «probrexit» representaron a los ciudadanos de la UE de manera negativa o como mano de obra barata, incluso aquellos en contra del «Brexit» como «The Guardian» no los retrataron como parte de un colectivo más grande de europeos que incluía a los británicos, omitiendo sus opiniones. Radziwinowiczówna añade: «La narrativa yuxtapuso "nosotros" con "ellos". En ese sentido, el "Brexit" ocurrió incluso antes de que el Reino Unido abandonara oficialmente la Unión Europea».

Apuntar a los ciudadanos de los PECO

A pesar del argumento «probrexit» de que deportar a ciudadanos de la UE era imposible con Gran Bretaña dentro de la UE, entre julio de 2019 y junio de 2020, antes de que finalizara el período de transición, casi la mitad de los deportados del Reino Unido pertenecían a los Estados miembros. Los ciudadanos de los PECO fueron los más afectados, en parte debido a su imagen negativa y porque a menudo no podían pagar abogados de inmigración. Los lituanos, los polacos y los rumanos representaron el 69 % de las deportaciones de la UE, a pesar de que conforman el 39 % de los ciudadanos de la UE que viven en Gran Bretaña. Incluso se deportó a unos 188 ciudadanos de los PECO entre abril y junio de 2020, durante el confinamiento. Radziwinowiczówna relata que un deportado abordó un vuelo chárter a Polonia a pesar de haber dado positivo por coronavirus.

Altos costes económicos y personales

Radziwinowiczówna recomienda que se ponga fin a la elaboración de perfiles de los ciudadanos de los PECO para su deportación y que se restablezca la asistencia jurídica gratuita en materia de inmigración. Los ciudadanos más pobres y vulnerables de la UE no pueden permitirse renovar los pasaportes de sus países de origen, un paso necesario para solicitar el estatus de asentado británico, por lo que Radziwinowiczówna insta a los miembros de la UE como Polonia a no aplicar las tasas consulares para los pasaportes. En un artículo encargado para la Universidad de Oxford, insta a que se modifiquen los requisitos del Reino Unido para evitar que los residentes de larga duración en el Reino Unido se queden sin su documentación. Ella predice que los migrantes pobres seguirán viajando al Reino Unido para trabajar y estarán a merced de los empleadores a menos que el país revise su sistema de visados basado en puntos, con la reducción del umbral salarial y la eliminación del recargo del Servicio Nacional de Salud. Además, realiza estas declaraciones en un artículo para la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres. Los ciudadanos de la UE sin hogar fueron deportados en virtud de una política del Ministerio del Interior en 2016, el año del referéndum, que consideraba que dormir en la calle era un «abuso» de la libertad de circulación. El Tribunal Superior de Justicia determinó que la política era ilegal en 2017, pero Radziwinowiczówna señala: «Quienes duermen en la calle, otros protagonistas del discurso de los medios, podrían convertirse muy pronto en objeto de expulsiones masivas bajo las nuevas reglas de inmigración, independientemente de su estado migratorio».

Palabras clave

BRAD, «Brexit», política de deportación, ciudadanos de la UE, Europa central y oriental, PECO

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación