Skip to main content
European Commission logo
español español
CORDIS - Resultados de investigaciones de la UE
CORDIS

Microplastic-free Sulapac-material challenges plastic

Article Category

Article available in the following languages:

Un material biodegradable derivado de la madera ayuda a luchar contra la contaminación por plásticos

Investigadores financiados con fondos europeos han creado una solución sostenible que ofrece todas las ventajas de los envases convencionales sin generar desperdicios.

Cambio climático y medio ambiente icon Cambio climático y medio ambiente
Tecnologías industriales icon Tecnologías industriales

El uso de plástico en los envases tiene un efecto grave sobre el medio ambiente global. Hasta hace poco, en el mercado no se disponía de ninguna alternativa ideal al plástico, ya que los bioplásticos biodegradables actuales no ofrecen soluciones viables en lo que respecta a los costes y la funcionalidad, y los bioplásticos no biodegradables contaminan el planeta con microplásticos. El proyecto SULACHANGE, financiado con fondos europeos, afrontó este desafío desarrollando un producto industrialmente compostable que se puede fabricar en serie utilizando la maquinaria existente para la industria del plástico. El material, conocido como Sulapac, se fabrica a partir de astillas procedentes de subproductos de la industria de la madera y de aglutinantes de origen vegetal producidos de modo responsable. Sulapac se ha diseñado específicamente para reducir la contaminación. «Si acaba en el océano por accidente, se biodegrada por completo y no deja atrás microplásticos permanentes, por lo que, al no acumularse, no interfiere en el crecimiento del plancton. Si se incinera, libera menos gases tóxicos y CO2 que los plásticos convencionales, como el polipropileno», afirma Suvi Haimi, directora general y cofundadora de Sulapac Ltd.

Un avance importante

La sustancia renovable derivada de la madera tiene una huella de carbono baja, pero su precio, su formabilidad y su funcionalidad se parecen a las del plástico convencional. «La rentabilidad es importante al comparar las alternativas sostenibles con los plásticos convencionales. Sulapac también es resistente al agua, al aceite y al oxígeno, por lo que es adecuado para la fabricación en serie de envases rígidos y flexibles, como tarros y tubos», explica Haimi. Además de sustancias secas, ahora es posible envasar en Sulapac diferentes productos a base de aceite y cera o alimentos y cosméticos a base de agua o alcohol. «El desarrollo de un biomaterial barrera biodegradable para productos a base agua y alcohol es un gran avance para la industria de la alimentación y la cosmética», comenta Haimi. El material cumple el Reglamento europeo sobre materiales y objetos plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos, por lo que, al ser estable y resistente a filtraciones, es adecuado para el almacenamiento a largo plazo en lo que respecta a la seguridad alimentaria y química. No es ecotóxico, no contiene metales pesados y cumple las normas europeas sobre microplásticos, como la EN 13432. «Estas cualidades son esenciales para todos nuestros productos, ya que es fundamental que Sulapac sea seguro tanto para las personas como para el planeta», afirma Haimi.

Sin comprometer nada

Debido a que el material es muy flexible, puede moldearse para crear estructuras de paredes delgadas y productos que no sean envases, como cubiertos y pajitas. En la actualidad, se usan millones de pajitas desechables todas las semanas y, por desgracia, muchas de ellas acaban en la naturaleza. Sulapac ofrece una alternativa respetuosa con el medio ambiente para ayudar a solucionar este problema. Los investigadores desarrollaron varias pruebas piloto en las industrias de la alimentación y la cosmética a fin de demostrar que Sulapac es adecuado para una amplia variedad de aplicaciones. Como resultado, ya se han lanzado dos productos nuevos: uno con una conocida empresa finlandesa de alimentos y dulces para el envasado de dulces artesanos y otro con una empresa de complementos alimenticios. El equipo espera anunciar más colaboraciones en un futuro cercano. Sulapac ofrece a las marcas una transición eficiente y rentable a la economía circular, con lo que crea un nuevo estándar sostenible para la industria. Haimi concluye: «Nuestra solución es un biomaterial hermoso y funcional que es adecuado para diferentes aplicaciones, desde los bienes de consumo rápido hasta los envases de lujo. No es necesario comprometer la estética, la funcionalidad o la sostenibilidad al sustituir los plásticos convencionales. Ahora hay disponibles alternativas viables y sostenibles. Hay esperanza de un futuro mejor».

Palabras clave

SULACHANGE, envase, biodegradable, bioplásticos, microplásticos, pajitas

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación