Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

TENDENCIAS CIENTÍFICAS: ¿Moscas comunes y gusanos en el menú? Sí, si se quiere luchar contra el hambre en el mundo

Unos científicos creen que las algas y los insectos cultivados en laboratorio pueden salvar al planeta de la inanición.

Investigación fundamental

En un informe de las Naciones Unidas se calcula que casi 690 millones de personas pasaban hambre en 2019 y otros 130 millones podrían pasar hambre debido a la COVID-19. El coronavirus, junto con el cambio climático y las catástrofes ecológicas, representa una amenaza nunca antes vista para las cadenas alimentarias. ¿Ha llegado el momento de cultivar algas e insectos a gran escala?

Comer alimentos exóticos para abordar el hambre mundial

Según un estudio publicado en la revista científica «Nature Food», una solución sería cultivar alimentos como algas (por ejemplo, el kelp de azúcar), larvas de insectos (por ejemplo, de mosca común) y micoproteínas (proteínas derivadas de hongos). Para luchar contra la malnutrición, unos investigadores de la Universidad de Cambridge afirman que estos «alimentos del futuro» podrían ser alternativas sostenibles a los alimentos vegetales y animales tradicionales. Para ello, es necesario que se produzcan y consuman de forma masiva. A pesar del valor nutricional de estos alimentos, existen obstáculos importantes, como superar la reticencia de las personas y mejorar la aceptación de los consumidores. «Está claro que no se trata de ingredientes convencionales», comentó el Dr. Asaf Tzachor, primer autor del estudio e investigador en el Centro para el Estudio del Riesgo Existencial (CSER, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Cambridge, a la agencia de noticias Agence France-Presse, tal como se informa en «News18». «Pueden comerse con pasta o en hamburguesas o barritas energéticas, por poner algunos ejemplos. Estos productos pueden contener larvas de insectos terrestres o microalgas o macroalgas procesadas».

Reinventar los sistemas alimentarios

El equipo investigador examinó casi quinientos artículos científicos publicados sobre diferentes clases de futuros sistemas de producción de alimentos. Los más prometedores son los fotobiorreactores de microalgas y los invernaderos para la cría de insectos. Un fotobiorreactor proporciona un entorno controlado que permite cultivar microalgas. La producción de estos alimentos del futuro podría transformar la manera en que funcionan los sistemas alimentarios, ya que pueden cultivarse según sea necesario en sistemas compactos adaptados a áreas urbanas o a comunidades aisladas en zona alejadas. «Alimentos como el kelp de azúcar, las moscas, los gusanos de la harina y las algas unicelulares —como el género clorella— podrían ofrecer dietas saludables y resilientes a riesgos que pueden hacer frente a la malnutrición en todo el mundo», añadió Tzachor en una nota de prensa de la Universidad de Cambridge. En el estudio se explica que es arriesgado depender de los alimentos que proceden de sistemas tradicionales de explotación y alimentación. Tal como comentó Tzachor: «El sistema alimentario actual es vulnerable ya que está expuesto a una retahíla de riesgos —inundaciones y heladas, sequías y períodos secos, patógenos y parásitos— que unas mejoras marginales en la productividad no van a cambiar. Para preparar nuestro sistema alimentario para el futuro, es necesario integrar formas totalmente nuevas de cultivo en el sistema actual». Ha llegado el momento de incorporar las técnicas de cultivo de alta tecnología a los sistemas alimentarios de todo el mundo. «Los avances tecnológicos ofrecen muchas posibilidades para establecer sistemas de abastecimiento de alimentos alternativos que sean más resilientes a los riesgos y que puedan proporcionar alimentos nutritivos y sostenibles de forma eficiente a miles de millones de personas», señaló Catherine Richards, coautora del estudio e investigadora de doctorado en el CSER. «La pandemia de COVID-19 es solo un ejemplo de las crecientes amenazas que acechan a nuestro sistema alimentario globalizado. Por lo tanto, será importante que diversifiquemos nuestra dieta con estos alimentos del futuro para lograr que todas las personas accedan a alimentos seguros».

Palabras clave

alimentos, insectos, malnutrición, algas, microalgas, cultivo, hambre, mosca común, micoproteína, gusano