Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un ensayo clínico da esperanzas a pacientes de una rara enfermedad hepática genética

Los resultados preliminares de un ensayo clínico para el síndrome de Crigler-Najjar apuntan a la terapia génica como posible tratamiento alternativo para esta enfermedad hepática potencialmente mortal.

Salud

Un nuevo ensayo clínico ofrece esperanzas a los pacientes del síndrome de Crigler-Najjar, un trastorno genético letal e incurable en la actualidad que afecta a cerca de un millón de recién nacidos en todo el mundo. Con el respaldo del proyecto CureCN, financiado con fondos europeos, los resultados iniciales del ensayo han demostrado que el tratamiento es seguro y bien tolerado por los pacientes, con signos prometedores de poder corregir la enfermedad. El síndrome de Crigler-Najjar se caracteriza por la incapacidad de eliminar correctamente la bilirrubina del organismo. La bilirrubina es un pigmento biliar amarillento y tóxico que se produce durante la descomposición natural de los eritrocitos. Normalmente, la bilirrubina pasa a través del hígado y se excreta fuera del organismo en un proceso en el que interviene la enzima UGT1A1. Sin embargo, los pacientes con síndrome de Crigler-Najjar presentan deficiencia de esta enzima, lo que da lugar a la acumulación de bilirrubina, cuyos resultados probables, si no se trata, son daños neurológicos e, incluso, la muerte. Los tratamientos actuales implican la fototerapia de hasta doce horas diarias para mantener la bilirrubina de los pacientes por debajo de los niveles tóxicos.

Resultados iniciales del tratamiento

El Dr. Lorenzo D’Antiga, de la Azienda Ospedaliera Papa Giovanni XXIII de Italia, socia del proyecto CureCN, presentó los hallazgos preliminares del ensayo en el Congreso Internacional del Hígado 2021, organizado por la Asociación Europea para el Estudio del Hígado. En los cuatro pacientes en los que se está probando el tratamiento, el fármaco candidato ha demostrado su seguridad y buena tolerabilidad. Los resultados también indican la posibilidad de una relación dosis-respuesta. Los pacientes que recibieron la dosis más baja experimentaron un efecto terapéutico temporal que no les permitió el cese prolongado de la fototerapia. Por el contrario, los pacientes tratados con una dosis mayor presentaron resultados más prometedores. La primera paciente presentó una reducción importante de los niveles de bilirrubina, lo cual le permitió dejar la fototerapia. La segunda paciente también experimentó un descenso importante de los niveles de bilirrubina, pero su tratamiento era demasiado reciente como para determinar si podría interrumpirse la fototerapia. El Dr. D’Antiga, quien trató a las dos últimas pacientes en el ensayo realizado por Généthon, la empresa francesa de terapias génicas coordinadora de CureCN, destaca: «Estamos muy emocionados con los resultados logrados hasta el momento en este ensayo de terapia génica mediada por VAA (virus adenoasociados) para el síndrome de Crigler-Najjar. El tratamiento, en las dosis adecuadas, ha demostrado ser seguro y poder controlar la enfermedad hasta el punto de que permitió que la primera paciente dejase la fototerapia diaria y eliminando el riesgo de lesiones neurológicas. El grado de mejora de la segunda paciente sugiere que quizás pronto también pueda dejar la fototerapia». El Dr. D’Antiga comentó en una nota de prensa publicada en el sitio web de Généthon: «Nuestro trabajo en el protocolo de inmunomodulación se centra ahora en mantener un efecto duradero a largo plazo». El tratamiento del ensayo fue desarrollado por los investigadores de Généthon y supone proporcionar a las células hepáticas una copia del gen UGT1A1 que codifica una enzima diseñada para facilitar la eliminación de la bilirrubina. Las observaciones iniciales del ensayo de CureCN (Adeno-Associated Virus Vector-Mediated Liver Gene Therapy for Crigler-Najjar Syndrome) sugieren que la terapia génica muestra potencial como tratamiento alternativo para esta enfermedad hepática. Frédéric Revah, director general de Généthon, concluye: «Debemos ser precavidos, ya que el ensayo sigue en marcha y nos permitirá evaluar estos resultados iniciales alentadores en otros pacientes y durante un periodo de tiempo más prolongado». Para obtener más información, consulte: Sitio web del proyecto CureCN

Palabras clave

CureCN, síndrome de Crigler-Najjar, enfermedad hepática, terapia génica, bilirrubina