Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La investigación cuántica financiada con fondos europeos se pone manos a la obra

Una empresa emergente de tecnología cuántica está construyendo el primer ordenador cuántico escalable del mundo en una carrera contra los principales agentes del sector.

Economía digital

Una empresa emergente de tecnología cuántica dedicada a la investigación fotónica, llevada a cabo bajo los auspicios del proyecto financiado con fondos europeos BRiiGHT, ha irrumpido en el mercado de la computación cuántica y ya compite directamente con gigantes tecnológicos como Google e IBM. ORCA Computing está ubicada en el campus de White City del Imperial College de Londres, sede del proyecto BRiiGHT, donde investigadores, empresarios y la comunidad local han aunado fuerzas para transformar la investigación de vanguardia en beneficios tangibles. «A través de ORCA Computing estamos creando una plataforma tecnológica que podría ayudar a liderar una revolución en la computación cuántica —afirma el cofundador de la empresa emergente, el catedrático Ian Walmsley, en una noticia publicada en el sitio web del Imperial College de Londres—. Como empresa, podemos tener una gran repercusión en el mundo, pero la propiedad intelectual y los recursos proporcionados por el Imperial College de Londres y la Universidad de Oxford son fundamentales para lograrlo. Para la empresa ha sido muy valioso su ubicación en una comunidad investigadora y empresarial dinámica», añade Walmsley, que trabajó en la Universidad de Oxford, entidad socia del proyecto BRiiGHT, antes de incorporarse al Imperial College de Londres.

La memoria cuántica de ORCA es la clave

Los ordenadores cuánticos emplean los principios de la física cuántica para realizar cálculos que están totalmente fuera del alcance de los ordenadores convencionales. Con todo, los ordenadores cuánticos disponibles ya en el mercado tienen mucha incertidumbre (ruido cuántico) y son difíciles de escalar. Aquí es donde entran en juego los fotones, posiblemente el componente básico perfecto para los ordenadores cuánticos, ya que pueden tolerar el ruido cuántico y podrían posibilitar el funcionamiento a temperatura ambiente. A pesar de estas ventajas, los procesos que dan lugar a cúbits fotónicos son estocásticos, y lograr que los fotones interactúen como y cuando sea necesario ha constituido todo un reto hasta ahora. ORCA Computing utiliza su memoria cuántica patentada para almacenar y recuperar fotones individuales a demanda. «La carrera para conseguir el millón de cúbits que las personas necesitan para ejecutar “software” cuántico ya ha comenzado —comenta el doctor Richard Murray, cofundador y director general de la empresa—. En ella competimos contra las grandes figuras: Google, IBM y Amazon». La diferencia de la tecnología de memoria cuántica de ORCA Computing estriba en que, por primera vez, se emplean fibras ópticas y componentes estándar de la industria. «La información entra por un extremo, en el que un conjunto de interruptores muy rápidos procesa la información a medida que pasa. Conforme la información atraviesa velozmente la red de fibra óptica, se realiza una conmutación, memoria y medición muy rápidas de modo que la computación cuántica se ejecuta sobre la marcha», explica Murray. Su método posibilita el desarrollo de ordenadores cuánticos grandes con corrección de errores. «Estamos bastante seguros de que tenemos una tecnología que es lo suficientemente escalable para competir con los demás, y a una fracción del coste —señala el director general, que compara el proceso de innovación de la empresa con la construcción sobre arenas movedizas—. Se consigue que un equipo construya algo basándose en las suposiciones de otro equipo. Pero lo construido en un lado, por ejemplo el del “hardware”, puede ser diferente o mejor, lo que modificará el otro lado, el del aprendizaje automático. Con el tiempo, las suposiciones dejan de ser una hipótesis y se convierten en algo más tangible. Esta es la forma de trabajar de las empresas emergentes». El proyecto BRiiGHT (Broadband Room-temperature Inexpensive & IndistinGuishable pHoTons) finalizó en mayo de 2020. Para más información, consulte: proyecto BRiiGHT

Palabras clave

BRiiGHT, cuántico, ordenador cuántico, computación, computación cuántica, fotón, memoria cuántica, fibra óptica

Artículos conexos