Skip to main content

Production of renewable methanol from captured emissions and renewable energy sources, for its utilisation for clean fuel production and green consumer goods

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un nuevo proceso para producir metanol de forma renovable

El metanol es esencial para la industria, pero su producción contamina el medio ambiente. Un nuevo método de producción elimina las emisiones de gases de efecto invernadero.

Cambio climático y medio ambiente

El metanol (formalmente, alcohol metílico) es uno de los productos químicos industriales más utilizados y resulta necesario para incontables aplicaciones de fabricación. También es un combustible limpio, utilizado a menudo como aditivo para combustibles fósiles convencionales o para sustituir tales combustibles íntegramente. Sin embargo, el metanol se fabrica con fuentes de energía y materias primas de origen fósil, por lo que su producción emite cantidades significativas de gases de efecto invernadero. Tales emisiones están sujetas a ambiciosos reglamentos de la Unión Europea y, para cumplirlos, la industria debe completar la transición a una producción renovable. El proyecto financiado con fondos europeos Circlenergy desarrolló un proceso para producir metanol mediante fuentes de energía y materiales renovables. Circlenergy, con financiación de la fase 2 del Instrumento PYME, es la continuación de un proyecto anterior homónimo financiado con fondos europeos. El nuevo proyecto refinó el proceso desarrollado por el equipo anterior, además de ampliar su escala, mejorar su flexibilidad y prepararlo para la comercialización.

CO2 capturado más hidrógeno

El proceso principal patentado de Circlenergy se llama Emissions-to-Liquids. «El proceso utiliza CO2 como materia prima, capturado de fuentes de combustión, e hidrógeno producido mediante la disociación del agua con electricidad», explica Ómar Sigurbjörnsson, director de ventas y mercadotecnia en Carbon Recycling International. «Estos gases se combinan, se comprimen y se ponen en contacto con un catalizador a presión y temperatura elevadas para formar una mezcla líquida de metanol y agua. Después se extrae el agua mediante destilación, utilizando calor, para que quede únicamente el producto final: metanol puro». El agua puede reutilizarse para otros fines. El metanol así obtenido (denominado e-metanol) es idéntico químicamente al normal y comparte las mismas aplicaciones. Sin embargo, el método de Circlenergy utiliza CO2 residual que, en caso contrario, se emitiría a la atmósfera.

Uso de electricidad ecológica

El proceso emplea entre 10 y 11 MWh de electricidad por tonelada de metanol producido. Para satisfacer esta demanda, emplea electricidad generada de diversas fuentes sostenibles, incluyendo energía eólica y solar. Esas fuentes son más eficientes térmicamente que el carbón; además, su utilización reduce la huella de carbono del e-metanol. Al comienzo del proyecto, en 2019, el proceso tenía un nivel de preparación tecnológica (TRL 7), que se obtiene cuando se ha puesto a prueba un prototipo de sistema en un entorno operativo y, durante el proyecto, los investigadores lograron alcanzar un TRL 8, es decir, el sistema está completo y cualificado. Ahora el grupo está listo para avanzar a la fase final. El equipo de Circlenergy tiene previsto empezar a construir en 2022 una planta a escala completa en Noruega. Serán las instalaciones de combustible sintético más grandes del mundo en utilizar energías renovables y emisiones de carbono residuales. «La planta capturará unas 150 000 toneladas de CO2 al año, el equivalente a retirar de la carretera 56 000 vehículos alimentados por combustibles fósiles», añade Sigurbjörnsson. Además, producirá anualmente 100 000 toneladas de e-metanol y generará su propio hidrógeno mediante electricidad de origen renovable. El equipo, que tiene previsto construir 2 plantas más en China, calcula que en 2024 la tecnología desarrollada servirá para producir un total de 500 000 toneladas de metanol al año a partir de emisiones de CO2 recicladas. Las nuevas plantas fabricarán metanol de forma sostenible y, es más, utilizando carbono residual que, en caso contrario, acabaría en la atmósfera. En definitiva, alcanzarán una reducción significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Palabras clave

Circlenergy, metanol, combustible, e-metanol, carbono, fabricación, carbono residual, materiales renovables, Emissions-to-Liquids

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación