Skip to main content

Climbing the Asian Water Tower

Article Category

Article available in the folowing languages:

Caracterización del depósito de agua de Asia

El ciclo hidrológico de la región de las altas montañas de Asia contiene claves sobre cómo el cambio climático podría repercutir en el aprovisionamiento de agua y los desastres naturales para los millones de personas que residen más abajo. Mediante la mezcla de métodos de investigación, que incluyen algunas novedades tecnológicas, el proyecto CAT ha generado los datos necesarios para una modelización precisa.

Cambio climático y medio ambiente

La región llamada High Mountain Asia (HMA), que incluye el Himalaya, es el depósito de agua de Asia. El agua se almacena en forma de nieve y glaciares y en diez grandes ríos, incluido el Ganges, que nace allí. Dado que alrededor del 20 % de la población mundial vive en cuencas fluviales situadas debajo de la región HMA, comprender los ciclos hidrológicos a grandes altitudes es sumamente importante. Los cambios determinan el aprovisionamiento de agua, pero también pueden provocar daños, como las recientes inundaciones de Uttarakhand. Con todo, la lejanía e inaccesibilidad de esta región dificultan realizar mediciones de los glaciares, la nieve, el clima en la montaña y la hidrología. El proyecto CAT, que recibió el apoyo del Consejo Europeo de Investigación, combinó observaciones de campo a gran altitud con detección satelital remota de masas de glaciares y nieve. «Fuimos también los primeros en utilizar drones para observar la dinámica glacial, ahora ampliamente utilizados en la región», explica Walter Immerzeel, catedrático de Geociencia en la Universidad de Utrecht y coordinador de este proyecto financiado con fondos europeos. Estos datos aportaron información para modelos hidrometeorológicos detallados capaces de hacer predicciones sobre el posible impacto hidrológico de los cambios de los patrones meteorológicos en las montañas debido al cambio climático. Los primeros resultados del proyecto se incorporaron a un estudio clave, publicado en la revista «Nature», en el que se determinó que, incluso si se consigue el umbral de 1,5 °C, un 36 % del volumen de hielo desaparecerá a finales de siglo. Si dicho umbral no se alcanza, las previsiones de CAT son de entre el 49 y el 64 %. Además, dado que la región HMA se calienta más rápidamente que la media mundial, un incremento mundial de 1,5 °C daría lugar a un incremento regional de 2,1 °C.

Zonas, volúmenes y cambios de los glaciares

El equipo de CAT se centró en particular en los glaciares rocosos y cubiertos por detritos y sedimentos, que prevalecen en el Himalaya. Los detritos afectan a las velocidades de deshielo, ya que las capas gruesas aíslan el hielo, lo cual reduce el deshielo; mientras que las capas finas oscurecen la superficie y reducen su reflectancia y, por lo tanto, aceleran el deshielo. Se hicieron volar drones cada seis meses para inspeccionar los glaciares. Los datos se emplearon para modelos que reconstruían la elevación de la superficie de los glaciares e hicieron el seguimiento de los cambios y la variabilidad del deshielo. Una red de pluviómetros tomó las mediciones de las precipitaciones en forma de lluvia y nieve. La medición de las propiedades de la nieve como las tasas de sublimación, las temperaturas y las profundidades ayudaron a establecer la interacción con las variables atmosféricas y la velocidad del deshielo, lo cual es crucial para validar las simulaciones atmosféricas. «Al comprender cómo los patrones meteorológicos atmosféricos a gran escala, junto con los glaciares cubiertos por detritos y la sublimación de la nieve influyen en el ciclo hidrológico a gran altitud, podemos saber cómo los glaciares y las capas de nieve de la región podrían responder al cambio climático y repercutir en la disponibilidad hídrica», añade Immerzeel. Contrariamente a lo esperado, un hallazgo clave fue que el cambio climático generará más agua en los próximos decenios a medida que se deshielan los glaciares y aumentan las precipitaciones. Otro hallazgo hace referencia a una zona de la región HMA en la que confluyen las cordilleras del Karakórum, Pamir y Kunlun Shan, y donde los glaciares crecen y ganan masa. «Esto se debió al aumento del riego empleando las reservas de aguas subterráneas. Mostramos cómo en la cuenca del Tarim (China), el riego afectó directamente al crecimiento de los glaciares debido a que se evapora más agua y aumenta la humedad atmosférica, lo cual genera más nubes y nevadas en las montañas», explica Immerzeel.

Preparación para los extremos

En la actualidad, el equipo trabaja con el Centro Internacional de Desarrollo Integrado de las Montañas en Katmandú, un instituto de conocimientos de los principales responsables de la toma de decisiones. Un resultado destacable de ello es el informe «The Hindu Kush Himalaya Assessment: Mountains, Climate Change, Sustainability and People», un informe emblemático que presenta los hallazgos del proyecto CAT. «El principal desafío regional es hacer frente a los extremos meteorológicos en las montañas, los cuales podrían traer más inundaciones, corrimientos de tierras y hundimientos de glaciares. Ahora estoy centrado en el papel del cambio climático y la mayor vulnerabilidad de las personas y las infraestructuras», concluye Immerzeel.

Palabras clave

CAT, Asia, agua, cambio climático, nieve, hielo, glaciar, dron, detritos, deshielo, sublimación

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación