Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

¿Si planto un bonsái en el suelo, crecerá hasta alcanzar el tamaño de un árbol normal?

Hay plantas de todas las formas y tamaños, e incluso puede conseguirse que un poderoso roble no llegue a superar el tamaño de un gato doméstico. Nuestro experto Robert Sablowski revela si hay un imponente gigante esperando salir de su bonsái.

Alimentos y recursos naturales

Es una pregunta que muchos de nosotros nos hemos planteado mientras nos maravillábamos ante un bonsái bien podado. Si es una versión en miniatura de un árbol grande, ¿plantarlo en el suelo liberaría su verdadero potencial? La respuesta es sí, probablemente. «El desarrollo vegetal tiene fama de ser muy flexible y depender en gran medida del entorno», declara Sablowski, responsable del Departamento de Biología Celular y del Desarrollo en el Centro John Innes. «El tamaño reducido de un bonsái se debe a que está sometido a una presión y limitación constantes», añade. La expresión física de la mayoría de los organismos vivos, el fenotipo, es el resultado de una combinación de instrucciones genéticas y el entorno circundante. Las personas crecen a partir de un plan genético que se ejecuta mientras somos embriones, con relativamente poco desarrollo después del nacimiento. En cambio, las plantas forman constantemente nuevos órganos como hojas, raíces y flores, los cuales se originan a lo largo de la vida de la planta a partir de estructuras denominadas meristemos. Este rebrote constante a partir de la fuente es lo que les confiere tanta flexibilidad. «Cada momento es una nueva oportunidad para responder a un cambio en el entorno», explica Sablowski. Las células meristemáticas de los bonsáis son iguales que las de sus homólogos de mayor tamaño, con instrucciones genéticas similares. «Si se les da acceso a nutrientes suficientes, luz y agua, intentarán hacer lo que están programados para hacer: producir un árbol de tamaño normal». A través del proyecto financiado con fondos europeos SOS-CROPS, Sablowski investigó algunos de los fundamentos genéticos que controlan el crecimiento de las plantas. Las plantas de cultivo más cortas producen semillas mejores en agricultura, ya que las versiones más altas son más vulnerables a los elementos como el viento y la lluvia. Por consiguiente, los agrónomos han desarrollado versiones de menor tamaño, pero esto puede dar lugar a efectos secundarios no deseados. El equipo de Sablowski intentó sobreactivar un gen que controla el crecimiento del tallo como una forma alternativa para producir una planta más corta. Su trabajo arrojó luz sobre la forma en que las plantas controlan su tamaño. Si están pensando en hacer que su bonsái se haga grande, Sablowski avisa de que, si bien la planta debería alcanzar todo su potencial, podría darse un pequeño contratiempo arquitectónico: «Puede que vea los restos de un pequeño tronco de bonsái en la parte inferior del árbol». Mejor plantarlo a resguardo del viento. Haga clic aquí para obtener más información sobre la investigación de Robert Sablowski: La altura y forma de las plantas, ¿son genéticas?

Palabras clave

SOS-CROPS, planta, crecimiento, genes, bonsái, árbol, genético