Skip to main content

Advanced Atmospheric Carbon Capture Technology

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una nueva tecnología aspira a capturar CO2 del aire

Un nuevo dispositivo diseñado por investigadores de la Unión Europea, que actúa de forma parecida a un filtro de aire, puede instalarse en una instalación industrial o un centro de procesamiento de datos para adsorber CO2 directamente desde la atmósfera.

Cambio climático y medio ambiente

La Unión Europea (UE) se ha marcado el ambicioso objetivo de recortar las emisiones de gases de efecto invernadero en, al menos, un 55 % de aquí a 2030 y, con ello, llegar a ser climáticamente neutra en 2050. Para lograr este objetivo, la UE no solo pretende reducir las emisiones de carbono, sino que también busca la posibilidad de capturar el dióxido de carbono (CO2) del aire. Wolfgang Schmitt, profesor en el Trinity College de Dublín, comenta: «La captura del carbono es el proceso de atrapar las emisiones de CO2 en su origen, como en una planta industrial o directamente del aire. El CO2 puede capturarse bajo tierra, utilizarse o transformarse». Si bien la captura de carbono tiene el potencial para ser un medio adicional de luchar contra el cambio climático, sigue siendo, en gran medida, nada más que una teoría. Sin embargo, esto podría cambiar pronto, en parte gracias a los nuevos avances tecnológicos como los del proyecto AACCT, financiado con fondos europeos. El proyecto ha diseñado un nuevo dispositivo que captura el CO2 directamente del aire. Sébastien Vaesen, el ingeniero investigador posdoctoral que ha trabajado junto con Schmitt en el proyecto, explica: «La solución se basa en materiales porosos que actúan de la misma forma que un filtro de aire, adsorbiendo el CO2 de la atmósfera».

Logros y limitaciones

Según Vaesen, la solución de AACCT es, básicamente, un cartucho cilíndrico delgado y hueco relleno de innovadores materiales porosos. Vaesen comenta: «La solución, instalada directamente en un emplazamiento industrial o en un centro informático de procesamiento de datos, filtra el CO2 del aire y utiliza vacío y calor para regenerar los materiales y, de esa forma, produce CO2 puro». Durante el proyecto, que fue respaldado por el Consejo Europeo de Investigación, los investigadores crearon y probaron un prototipo independiente y un modelo de demostración del dispositivo. Schmitt añade: «Al realizar con éxito la captura y liberación cíclicas del CO2 del aire, demostramos que no solo la tecnología funciona, sino, lo que es más importante, que puede ampliarse». A pesar de su éxito, el prototipo también mostró algunas limitaciones, especialmente en lo relativo a la transferencia de calor que se produce dentro del cartucho. Vaesen destaca: «Debido a que nuestro uso de un sistema de calentamiento externo redujo la velocidad del paso de regeneración, la productividad general del sistema se disminuyó». Para superar esta limitación, el equipo volvió a la mesa de diseño y desarrolló un nuevo diseño que cuenta con elementos calefactores internos. Vaesen apunta: «Estos elementos calefactores internos no solo resuelven el problema de la transferencia de calor, sino que también aceleran significativamente el paso de regeneración del proceso». Este innovador diseño ha sido patentado.

Con la mirada en la comercialización

Lo que empezó como un simple diagrama en la pantalla de un ordenador se ha convertido en una solución totalmente diseñada, construida y funcional de captura de carbono. Sin embargo, tal y como Schmitt se encarga de destacar rápidamente, todavía queda mucho trabajo por hacer. Schmitt comenta: «Actualmente, nos encontramos en pleno proceso de desarrollo de un demostrador de tamaño industrial y estamos entablando conversaciones con empresas multinacionales interesadas en ofrecer centros de pruebas para la solución». Con la mirada puesta en la comercialización, los investigadores del proyecto están tratando de forma activa de atraer posibles inversores. También se encuentran en las primeras etapas de la identificación de las mejores rutas de acceso al mercado, incluida la posible creación de una empresa derivada. Schmitt concluye: «Esperamos que, en el futuro, esta tecnología se aplique a escala para ayudar a combatir el cambio climático».

Palabras clave

AACCT, emisiones de gases de efecto invernadero, emisiones de carbono, dióxido de carbono, CO2, captura de carbono, cambio climático

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación