Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Análisis del panorama fragmentado de los datos de biodiversidad de Europa

¿Qué se puede hacer para mejorar la vigilancia de la biodiversidad en Europa? Un nuevo informe evalúa los métodos de vigilancia actuales y sus desafíos, e identifica soluciones para superarlos.

Cambio climático y medio ambiente

¿Con qué eficacia fundamentan los datos europeos de biodiversidad las políticas de la Unión Europea (UE)? Un análisis reciente respaldado por el proyecto EuropaBON, financiado con fondos europeos, determinó que el panorama de los datos de biodiversidad es desigual e incapaz de dar respuesta fácilmente a las cuestiones políticas pertinentes. Con el título «Europa Biodiversity Observation Network: User and Policy Needs Assessment» («Red de observación de la biodiversidad de Europa: Evaluación de necesidades políticas y usuarios»), el análisis completo y el informe identifican los problemas que los distintos países europeos y los organismos pertinentes de la UE afrontan en relación con la vigilancia de la biodiversidad. En el panorama de datos altamente fragmentado de la UE, los distintos métodos utilizados para recopilar y analizar los datos de biodiversidad hacen que comparar información de distintos países europeos resulte prácticamente imposible. «Además, muchos países tienen dificultades incluso para cumplir con la mínima vigilancia de la biodiversidad exigida por la Comisión Europea», señala el coautor principal del análisis, el catedrático Henrique Pereira de la Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg de Alemania, coordinadora del proyecto EuropaBON, en una nota de prensa publicada en el sitio web «EurekAlert!». «Los motivos son variados: infrafinanciación, capacidades técnicas insuficientes, falta de apoyo por parte de los objetivos políticos a largo plazo, inaccesibilidad a los datos de los sectores agrícola, energético y pesquero, pero también cierto escepticismo en relación con cambiar los métodos existentes», señala la primera coautora, Juliette Martin del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) de Austria, socio de EuropaBON. Los programas de vigilancia suelen centrarse en especies y en zonas protegidas, mientras que se presta menos atención a los hábitats y los ecosistemas, y la diversidad genética todavía se vigila con menos frecuencia.

Una imagen completa de la vigilancia de la biodiversidad europea

Para realizar el informe, los investigadores consultaron a más de trescientos cincuenta expertos en política, ciencia y protección medioambiental. Además de entender mejor los métodos de vigilancia actuales y las dificultades relacionadas con ellos, también tenían como objetivo identificar soluciones para superarlas. «Las respuestas dibujan un panorama completo de la situación actual en muchos países europeos y ahora sirven de base para el diseño de una nueva red de vigilancia de la biodiversidad multinacional en Europa», señala Ian McCallum, investigador del IIASA y coautor principal, en la misma nota de prensa. Algunas de las soluciones son centrarse en una coordinación global, una cooperación y una sincronización mejores de los esfuerzos de vigilancia, un aumento de la recopilación de datos, una mejor normalización e intercambio de datos, y un mayor uso de modelos y nuevas tecnologías. «Sin embargo, estas soluciones tan solo pueden materializarse con financiación específica y desarrollo de capacidades, en coordinación con todas las partes interesadas», indican los autores en el informe completo. Se necesitan datos sobre biodiversidad coherentes y de alta calidad para garantizar que las políticas estén integradas en los distintos sectores y que se cumplan los objetivos de la Estrategia sobre Biodiversidad para 2030 de la UE. El análisis enumera las quince variables de biodiversidad esenciales y de servicios ecosistémicos esenciales que las partes interesadas consideraron más pertinentes para las necesidades políticas. Las variables incluían: abundancia de especies de aves, mamíferos y peces marinos; distribuciones de especies vegetales, peces de agua dulce, mamíferos y especies invasivas; distribución de hábitats; cambio de uso de la tierra; abundancia de la comunidad polinizadora; y regulación de la calidad del agua. Otras variables clave eran el contenido de carbono subterráneo, la captura de peces, el valor económico de la polinización y la dispersión de semillas, y la proliferaciones algales nocivas. Sin embargo, la mayoría de las variables mejor clasificadas o bien no se vigilan adecuadamente o no se vigilan en absoluto. Los hallazgos del informe respaldarán a los socios de EuropaBON (Europa Biodiversity Observation Network: integrating data streams to support policy) en sus esfuerzos por seleccionar variables esenciales de biodiversidad y de servicios ecosistémicos, identificar las deficiencias de vigilancia de los métodos actuales y codiseñar los flujos de trabajo con las distintas partes interesadas. El proyecto finaliza en noviembre de 2023. Para más información, consulte: Sitio web del proyecto EuropaBON

Palabras clave

EuropaBON, biodiversidad, vigilancia, datos, ecosistema, política