Skip to main content

Investing in the Arctic: the affective and temporal contradictions of work, mobility and inequality in northern peripheries

Article Category

Article available in the folowing languages:

Para tener una buena vida, algunos trabajadores se dirigen al Ártico

Los lugares considerados periféricos, como el Ártico, son cruciales para comprender las contradicciones temporales de la economía mundial financiarizada.

Sociedad

Con la incertidumbre económica, el desempleo generalizado, una precariedad laboral cada vez mayor, una pandemia mundial y ahora la guerra en Europa, ¿es de extrañar que muchos europeos sean pesimistas sobre el futuro? «Dado que estas crisis han roto las vías tradicionales de la movilidad ascendente, existe un debate entre quienes creen que no hay futuro por el que trabajar y los que todavía esperan un futuro lucrativo», comenta Kori Allan, investigadora principal del proyecto ArcticLabourTime, coordinado por la Universidad de Jyväskylä en Finlandia. Sin embargo, ¿hasta qué punto las dimensiones afectiva y temporal de las expectativas de una persona sobre el futuro repercuten en cómo esta se dedica (o renuncia) a un tipo concreto de trabajo? Para responder a esta pregunta, Allan miró hacia el norte, hasta el Ártico. «Los lugares considerados periféricos, como gran parte del Ártico, nunca han sido objeto de las mismas expectativas de prosperidad que han dominado gran parte de nuestra conciencia de industrialización de posguerra», añade la investigadora. «Por lo tanto, estos lugares son fundamentales para comprender las contradicciones temporales de la economía mundial». A través del proyecto ArcticLabourTime, que se emprendió con el apoyo de las Acciones Marie Skłodowska-Curie, Allan estudió el Ártico finlandés, que actualmente registra una afluencia de inversiones que capitalizan los extraordinarios recursos naturales de la región.

Migración por estilo de vida frente a migración laboral

La investigación etnográfica exhaustiva de Allan se centró en un municipio de Laponia que se está convirtiendo rápidamente en un destino turístico. A pesar de que allí abunda la naturaleza, las personas escasean, lo cual significa que, para satisfacer esta creciente demanda, las empresas y otras partes interesadas dependen de la movilidad laboral. «Los propietarios de grandes negocios gestionan la estacionalidad del turismo, en parte contratando a trabajadores de temporada del sur de Finlandia, pero también cada vez más del extranjero», señala la investigadora. «Los responsables de la contratación y los Gobiernos intentan atraer empresarios y trabajadores extranjeros vendiéndoles “la buena vida” que pueden encontrar en el Ártico». Tal y como explica Allan, la migración por estilo de vida (la de las personas que se trasladan en busca de una forma de vida más plena o mejor) suele diferenciarse de la migración laboral. Con todo, en el caso de Laponia, donde el trabajo y la vida están íntimamente integrados, ambas están estrechamente entrelazadas. Allan comenta: «El trabajo aquí es muy estacional, lo cual suele propiciar la movilidad laboral. Sin embargo, la mayoría de las personas que vienen a trabajar están más que dispuestas a intercambiar seguridad laboral y futuros laborales estables por la oportunidad de trabajar en la naturaleza y tener un estilo de vida más acorde con sus ideales». Además, señala cómo esto permite que las empresas laponas establecidas contraten mano de obra relativamente barata. También indica que, en algunos casos, los mismos migrantes establecen sus propios pequeños negocios y proyectos empresariales. El resultado es la creación de un ecosistema híbrido entre estilo de vida y trabajo que ha pasado a atraer a la zona a personas con distintos tipos de movilidad laboral, incluidos los «nómadas digitales» y profesionales independientes.

Priorización de la calidad de vida frente al beneficio

Esta investigación, para la que Allan residió en Laponia, arroja nueva luz sobre cómo los trabajadores y los propietarios de pequeños negocios intentan gestionar la seguridad laboral mediante la creación de un estilo de vida que antepone el bienestar y la sostenibilidad. Al mismo tiempo, Allan vio que muchos propietarios de pequeños negocios no intentan maximizar los beneficios, sino que tratan de incorporar un estilo de vida particular en el sistema capitalista. La investigadora concluye: «Mi trabajo muestra cómo las personas intentan abordar los vaivenes del capitalismo de nuevas maneras, a la vez que ponen a prueba los límites y los puntos fuertes de la inversión de impacto/basada en valores. En un mundo pospandémico que necesita desesperadamente hacer frente al cambio climático, es indispensable considerar cómo invertir en un futuro que valore la mejora de las condiciones de vida por encima de los beneficios».

Palabras clave

ArcticLabourTime, movilidad laboral, capitalismo, migración por estilo de vida, Laponia, Ártico, nómada digital, profesional independiente, turismo, seguridad laboral

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación