Skip to main content

A real-time forecast decision support system for the food supply chain

Article Category

Article available in the folowing languages:

Reducir los desperdicios a lo largo de la cadena de suministro de alimentos

Gracias al proyecto FreshProof, pronto se hará realidad un sistema innovador para predecir la vida útil restante de los productos agroalimentarios a lo largo de las cadenas de suministro.

Alimentos y recursos naturales

Una parte considerable de los alimentos producidos en todo el mundo nunca llega al estómago de los consumidores. De hecho, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, cada año, se pierden o se desperdician 1 300 millones de toneladas de alimentos. Una de las principales razones detrás de este hecho son los problemas sin resolver de la cadena de suministro. El proyecto financiado con fondos europeos FreshProof, que contó con el apoyo de las Acciones Marie Skłodowska-Curie (MSCA, por sus siglas en inglés), proporciona una tecnología novedosa que aborda las ineficiencias de la cadena de suministro. «Nuestro objetivo principal era desarrollar un método de sistemas para abordar las ineficiencias en las cadenas de suministros de alimentos frescos que, en la actualidad, son responsables de la enorme e innecesaria cantidad de desperdicio alimentario», explica Anastasia Ktenioudaki, beneficiaria de una beca de investigación MSCA. Para ello, el equipo de FreshProof se centró en el desarrollo de un sistema de apoyo a las decisiones predictivo y, de este modo, implantar un sistema no fragmentado capaz de predecir la vida útil restante de los productos a medida que avanzan por la cadena de suministro. «Este método apoyará de forma directa la adopción de la estrategia “el primero que caduca, el primero que sale”, al tiempo que permitirá incorporar las condiciones previas y posteriores a la cosecha, algo que hoy día no existe y que no se tiene en cuenta en los sistemas comerciales de la cadena de suministro ni en las estrategias de reducción de desperdicios de alimentos», observa Ktenioudaki.

Las fresas en el centro de atención

El equipo de FreshProof empleó las fresas como producto modelo. Se identificaron los factores principales que afectan a la vida útil y la calidad de las fresas y se incorporaron al sistema como puntos críticos de interés. Una vez identificados, estos factores se analizaron e incorporaron en los modelos de predicción. «También cuantificamos la calidad nutricional, la “calidad oculta”, la pérdida de fresas, y evaluamos una cámara hiperespectral de vanguardia para investigar el potencial de predicción de la vida útil mediante la tecnología de obtención de imágenes hiperespectrales», observa Ktenioudaki. Los resultados del ensayo de la tecnología de obtención de imágenes hiperespectrales fueron prometedores. «Nuestros descubrimientos podrían permitir desarrollar una herramienta para la estimación rápida, no destructiva y precisa de la vida útil», agrega Ktenioudaki. El empleo de una cámara hiperespectral portátil reveló la posibilidad de utilizar imágenes y espectros recopilados en cualquier punto de la cadena de suministro para predecir la vida útil restante a partir de ese punto. Un sistema de este tipo podría suponer un punto de inflexión en la gestión integral de la cadena de suministro. El establecimiento de un vínculo crítico entre las condiciones ambientales previas a la cosecha y su efecto en la vida útil constituyó otro de los resultados principales del proyecto. «Las condiciones previas a la cosecha han tenido una importancia enorme a la hora de determinar la calidad de los productos frescos, en este caso, las fresas. Con todo, no se incorporan en los sistemas comerciales actuales de la cadena de suministro. El método para integrar las condiciones previas y posteriores a la cosecha en una única herramienta de apoyo a la toma de decisiones ofrece conocimientos básicos para diseñar la cadena de suministro», apunta Ktenioudaki.

Expansión a otros productos

«Prevemos que puedan incorporarse otras frutas y hortalizas muy perecederas a la plataforma FreshProof», afirma Ktenioudaki. Esto podría ayudar a abordar las ineficiencias de la cadena de suministro a escala lo que, a su vez, podría reducir el desperdicio alimentario evitable y solucionar los retos de seguridad alimentaria actuales relacionados con la accesibilidad y la disponibilidad de alimentos para una población en aumento. En cuanto a los próximos pasos, Ktenioudaki concluye: «Estamos capitalizando las capacidades y las competencias adquiridas durante la beca de investigación a fin de garantizar la máxima repercusión comercial e innovadora de la investigación y el desarrollo». El equipo de FreshProof ha logrado financiación adicional para estudiar el desarrollo de sistemas de imagenología convencionales y asequibles (teléfonos móviles), combinados con inteligencia artificial, para predecir la vida útil restante de los alimentos.

Palabras clave

FreshProof, cadena de suministro, vida útil, desperdicio de alimentos, fresas, obtención de imágenes hiperespectrales, sistema de apoyo a las decisiones predictivo

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación