Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una mejor dieta y menos fármacos para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad

¿Puede un cambio en la dieta de los niños servir para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)? Un estudio respaldado por la Unión Europea investiga dos alternativas dietéticas para responder a esa pregunta.

Sociedad
Salud

Los tratamientos estándar para el TDAH son los fármacos, la terapia conductual y los servicios de asesoramiento y educación. Sin embargo, a causa de las dudas sobre las ventajas a largo plazo de estos tratamientos para los niños con TDAH, así como de las crecientes preocupaciones por el incremento de la emisión de recetas y los efectos secundarios a largo plazo de la medicación, algunos investigadores han comenzado a centrar su atención en la dieta. Un estudio comparativo aleatorizado llevado a cabo en los Países Bajos está proporcionando información sobre la viabilidad y eficacia de los tratamientos dietéticos para el TDAH. Con el apoyo del proyecto financiado con fondos europeos Eat2beNICE, el estudio compara los efectos a corto plazo (cinco semanas) y a largo plazo (un año) de dos intervenciones dietéticas: una dieta saludable estricta y una dieta de eliminación con asistencia clínica estándar en ciento sesenta y dos niños con TDAH. Los resultados muestran que una dieta saludable puede constituir un tratamiento adicional eficaz para el TDAH. Un artículo científico publicado en la revista «BMC Psychiatry» describe en detalle la idea subyacente, el diseño del estudio y los métodos del estudio comparativo.

Retirada de alimentos o, simplemente, una dieta saludable

Todos sabemos cómo es una dieta saludable: frutas y hortalizas abundantes, productos de cereales integrales, menos carne, líquidos y lácteos suficientes, y una cantidad limitada de grasas para untar y cocinar. Una dieta de eliminación, la otra alternativa dietética del estudio, se basa en la idea de que ciertos alimentos o grupos de alimentos desencadenan los síntomas del TDAH. Para identificarlos, se eliminaron de la dieta de los niños durante cinco semanas los posibles culpables, como el gluten, los aromas artificiales y el azúcar. Después, estos alimentos se reintrodujeron lentamente a lo largo de doce meses para identificar cuáles estaban provocando o empeorando los síntomas. Tal como explican en un artículo en la publicación digital «Open Access Government» los investigadores del Centro Médico Universitario Radboud (Países Bajos), entidad coordinadora del proyecto Eat2beNICE, «los niños que comenzaron con cualquiera de las intervenciones dietéticas utilizaron menos medicación que aquellos que solo recibieron la asistencia estándar; además, su salud general mejoró, incluso tras dejar la dieta. La diete saludable tuvo al menos la misma eficacia que la dieta de eliminación y era más sencilla para las familias». De hecho, la dieta saludable obtuvo resultados mucho mejores que la dieta de eliminación. Tras 5 semanas, el 34 % de los niños con TDAH respondieron a la dieta de eliminación, mientras que la cifra en el caso de la dieta saludable ascendió a un 51 %. Además, mientras que la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y los síntomas somáticos de los niños que recibieron la asistencia clínica estándar empeoraron durante ese período, en los grupos de intervención dietética mejoraron. Los autores declaran: «Los resultados a largo plazo apuntan en la misma dirección. Después de un año, la mayoría de los niños dejaron de seguir las estrictas restricciones dietéticas. A pesar de ello, el grupo que había comenzado la dieta saludable registró unos síntomas del TDAH y unas dificultades para regular sus emociones prácticamente iguales, o más leves, que el grupo que recibió la asistencia habitual. Los niños de ambos grupos alimentarios también utilizaron menos medicación que el grupo de asistencia estándar tras un año». Los autores concluyen diciendo: «una dieta saludable puede constituir un tratamiento beneficioso para niños con TDAH que reciben la asistencia clínica estándar». La recomiendan especialmente «para los niños de menos edad con un TDAH de tipo combinado y más grave, cuyos padres tengan una actitud positiva hacia las intervenciones alimentarias y los recursos para ponerla en práctica». El proyecto Eat2beNICE (Effects of Nutrition and Lifestyle on Impulsive, Compulsive, and Externalizing behaviours) finaliza en febrero de 2023. Para más información, consulte: Sitio web del proyecto Eat2beNICE

Palabras clave

Eat2beNICE, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, TDAH, niño, dieta

Artículos conexos