Skip to main content
European Commission logo print header

Understanding the drivers of cybercriminality, and new methods to prevent, investigate and mitigate cybercriminal behaviour

Article Category

Article available in the following languages:

Comprender qué fomenta el comportamiento de los ciberdelincuentes

La lucha contra la ciberdelincuencia empieza por comprender los factores técnicos y humanos que fomentan el comportamiento ciberdelictivo, sobre todo en los jóvenes.

Seguridad icon Seguridad

Del mismo modo que la conectividad se ha hecho constante, también lo ha hecho la amenaza de la ciberseguridad. De hecho, las nuevas plataformas delictivas y el auge de la economía de la ciberdelincuencia han generado casi 1,5 billones de euros en beneficios ilícitos obtenidos, blanqueados, gastados y reinvertidos por los ciberdelincuentes. «Las generaciones más jóvenes, que suelen estar muy familiarizadas con la tecnología digital, pueden ser más complacientes con la ciberseguridad», afirma David Wright, fundador y director de investigación de Trilateral Research. «Pero además de ser víctimas, esta generación también corre un mayor riesgo de entrar en una vida de ciberdelincuencia». Según Wright, la lucha eficaz contra la ciberdelincuencia empieza por entender los factores técnicos y humanos que fomentan el comportamiento ciberdelictivo, y eso es exactamente lo que se propuso el equipo del proyecto CC-DRIVER, financiado con fondos europeos. «Además de comprender qué fomenta la ciberdelincuencia, en este proyecto también se investigaron métodos para prevenir, analizar y mitigar el comportamiento ciberdelictivo y se formularon recomendaciones sobre la evaluación de las repercusiones socioeconómicas de la ciberdelincuencia», añade Wright, coordinador del proyecto y recientemente investido doctor «honoris causa» en Derecho por la Universidad de Coventry.

Las fuerzas de seguridad ocupan un lugar central

En el proyecto multidisciplinar CC-DRIVER, que abarca campos como la psicología, la criminología, la antropología, la neurobiología y la ciberpsicología, se han producido más de cuarenta resultados, muchos de los cuales beneficiarán a las fuerzas de seguridad. «Al estar en la primera línea de la lucha contra la ciberdelincuencia, era esencial que las fuerzas de seguridad ocuparan un lugar central en este proyecto», explica Wright. Las fuerzas de seguridad dirigieron un grupo de trabajo dedicado a intercambiar ideas sobre cuestiones relacionadas con la ciberdelincuencia, redactar las mejores prácticas entre las fuerzas de seguridad y hacer recomendaciones sobre la mejor manera de asignar unos recursos a menudo escasos.

Juventud y ciberdelincuencia

Para conocer mejor el comportamiento, la actitud y la propensión a la ciberdelincuencia entre la juventud, el equipo del proyecto encuestó a 8 000 jóvenes de 8 países de la Unión Europea. Los investigadores descubrieron que el 46 % de los encuestados afirmaba haber cometido ya algún tipo de ciberdelito, ya fuera ciberintimidación, sexteo o ciberacoso. Muchos indicaron también haber sido víctimas de estos ciberdelitos, a menudo cometidos por un autor mayor. Los resultados se compartieron con Europol, Centros de Internet más seguros (Insafe) y la plataforma Better Internet for Kids.

Evaluación de la vulnerabilidad ante la ciberdelincuencia

Los socios del proyecto también crearon un cuestionario en línea original que los jóvenes y las organizaciones que los atienden pueden usar para evaluar su vulnerabilidad ante la ciberdelincuencia. «Esta métrica de autoevaluación de los jóvenes se diseñó para cumplir con múltiples propósitos. Puede utilizarse como herramienta educativa, para calibrar el talento técnico de cada uno e impulsar vías alternativas a fin de que los jóvenes se comprometan y utilicen sus habilidades técnicas», señala Wright. Junto con la métrica de autoevaluación, en el proyecto se creó una lista de comprobación que progenitores, cuidadores y educadores pueden utilizar para comprender mejor las rutas más comunes hacia la ciberdelincuencia. Estos recursos ya están disponibles en todos los centros Insafe.

Colaboración que produce resultados

Estos son solo algunos de los resultados del proyecto. En el sitio web del proyecto se pueden encontrar muchos otros. «Gracias a la excelente colaboración entre nuestros socios, el equipo del proyecto CC-DRIVER ha obtenido numerosos resultados sobre los factores humanos y técnicos de la ciberdelincuencia que seguirán siendo de utilidad para las fuerzas de seguridad, los científicos y los responsables políticos. Esperamos que la Comisión Europea y la Agencia de la Unión Europea para la Ciberseguridad (ENISA, por sus siglas en inglés) tengan en cuenta nuestras recomendaciones para abordar mejor este reto crítico», concluye Wright.

Palabras clave

CC-DRIVER, ciberseguridad, ciberdelincuencia, ciberdelincuentes, criminología, fuerzas de seguridad, ciberintimidación, Europol, Insafe, Better Internet for Kids, ENISA

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación