Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una vacuna contra el virus de la hepatitis C

El virus de la hepatitis C (VHC) es una enfermedad inflamatoria que se transmite por la sangre y afecta a entre el 0,4 por ciento y el 2 por ciento de la población mundial. Algo menos de la mitad acaban siendo casos crónicos, el 20 por ciento de los cuales degeneran en cirrosis hepática. El VHC también produce carcinomas hepatocelulares. Pues bien, del análisis de la respuesta inmune específica contra el VHC se ha inferido una nueva estrategia que contribuye a diseñar una vacuna contra el VHC.

Salud

El VHC, virus del ARN, acusa un elevado grado de variabilidad de secuencia entre genotipos. En el estudio de su actividad, los investigadores han tenido muchos problemas para activar y multiplicar in vitro linfocitos T citotóxicos (LTC), en su intento de copiar la presentación antigénica de LTC producida en condiciones de infección natural. Además, los hepatocitos infectados primarios no sirven como células diana ni estimuladores para el análisis de LTC. En este contexto un grupo de expertos se dedicó exclusivamente a especificar los componentes que intervienen en la inmunidad protectora para el desarrollo de estrategias vacunales, recalcando los factores capaces de afectar al aclaramiento viral y la enfermedad hepática. El papel de la respuesta inmune en el desarrollo de la infección por VHC sigue siendo un misterio sin dilucidar. Asimismo los científicos necesitaban averiguar si la variación antigénica hallada entre distintos genotipos de VHC contribuía a la patogénesis de la hepatitis C. Así, el equipo emprendió la caracterización de la respuesta inmune a las diferentes proteínas del VHC en dos grupos de sujetos: pacientes con infección aguda que se recuperaron y pacientes que desarrollaron una infección crónica. Los investigadores midieron la respuesta inmune en ambos casos, esto es, el aclaramiento viral y la patogénesis de la enfermedad hepática. Durante los estudios, el equipo identificó la especificidad antigénica y las funciones de efector de las respuestas de células T restringidas por HLA de clase I y II al VHC en la sangre periférica y en el hígado. También llevó a cabo un análisis cuantitativo (ELISA) y cualitativo (neutralización) de los aspectos de las respuestas de anticuerpos séricos al VHC. En estudios anteriores se había establecido el mapa de las secuencias de aminoácidos (epitopos) en los distintos antígenos del VHC, que son los responsables de las respuestas de células T y B en el curso de infecciones agudas y crónicas por VHC. No sólo eso, sino que el equipo supo determinar el efecto de estas respuestas en el aclaramiento viral y la actividad de la enfermedad. Siendo así, ya se conoce mejor la conexión existente entre variable de secuencias virales y persistencia viral, y patogenia de la enfermedad. Los efectos de los estudios se dejarán sentir en muchos ámbitos, empezando con la inmunología, biotecnología y la industria farmacéutica, al presentar una opción aprovechable para el diseño de vacunas efectivas en poblaciones con diversos antecedentes de HLA. También cabe la posibilidad de manipular la caracterización de la sensibilidad inmune a los distintos antígenos del VHC para diseñar estrategias preventivas eficaces contra la infección por VHC.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación