Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una preocupación común para los buques que transitan por aguas árticas heladas

Las iniciativas internacionales pueden contribuir positivamente a mitigar el efecto global del desarrollo industrial en las regiones árticas. Al promover un diálogo directo entre representantes industriales y portavoces de la zona, el proyecto ARCOP, financiado con fondos comunitarios, cumple una destacada función de mediación.

Cambio climático y medio ambiente

En un ambiente de preocupación cada vez mayor por los rápidos cambios climáticos que tienen lugar en las regiones del Ártico, un grupo de especialistas en transporte marítimo e investigadores interesados en el hielo marino establecieron un marco de cooperación denominado ARCOP, «Plataforma operativa del Ártico». Esta iniciativa sentó las bases para solucionar las cuestiones de muy diversa naturaleza que tiene ante sí el transporte por el Ártico. Aunque el proyecto ARCOP abarcó la totalidad del Océano Ártico, una porción considerable de las actividades se centró en la ruta del Paso del Noreste que discurre paralela a la costa septentrional de Rusia. Ya desde los tiempos de la Unión Soviética, y ahora con la Federación de Rusia, ha habido un gran interés en estudiar y desarrollar el transporte marítimo por el Océano Ártico. La reciente aprobación de una nueva ley federal que trata sobre el Paso del Noreste es una buena muestra del interés de Rusia por ampliar la actividad en la zona del Océano Ártico. La perspectiva de exportar gas y petróleo por esta vía marítima resulta muy atractiva, pero para atraer a los posibles inversores primero habrá que resolver varias cuestiones. ARCOP tenía la finalidad de elaborar un estudio sobre los problemas que plantea el transporte marítimo por el Océano Ártico y que afectarían a las exportaciones de gas y petróleo. Por esta razón se estableció un foro de debate entre la Unión Europea y Rusia y también entre el sector privado y el científico con el fin de generar recomendaciones de interés común. Este foro internacional prestó atención a la perspectiva, cada vez más plausible, de transitar por el Océano Ártico. La información científica presentada sobre la evolución del hielo marino dio pie a afirmar que el transporte de gas y petróleo por el Paso del Noreste es viable desde las perspectivas tecnológica y medioambiental. No obstante hay aspectos relacionados con la seguridad, como la protección del medio ambiente ártico, que deben ser investigados. A grandes rasgos, las actividades marítimas en el Ártico están reguladas por la misma normativa en materia de seguridad que en el resto del mundo. Sin embargo se trata de una zona a la que sólo habían accedido buques diseñados especialmente para soportar las condiciones extremas que imponen el hielo y las bajas temperaturas. Accidentes como el del Prestige resaltan la necesidad de emprender iniciativas que refuercen la seguridad de las travesías por el Ártico. Una cuestión de especial relevancia es la disponibilidad de medios de rescate y de mitigación de la contaminación. Ante la falta de un Sistema de Identificación Automática (SIA), se necesitan herramientas nuevas de vigilancia marina y gestión del tráfico de embarcaciones. La agenda de investigación formulada al término del proyecto responde a la necesidad, reconocida por la comunidad internacional, de gestionar las actividades humanas de acuerdo con un planteamiento ecosistémico. Un aumento del transporte marítimo por el Ártico requerirá una armonización que garantice el desarrollo sostenible de las actividades relacionadas.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación