Skip to main content

Enabling protection for older children

Article Category

Article available in the folowing languages:

Nuevo maniquí de prueba de choque representativo de menores

Un equipo europeo ha desarrollado un nuevo maniquí de prueba de choque representativo de niños de entre diez y doce años. El estudio también analizó protocolos de ensayo y examinó las curvas de riesgo de lesión obtenidas tras la utilización del nuevo maniquí.

Transporte y movilidad

Las normativas de la Unión Europea requieren desde hace poco que los menores con una estatura de hasta 150 cm utilicen un sistema de retención infantil adaptado a su tamaño cuando viajen en vehículos equipados con cinturones de seguridad. Las pruebas se hacían antes con el obsoleto maniquí de la serie P, mientras que el maniquí de la serie Q, más reciente, no se había sometido a ensayos de impacto lateral para menores de entre diez y doce años. El proyecto EPOCH (Enabling protection for older children), financiado con fondos europeos, ha fabricado un nuevo prototipo de maniquí. El equipo también ha ampliado los protocolos de prueba para incluir a menores de más edad. Además, EPOCH ha propuesto criterios mínimos de rendimiento para las futuras pruebas de los sistemas de retención infantil que emplean maniquís de la serie Q. El objetivo más amplio era evaluar la efectividad de los sistemas de retención infantil en menores de más edad. El proyecto comenzó con una revisión de trabajos de investigación anteriores relacionados con lesiones sufridas por menores de mayor edad a causa de accidentes de coche. El equipo también analizó datos procedentes del Reino Unido en relación con este tipo de lesiones en menores de entre seis y doce años. El grupo investigador determinó los puntos y mecanismos de lesión principales, lo que permitió identificar los requisitos de capacidad de medida del nuevo maniquí. El equipo convirtió dichos requisitos en especificaciones detalladas que sirvieron de base para el diseño del maniquí. Las especificaciones fueron distribuidas entre las partes interesadas, las cuales se decantaron por el desarrollo de un maniquí equivalente a un menor de aproximadamente diez años y medio. El equipo investigador, además de responder a los comentarios recibidos con el desarrollo de un nuevo plan de creación del maniquí que incorporaba datos antropométricos apropiados, recopiló una lista de diversos requisitos, entre ellos los funcionales y de calibración, para el nuevo maniquí, denominado Q10, y avanzó en la descripción de la lista de requisitos a fin de demostrar la conformidad. El equipo investigador revisó métodos para el desarrollo de curvas de riesgo de lesión y posteriormente elaboró un conjunto de este tipo de curvas para el maniquí Q10. El personal del proyecto EPOCH fabricó un maniquí de acuerdo a las especificaciones. Posteriormente, el equipo evaluó el grado de cumplimiento mediante pruebas de choque con plataformas deslizables. Los ensayos posteriores confirmaron la idoneidad del prototipo Q10 para los ensayos reglamentarios y relacionados con los consumidores. Los socios del proyecto ampliaron el desarrollo de las curvas de riesgo de lesión para reflejar la evaluación del tórax del maniquí en condiciones de carga del cinturón, labor realizada en el proyecto THORAX, además de desarrollar los criterios de evaluación apto/no apto para su utilización en cumplimiento de las normativas europeas. Los resultados posibilitarán la realización de pruebas de choque con un mayor grado de seguridad y realismo para los menores, lo que favorecerá el desarrollo de productos más seguros en el sector de la automoción.

Palabras clave

Maniquí de prueba de choque, menores, curvas de riesgo de lesión, EPOCH, retenciones infantiles

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación