Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Vuelo de principio a fin para misiones de exploración planetaria

El éxito de las misiones futuras hacia otros planetas de nuestro Sistema Solar depende de contar con tecnologías que permitan aterrizar con suavidad vehículos espaciales, ya sean robóticos o tripulados. Un grupo de investigadores financiado por la Unión Europea ha desarrollado una nueva tecnología de propulsión que podría facilitar los aterrizajes suaves.

Tecnologías industriales

La superficie de nuevos mundos, como Marte e incluso Europa, satélite de Júpiter, pronto podría recibir el aterrizaje de naves espaciales gracias a la tecnología desarrollada en el marco del proyecto SPARTAN (Space exploration research for throttleable advanced engine), financiado por la Unión Europea. El proyecto se inició en marzo de 2011. A lo largo de los tres años siguientes, se estudiaron las posibilidades de desarrollar una propulsión regulable basada en una tecnología de motores híbridos. El sistema de propulsión híbrido diseñado por los socios de SPARTAN está compuesto por el propio motor que aloja el combustible y el sistema de inyección de oxidante. Los motores de cohetes híbridos ofrecen ventajas notables gracias a su sencillez y al uso de propergoles ecológicos. Para obtener datos de códigos y combustibles, con el fin de ajustar los motores de cohete híbridos y lograr un aterrizaje suave, así como misiones con requisitos concretos de regulación de la propulsión, fue necesario investigar. La finalidad del proyecto SPARTAN no solo fue diseñar un motor nuevo, sino también probarlo con un banco de pruebas muy realista. La prueba de aterrizaje, aunque optimizada para las condiciones ambientales terrestres, también cumplió los requisitos de misiones robóticas hasta el Planeta Rojo. SPARTAN realizó así la primera prueba europea de caída y aterrizaje suave con un motor regulable y un módulo de aterrizaje guiado de forma autónoma. Las ventajas no se limitan al campo de la propulsión espacial, ya que la mejora de la tecnología de motores híbridos amplía sus aplicaciones. Además, una dependencia menor de tecnologías importadas para la exploración del espacio proporciona un impulso importante a los programas europeos de investigación espacial. El proyecto SPARTAN ha demostrado la capacidad europea en el sector espacial internacional, lo que podría tener efecto en misiones espaciales futuras.

Palabras clave

Exploración planetaria, tecnología de propulsión, tecnología de motores híbridos, motor de cohete, propergol ecológico

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación