Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Atención visual y dislexia

Un equipo de la UE estudió la dislexia en niños australianos. Su trabajo indicó la posible utilidad de los videojuegos de acción para tratar ese trastorno.

Sociedad
Salud

La dislexia es un trastorno de lectura que está clasificado como discapacidad del aprendizaje. Los afectados perciben las letras desordenadas, y a menudo tienen problemas para asimilar las rimas y otros aspectos de la fonología. El proyecto financiado con fondos europeos LCLD (Improving dyslexic children’s reading abilities: The role of action video games and hypermedia texts) investigó formas de mejorar las destrezas lectoras de los niños disléxicos. El equipo estudió el papel de la atención visual y si trabajarla con videojuegos permite dotar a los niños de velocidad de lectura y precisión. LCLD también examinó el papel de los movimientos corporales en la comprensión del lenguaje que expresa acción. El proyecto, en sus primeros dieciocho meses, tuvo lugar por medio de la cesión de un investigador a la Universidad de Sídney, concretamente a su Facultad de Educación y Trabajo Social. Durante ese período se establecieron colaboraciones con el Departamento de Lingüística, la Facultad de Psicología y el Centro de Investigación sobre Aprendizaje con Medios Informáticos y Cognición de esa misma universidad. Esa colaboración sirvió además para que el investigador recibiera formación. A continuación, los investigadores comenzaron una fase de selección de alumnos para llevar a cabo el estudio y determinar los estímulos que se utilizarían. El equipo también decidió las formas de realizar pruebas a priori y a posteriori. Se seleccionó a niños disléxicos a través de la Australia Dyslexic Association y de escuelas públicas. Durante la fase de experimentación, los investigadores del proyecto entablaron una colaboración con colegas argentinos, quienes proporcionaron más formación y ayudaron a crear pruebas nuevas. Durante el segundo año, el equipo reforzó las colaboraciones en curso con colegas europeos. Los resultados experimentales confirmaron que el adiestramiento con videojuegos de acción mejoraba las destrezas lectoras en niños de habla inglesa. Tal mejora no requirió una intervención directa de decodificación fonológica, ortográfica o de grafema a fonema. En segundo lugar, el equipo determinó que el adiestramiento corporal con juegos de Wii mejoraba la comprensión de discurso con verbos de acción. No se observó mejora en la comprensión de otros tipos de discurso. El proyecto LCLD sentó las bases de programas de intervención temprana con recursos reducidos que podrían reducir la incidencia de la dislexia. Sus hallazgos también permiten crear entornos de aprendizaje adaptativos para niños disléxicos en los que se conjugan técnicas nuevas y tradicionales.

Palabras clave

Atención visual, dislexia, videojuegos de acción, lectura, LCLD, niños disléxicos

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación