Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Inmigración y Occidente

Muchos países occidentales consideran la afluencia de inmigrantes una «amenaza» para su identidad cultural. Una nueva interpretación de esta cuestión podría ayudar a moderar esta visión tan polarizada y fomentar el desarrollo de políticas más tolerantes en materia de inmigración e integración.

Sociedad

La inmigración global puede verse desde dos ángulos: los inmigrantes enriquecen culturalmente a las sociedades de acogida, o son un colectivo que se resiste a la integración y pone en jaque los valores y las identidades occidentales. Uno de los mayores dilemas a los que se enfrentan los países occidentales es hallar el modo de proteger sus valores liberales sin vulnerar esos mismos valores que tratan de salvaguardar. Conscientes de esta situación, los artífices del proyecto financiado con fondos europeos CULTURAL DEFENSE (Cultural defense of nations: A liberal theory of majority rights) analizaron las consecuencias inherentes a este complejo rompecabezas. El equipo examinó las valoraciones culturales que se aplican a la selección de flujos de inmigración, así como las justificaciones liberales en las que se basan los derechos culturales, frente a las comunitarias. Los socios desarrollaron una nueva teoría de «defensa cultural de las naciones» basada en el liberalismo y el Derecho de los derechos humanos. Asimismo, propusieron un nuevo concepto de «constitucionalismo nacional» conducente a mantener los objetivos culturales de los países sin aplicar medidas drásticas antiliberales. Los investigadores estudiaron el auge de los movimientos nacionalistas mayoritarios en todo Occidente, donde las democracias liberales han instaurado leyes que obligan a los inmigrantes a adoptar la cultura, los valores y las costumbres de la mayoría. CULTURAL DEFENSE criticó estas leyes y se postuló en contra del uso obtuso de la cultura en la selección de inmigrantes. El proyecto propuso una teoría de defensa cultural alternativa que permite a las democracias liberales salvaguardar los pilares de su cultura a través de las leyes de inmigración. Se indagó en posibles fórmulas para que la política en materia de inmigración proteja tanto los derechos humanos de los migrantes como la identidad constitucional de los Estados. Los resultados más relevantes de este proyecto se han recogido y publicado en un libro bajo el título «The Cultural Defense of Nations: A Liberal Theory of Majority Rights». Esta publicación será de utilidad para la formulación de políticas y atraerá la atención de la comunidad académica y los expertos en legislación sobre inmigración, identidad constitucional y Derecho de los derechos humanos. En última instancia, esta encomiable labor podría fructificar en mejores políticas sobre integración e inmigración.

Palabras clave

Inmigración, ciudadanía, derechos de la mayoría cultural, autodeterminación, identidad constitucional, integración, liberalismo

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación