Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Abordar la desigualdad mediante la educación inclusiva y el apoyo social

La desigualdad es un problema en aumento en la Unión Europea (UE). Por ello, un grupo de investigadores está desarrollando métodos para aumentar la igualdad educativa y la inclusión social de los que corren el riesgo de ser marginados.

Sociedad

La cohesión social es el pilar de la UE. Sin embargo, muchos argumentan que estos cimientos están empezando a resquebrajarse. Ello se debe a que factores como la migración, la diversificación cultural y la segregación contribuyen a aumentar las desigualdades en la educación, el mercado laboral, los ingresos y los sistemas de bienestar, entre otros. A fin de fortalecer el vínculo social, en toda Europa se están llevando a cabo iniciativas para aumentar el contacto intercultural y facilitar el respeto por las diferentes culturas. Una de estas iniciativas es el proyecto ISOTIS, financiado con fondos europeos, cuyo objetivo general es contribuir a la elaboración de prácticas y políticas eficaces para aumentar la igualdad educativa y la inclusión social de quienes se enfrentan a desventajas persistentes y al riesgo de ser marginados. Tal y como señala Paul Leseman, investigador de la Universidad de Utrecht (los Países Bajos) y coordinador del proyecto ISOTIS: «En griego, ισότηϛ significa igualdad, equidad, justicia y paridad. En consonancia con este término griego, ISOTIS se basa en los puntos fuertes de las familias cultural y lingüísticamente diversas, muchas de ellas migrantes, dándoles voz para adaptar los sistemas de educación infantil y los servicios de apoyo».

La educación en el centro de atención

Para combatir las desigualdades y mejorar la inclusión, los investigadores se fijaron en la educación infantil y primaria, junto con el apoyo a la familia y los servicios sanitarios, y los programas comunitarios. Leseman explica: «La educación es fundamental para lograr una serie de resultados más adelante en la vida. También se trata de establecer un terreno común, compartir y crear conjuntamente normas y valores, apoyar la interacción interétnica y fomentar la ciudadanía democrática». La investigación se llevó a cabo tanto a macroescala como a microescala. En cuanto a la educación, los investigadores compararon los sistemas educativos de toda Europa. «Identificamos una serie de características del sistema que reducen de manera consistente las brechas en la educación, incluida la educación infantil, el tamaño pequeño de las clases y la edad tardía de seguimiento», dice Leseman. A microescala, el proyecto llevó a cabo una investigación observacional sobre cómo las aulas individuales crean y promueven la cohesión intercultural. Por ejemplo, en Portugal, la iniciativa de la Mãcheia de Chaborrilhos está mejorando la inclusión de niños romaníes en los centros de educación primaria con niños no romaníes. «Este programa se centra en el fomento del diálogo intercultural en las aulas mediante actividades de identidad como la elaboración de autorretratos y árboles genealógicos, la discusión de historias familiares a través de las lenguas maternas y actividades lúdicas en grupo», dice Leseman. Otro aspecto fundamental del proyecto fue un estudio basado en entrevistas. En este caso, los investigadores trabajaron con proveedores y organizaciones no gubernamentales locales para entrevistar a miles de padres de toda Europa y conocer sus experiencias personales en el marco de una sociedad multicultural. «Aprendimos que los padres tienen grandes aspiraciones educativas para sus hijos, una relación positiva con los maestros y con poca frecuencia experimentan incidentes respecto a ser tratados injustamente o abiertamente discriminados a nivel local», añade Leseman.

Una herramienta práctica para la inclusión

A partir de esta investigación, el proyecto formuló intervenciones eficaces para abordar los mecanismos de desigualdad. Una de esas intervenciones es el entorno virtual de aprendizaje (EVA) en línea. El EVA incluye más de cien actividades de aprendizaje multimedia sobre temas como la identidad, la conciencia lingüística, los puentes entre el hogar y la escuela, las diferencias culturales y la justicia social. Leseman señala: «Nuestro objetivo era crear lugares culturalmente seguros y acogedores para los niños en la educación infantil y primaria, independientemente de su origen, con límites fáciles de cruzar entre el hogar y la escuela, y con relaciones de confianza entre los padres y los profesionales. El EVA engloba muchos de los hallazgos del proyecto y constituye una herramienta práctica para la educación intercultural y el apoyo multilingüe en las aulas y dentro de las intervenciones centradas en la familia».

Palabras clave

ISOTIS, desigualdad, educación, cohesión social, inclusión, igualdad educativa

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación