Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

La red de la Unión Europea y Tailandia busca nuevos compuestos bioactivos fúngicos

Una iniciativa financiada con fondos europeos combinó técnicas moleculares de vanguardia con la secuenciación genética y la microbiología convencional para investigar nuevos tipos de hongos tropicales.

Investigación fundamental
Salud

El proyecto GoMyTri investigó la diversidad fúngica y microbiológica en Europa y el sudeste de Asia con el fin de encontrar nuevos antibióticos y otras sustancias biológicamente activas. El consorcio estaba formado por tres organizaciones de Alemania, Tailandia y los Países Bajos, tres reconocidos centros de excelencia para la investigación micológica, biotecnológica y microbiológica. La investigación se llevó a cabo gracias al respaldo del programa Marie Curie. Veintinueve jóvenes investigadores de Europa y Tailandia trabajaron en los laboratorios de diferentes organizaciones socias para adquirir una valiosa experiencia. «Los biólogos recibieron formación en química analítica, mientras que los químicos aprendieron técnicas microbiológicas o micológicas, y los biotecnólogos aprendieron nuevos métodos no establecidos en sus laboratorios de trabajo», afirma Marc Stadler, coordinador del proyecto. Cultivos aislados y estudiados Los científicos llevaron a cabo una exploración sistemática de la diversidad fúngica mediante técnicas modernas de filogenética molecular y quimiotaxonomía con secuenciación de los genomas, junto con técnicas de microbiología clásica. La investigación se centró en los hongos endófitos (en concreto en los «Xylariaceae» y los «Botryosphaeriaceae»), los hongos ascomicetos asociados a invertebrados («Cordycipitaceae»), los hongos marinos y organismos similares a los hongos. El equipo eligió estos taxones en particular por su ecología única o su producción de metabolitos de interés. «Un buen ejemplo son los hongos asociados a invertebrados de la familia “Ophiocordycipitaceae”, entre los que se encuentran una antigua medicina tradicional asiática antienvejecimiento, el “Ophiocordyceps sinensis”, y el organismo productor del popular fármaco inmunodepresor, el “Tolypocladium inflatum”, así como el infame “Ophiocordyceps unilateralis”», explica Stadler. Según Stadler, se descubrieron varios taxones nuevos. «Ahora se están estudiando los cultivos en busca de los metabolitos antimicrobianos y nematicidas (para eliminar lombrices intestinales), y ya se han descubierto, aislado y caracterizado varios metabolitos bioactivos», comenta. Estos cultivos fúngicos fueron recogidos principalmente en Tailandia y caracterizados mediante técnicas filogenéticas moleculares y morfológicas. Los socios del proyecto distribuyeron los datos y resultados mediante quince publicaciones, bases de datos de dominio público basadas en internet y en talleres interdisciplinares. Los congresos internacionales ayudaron a sensibilizar al público y atraer a socios de la industria tanto del sector de las pymes como de la industria farmacéutica y la agrícola. Una biodiversidad conservada GoMyTri facilitará el descubrimiento y desarrollo de nuevos organismos que pueden utilizarse para una producción biotecnológica sostenible. Las cepas fúngicas pueden utilizarse en una amplia gama de aplicaciones, como la producción de enzimas, sustancias químicas y biodegradación, así como la rehabilitación del medio ambiente. Además, los datos añadidos a los inventarios de biodiversidad y a las clasificaciones taxonómicas de grupos fúngicos importantes serán de gran valor para los fitopatólogos, los ecologistas y las agencias encargadas de la conservación de la diversidad biológica. Los resultados ayudarán a proporcionar un abanico de beneficios que irán desde el apoyo a las investigaciones fundamentales sobre la evolución y la ecología de los hongos, hasta la investigación de fármacos y el desarrollo de nuevos agentes de control biológico que reemplacen a los químicos peligrosos que se utilizan en agricultura en la actualidad. «Algunos de los compuestos que hemos descubierto podrían utilizarse como estructura principal para el desarrollo de nuevos agentes antiinfecciosos», concluye Stadler.

Palabras clave

GoMyTri, biológico, Tailandia, metabolitos, biodiversidad, hongos, micológico, antiinfeccioso, taxones, fármaco, filogenética

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación