Skip to main content

Collective awareness platform for outdoor air pollution

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una nueva plataforma tecnológica aprovecha la ciencia ciudadana para controlar la contaminación atmosférica

La contaminación atmosférica puede suponer un riesgo importante para la salud pública, el entorno urbanizado y el medio ambiente. Una iniciativa financiada con fondos europeos ha desarrollado una plataforma para recabar información y aumentar la sensibilización pública a fin de enfrentarse a esta amenaza.

Economía digital
Cambio climático y medio ambiente

A largo plazo, la contaminación atmosférica puede provocar asma y otras afecciones respiratorias, enfermedades del corazón, cáncer de pulmón, accidentes cerebrovasculares e incluso reducir la duración de la vida. Las partículas en suspensión están relacionadas con problemas de salud graves, algo preocupante cuando el 90 % de los europeos vive en ciudades en las que se encuentran expuestos a niveles de polución nocivos para la salud. El proyecto financiado con fondos europeos hackAIR está mejorando los datos sobre la calidad del aire gracias a una tecnología de detección participativa y a la colaboración de los ciudadanos. Panagiota Syropoulou, coordinadora del proyecto, explica: «Esta iniciativa nos permite disponer de información en lugares en los que hay una distancia muy grande entre las estaciones de supervisión, hace que los ciudadanos puedan acceder a datos de diferentes fuentes y aporta información actualizada sobre la calidad del aire». Imágenes para mostrar los niveles de partículas en suspensión Los socios del proyecto crearon una plataforma tecnológica abierta basada en la ciencia ciudadana que permite al público en general acceder, recabar y mejorar la información sobre la calidad del aire en toda Europa. Con la ayuda de hackAIR, las personas pueden medir y publicar los niveles de contaminación ambiental y aprovechar el poder de las redes sociales, las tecnologías de «hardware» libre y las estrategias de participación. Según Syropoulou: «hackAIR integra datos de calidad del aire de estaciones oficiales y de sensores caseros con estimaciones procedentes de fotografías del cielo, a fin de aumentar la sensibilización de los ciudadanos sobre el problema de la contaminación atmosférica y suministrar información actualizada sobre la calidad del aire». Además de una versión estática del sensor —que se puede conectar a la red wifi doméstica de los ciudadanos— el proyecto hackAIR también creó una versión con batería y conexión Bluetooth para usarlo en el exterior, así como un sencillo dispositivo de medición para el mundo educativo y de la investigación. «También generamos un innovador método prototipo para calcular los niveles aproximados de partículas en suspensión a partir de fotos del cielo hechas con el móvil, y lo empezamos a utilizar a escala analizando un gran número de imágenes públicas de cámaras web y redes sociales como Flickr», añade Syropoulou. Un algoritmo de fusión de datos calcula los niveles aproximados de calidad del aire en los lugares donde no hay mediciones, lo que permite a hackAIR ofrecer un mapa permanente de información sobre la calidad del aire. Más información sobre los niveles de contaminación atmosférica Los investigadores realizaron pruebas piloto en Alemania y Noruega, y prepararon una serie de talleres y actividades para aumentar la participación de la gente a fin de concienciar más a los ciudadanos y movilizar a las comunidades preocupadas por la salud pública. «En menos de un año, han accedido a la plataforma hackAIR más de trece mil personas para informarse sobre la calidad del aire que respiran, unas ochocientas han empezado a medir la contaminación atmosférica con sus propios sensores hackAIR caseros y más de mil cuatrocientos ciudadanos han publicado fotos del cielo en la comunidad hackAIR», detalla Syropoulou. hackAIR permite a los ciudadanos y las organizaciones de la Unión Europea generar y publicar información con más facilidad, lo que aumenta el conocimiento sobre los niveles de exposición humana a la contaminación atmosférica. Además, suministra información sobre los niveles de contaminación en el aire del lugar en el que viven, y es especialmente útil para las personas que hacen ejercicio al aire libre, las que cuidan de niños o personas mayores, o las que padecen problemas respiratorios. También ha ayudado a abrir un debate en comunidades locales sobre cómo mejorar la calidad del aire.

Palabras clave

hackAIR, calidad del aire, contaminación atmosférica, sensor, partículas en suspensión, sensor Nova SDS011 PM, ciencia ciudadana

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación