Skip to main content

Bioenergy Villages (BioVill) - Increasing the Market Uptake of Sustainable Bioenergy

Article Category

Article available in the folowing languages:

Bioenergía sostenible para comunidades locales en el sureste europeo

A pesar del enorme potencial del sureste europeo para desarrollar tecnologías de energía renovable, aún depende en gran medida del carbón y otras fuentes de energía fósil. Una iniciativa europea propuso el concepto de aldea bioenergética que permite a las comunidades rurales abastecer eficientemente sus necesidades energéticas con sus propios recursos renovables y al mismo tiempo integrar en el proceso a ciudadanos, partes interesadas y decididores.

Cambio climático y medio ambiente
Energía

En el sureste europeo, la contaminación es excesivamente alta debido al empleo de tecnologías obsoletas. La bioenergía tradicional sigue siendo una fuente crucial de energía, por lo que resulta necesario adoptar tecnologías bioenergéticas modernas. Dichos países carecen de experiencia o programas de financiación en la materia. Es más, los proyectos dedicados a las energías alternativas suelen encontrar cierta resistencia y la confianza a la hora de invertir en ellos es considerablemente baja. Según explica Jens Adler, coordinador del proyecto financiado con fondos europeos BioVill: «Las aldeas de bioenergía podrían bien resolver estos escollos. Estas aldeas se crearon en Austria y Alemania mediante una combinación de orientación comercial y abastecimiento energético sostenible a escala municipal y contaron con todas las partes sociales interesadas. BioVill transfirió y adaptó estas experiencias a Croacia, la República de Macedonia del Norte, Rumanía, Serbia y Eslovenia y condujo el desarrollo de propuestas de bioenergía regional hasta la fase de inversión». En pos del desarrollo de la bioenergía regional BioVill seleccionó en un primer momento siete aldeas en función de criterios como la motivación, la disponibilidad de recursos bioenergéticos y sus infraestructuras. En colaboración con los socios locales, el equipo analizó marcos locales y nacionales y recabó datos sobre infraestructuras previas, el potencial energético local y el estado de la demanda. Los resultados se emplearon para planificar proyectos bioenergéticos locales. El consorcio ofreció herramientas de planificación y cálculo modernas y reforzó las capacidades de los socios para evaluar la viabilidad tecnológica y económica de cada opción de desarrollo. Para cada una de las aldeas se elaboraron así modelos de negocio y soluciones técnicas adecuadas. Es más, BioVill respaldó la comunicación con políticos locales y nacionales y la cooperación entre distintos ámbitos políticos a fin de optimizar el marco normativo y aplicar mejor la legislación europea. Los procesos de puesta en práctica continuarán tras la conclusión del proyecto, razón por la que los decididores de las aldeas firmaron un documento mediante el que se comprometen a dar continuidad a los proyectos sobre bioenergía y garantizar las inversiones necesarias. Transferencia de conocimientos e implicación de las partes BioVill formó a más de quinientas cincuenta partes interesadas con la intención de poner en marcha su idea de aldea de bioenergía, aprovechar sus oportunidades comerciales y desarrollar evaluaciones económicas y modelos de negocio viables. Los eventos de información y formación incluyeron un catálogo de buenas prácticas, tres visitas de estudio en Alemania y Austria y diez medidas de formación sobre gestión y financiación de las aldeas bioenergéticas. Mediante puntos informativos y 28 eventos de información organizados para 2 200 ciudadanos se aumentó la concienciación, los conocimientos y la confianza. Los grupos de trabajo sobre bioenergía local contribuyeron a elaborar propuestas bioenergéticas locales y objetivos estratégicos de bioenergía para las aldeas. En el proyecto participaron responsables de la administración para garantizar el compromiso político necesario. Mediante seminarios y eventos de difusión se despertó el interés de distintas partes interesadas de otras comunidades. «BioVill puso en marcha varios cambios conducentes a la implementación de proyectos bioenergéticos y la creación de aldeas bioenergéticas, aumentando así la comercialización de la bioenergía sostenible», concluye Adler. «La propuesta es mucho más popular, la aceptación pública es mayor y los consumidores de calefacción están más dispuestos a conectarse a un sistema urbano de calefacción basado en biomasa». Las inversiones que se planean dedicar a los modernos sistemas urbanos de calefacción bioenergéticos y que se ejecutarán en los próximos años activarán cerca de 83 GWh de electricidad anual. Se crearán más de ciento diez empleos y las emisiones de CO2 se reducirán considerablemente, todo lo cual servirá para impulsar la economía local y la descarbonización del sector energético en los países asociados.

Palabras clave

BioVill, bioenergía, aldea bioenergética, sistema urbano de calefacción, recursos renovables, energía sostenible, descarbonización

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación