CORDIS
Resultados de investigaciones de la UE

CORDIS

Español ES

Sustainable techno-economic solutions for the agricultural value chain

Español ES

Tecnologías sostenibles para reducir el desperdicio de alimentos e impulsar la bioeconomía

Una iniciativa financiada con fondos europeos estudió la mejor forma de aprovechar los flujos de residuos asociados al sector agroalimentario a fin de reducir a la mitad el desperdicio de alimentos para 2030.

CAMBIO CLIMÁTICO Y MEDIO AMBIENTE

ALIMENTOS Y RECURSOS NATURALES

© Todd Klassy, Shutterstock

El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas ha calculado la necesidad de aumentar en dos terceras partes la producción agroalimentaria para 2050 a fin de alimentar a 2 000 millones de personas más. Sin embargo, cerca de una tercera parte de la comida producida (alrededor de 1 300 millones de toneladas anuales) se pierde o se desecha. En Europa, se generan anualmente en torno a 700 millones de toneladas de residuos agrícolas. Existe, por tanto, la necesidad urgente de garantizar el aprovechamiento eficaz de los residuos, productos derivados y subproductos agrícolas (RPSA) y de crear cadenas de valor sostenibles en los sectores de la agricultura y el procesamiento. El proyecto financiado con fondos europeos AgroCycle abordó el problema de los residuos agropecuarios en ámbitos como el vino, el aceite de oliva, la horticultura, la fruta, los pastos, el ganado porcino, los lácteos y la avicultura. El consorcio contó con un grupo multinacional compuesto por veintiséis organizaciones asociadas de China y Europa. Entre sus miembros se incluyeron investigadores, empresas dedicadas a los sectores técnico y de la fabricación, consultores y distribuidores (tanto grandes como pymes), usuarios finales y asociaciones de productores y comerciantes.

Más información sobre los flujos de residuos

La iniciativa se propuso convertir residuos agropecuarios de poco valor en productos de gran valor con un aumento del 10 % en la valorización y el reciclado de residuos para 2020. «Esto es posible gracias a la obtención de un conocimiento holístico y detallado de los flujos de residuos y la puesta en marcha de una cantidad de vías de valorización y utilización de residuos fundamentales», afirma el doctor Tom Curran del University College de Dublín (Irlanda) y coordinador del proyecto. Los socios del proyecto ofrecieron a la industria las tecnologías y los conocimientos necesarios para convertir los retos relacionados con los márgenes reducidos, la eficiencia en el consumo de recursos y la sostenibilidad en oportunidades empresariales a través del desarrollo de aplicaciones innovadoras basadas en RPSA y la creación de nuevas cadenas de valor sostenibles. Los investigadores también propusieron una evaluación de la cadena de valor de los residuos agrícolas a fin de descubrir, caracterizar y medir los RPSA disponibles. El consorcio evaluó las opciones de valorización de los biorresiduos y, en concreto, el tratamiento de aguas residuales agroindustriales, de biocombustibles y biofertilizantes, así como el procesamiento de estiércol de origen animal para obtener biopolímeros de gran valor añadido, energía y células de combustibles microbianas. Las evaluaciones del ciclo de vida y de costes contribuyeron a determinar la sostenibilidad económica y medioambiental de las opciones de valorización. Se creó, además, un programa de formación para jóvenes puesto en práctica por la Universidad Maynooth (Irlanda), asociada al proyecto.

Beneficios para la bioeconomía

Asimismo, el equipo desarrolló modelos de negocio y cadenas de valor sostenibles con los que proponer formas mejores de aprovechar los residuos agrícolas en la bioeconomía y crear nuevos modelos comerciales más sólidos. «Desarrollamos la plataforma de comercio en línea AgroCycle Marketplace para poner en contacto a productores de residuos, productos derivados y subproductos agrícolas con quien pudiera aprovechar dichos materiales, por ejemplo, operadores de plantas de biogás», explica el doctor Curran. Se crearon planes educativos sobre la economía circular destinados a colegios que los profesores pueden descargar por unidades lectivas desde el sitio web de forma gratuita. Los materiales de aprendizaje obtuvieron un galardón en el concurso Think Biobased Challenge. Según el doctor Curran, una contribución fundamental de AgroCycle es la separación del crecimiento y la competitividad agrícola e industrial del impacto medioambiental. «Las aspiraciones de desarrollo económico del sector industrial privado son totalmente compatibles con la reducción de los efectos del cambio climático, el aumento de la seguridad energética y la diversidad ecológica en una economía ecológica», afirma. AgroCycle favorecerá a consumidores, agricultores, procesadores de alimentos, profesores y escolares. «El proyecto mejorará la competitividad de las industrias agrícola, alimentaria y de la biorrefinería de dentro y fuera de la Unión Europea. También impulsará el desarrollo rural a través de la generación de flujos sostenibles de materias primas para biorrefinerías y la participación activa en las cadenas de negocio industriales de todo el mundo», concluye el doctor Curran.

Palabras clave

AgroCycle, alimentos, flujo de residuos, cadena de valor, residuos, productos derivados y subproductos agrícolas (RPSA), bioeconomía, vía de valorización, modelo de negocio

Información del proyecto

Identificador del acuerdo de subvención: 690142

Estado

Proyecto cerrado

  • Fecha de inicio

    1 Junio 2016

  • Fecha de finalización

    31 Mayo 2019

Financiado con arreglo a:

H2020-EU.3.2.

H2020-EU.3.5.4.

  • Presupuesto general:

    € 7 650 049,75

  • Aportación de la UE

    € 6 960 293,75

Coordinado por:

UNIVERSITY COLLEGE DUBLIN, NATIONAL UNIVERSITY OF IRELAND, DUBLIN