Skip to main content

BuyZET – Procurement of innovative solutions for zero emission urban delivery of goods and services

Article Category

Article available in the folowing languages:

Cambiar la forma de transportar mercancías y servicios para reducir las emisiones urbanas

Las ciudades dependen del transporte; sin contar el transporte público, se requieren servicios de mantenimiento y reparación, trabajos de construcción, recogida de residuos y entrega de mercancías, todo lo cual contribuye a dañar el medio ambiente. BuyZET aborda el problema en la fase de contratación pública.

Transporte y movilidad

Casi todos los contratos municipales están relacionados con el transporte. Ya se trate de electricistas que se desplazan a instalaciones públicas para llevar a cabo reparaciones o de entregas de comida en colegios. La ciudad de Copenhague estima que la contratación pública de bienes y servicios arroja un resultado de 8,3 millones de kilómetros anuales recorridos en el área urbana (servicios de transporte público excluidos). Por esta razón, la búsqueda de opciones de entrega que no generen emisiones tendría un impacto ambiental considerablemente positivo. Actualmente, los mayores obstáculos para lograrlo son el coste y la falta de sensibilización sobre la disponibilidad de vehículos adecuados. Sin embargo, gracias al rápido aumento de la rentabilidad de los vehículos eléctricos, los contratos del sector público fomentarían la inversión en vehículos con emisiones cero. El proyecto BuyZET, con apoyo de la Unión Europea (UE), desarrolló un modelo de entrega que no genera emisiones en Copenhague, Oslo y Róterdam que se puede aplicar a la mayoría de los procesos de contratación pública. Los modelos se describen en el manual de BuyZET y en los planes de contratación pública detallados publicados por cada una de las ciudades.

Cuantificar y reducir la huella de la contratación pública

Para empezar, cada ciudad calculó la huella de su transporte en el ámbito de la contratación pública cuantificando el número de recorridos de un vehículo y las distancias cubiertas. Para esto, se emplearon diferentes métodos (todos ellos documentados en los informes sobre la huella de cada ciudad), pero principalmente se basaron en el análisis de facturas y la posterior extrapolación de los requisitos de transporte. «Se carecía de datos disponibles sobre el transporte relacionado con la contratación pública, que serían relativamente fáciles de recopilar y, además de fomentar entregas que no generasen emisiones, podrían ofrecer una imagen más clara de otros impactos, como la intensidad del tráfico», comenta Simon Clement, coordinador del proyecto. Según los resultados, cada ciudad se centró en dos áreas de contratación pública y contactó con los proveedores a fin de identificar posibles opciones que no generasen emisiones antes de identificar futuras licitaciones a las que aplicar sus planes de contratación pública. Los servicios de mantenimiento y reparación de instalaciones públicas (electricistas, fontaneros, limpiadores, etc.) tenían una huella de emisiones considerable en todas las ciudades. Oslo hizo hincapié en la recogida de residuos comerciales, mientras que Róterdam señaló que los materiales de construcción de las obras de infraestructuras públicas eran los que tenían una mayor huella. En Copenhague, la entrega de mercancías de menor tamaño tenía un impacto combinado considerable. El enfoque de BuyZET ya se ha aplicado en Róterdam y Oslo en diferentes contratos públicos (por ejemplo, servicios de cerrajería y entrega de teléfonos móviles en Oslo, y contratos de mantenimiento y reparación en Róterdam). Además de aumentar unas entregas que no generen emisiones, los planes han demostrado que se pueden poner en práctica fácilmente sin que cuesten más que antes. Ahora, ambas ciudades tienen previsto introducir el modelo en las actividades de contratación pública de la ciudad. Copenhague está a la espera de una decisión en el ámbito político que se prevé que se tome a finales de este año. «Es fundamental discutir los objetivos con los proveedores, tanto los actuales como los potenciales. La participación del mercado puede contribuir a identificar las opciones que son realistas y la forma en que se puede apoyar a los proveedores para que consigan aplicar unas opciones de entrega que no generen emisiones, algo que ya interesa a una gran cantidad de ellos», señala Clement.

Ampliar el impacto

Otras ciudades interesadas observaron al grupo central de ciudades, a saber: Southampton, Bielefeld, Jerusalén, Boloña, Manchester y Múnich, así como la Región de Bruselas. Todas las metodologías desarrolladas están disponibles en el sitio web de BuyZET y se han enviado a las autoridades públicas europeas a través de las redes ICLEI y Polis. Para seguir avanzando, el equipo tiene planeado explorar modelos viables para centros de consolidación de las contrataciones públicas, a través de los cuales las autoridades municipales y el sector privado pueden colaborar en licitaciones. Ya se ha enviado una propuesta de investigación en la que participarían nueve ciudades europeas para solicitar financiación de la UE.

Palabras clave

BuyZET, contratación pública, bienes, servicios, emisiones, gases de efecto invernadero, CO2, transporte, Róterdam, Copenhague, Oslo

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación