Skip to main content

Towards a learning building sector by setting up a large-scale and flexible qualification methodology integrating technical, cross-craft and BIM related skills and competences

Article Category

Article available in the folowing languages:

Trabajadores formados en BIM construyen edificios de consumo de energía casi nulo mejores

Los edificios de consumo de energía casi nulo suelen ser mejores en la teoría que en la práctica. Para dar la vuelta a esta afirmación, el proyecto financiado con fondos europeos BIMplement formó a trabajadores de la obra de toda Europa en el uso de modelado de información para la edificación.

Energía

Este año ha supuesto un punto de inflexión para el sector de la construcción y la renovación. Desde enero, la Directiva de la Unión Europea (UE) relativa a la eficiencia energética de los edificios precisará que cualquier edificio público nuevo sea de consumo de energía casi nulo (EECN). Esta obligación se ampliará para 2021 a todos los proyectos de nueva construcción, mientras que los trabajos de reforma deberán cumplirla para 2050. El camino hacia la eficiencia energética, por tanto, ha comenzado, pero un análisis más exhaustivo muestra que está plagado de obstáculos. «Existe una diferencia importante entre el rendimiento diseñado y el logrado en la realidad tanto en términos de eficiencia energética como de calidad del entorno de interiores», afirma Narjisse Ben Moussa, responsable de desarrollo sostenible y proyectos europeos en Alliance Ville Emploi. «Varias razones explican esta situación y una de ellas es la falta de trabajadores cualificados». La solución, según Ben Moussa, reside en el modelado de información para la edificación (BIM, por sus siglas en inglés). En lugar de utilizar los planos bidimensionales tradicionales, los trabajadores de la construcción deberán trabajar coordinados y con representaciones tridimensionales mejoradas con esquemas detallados y documentos. Sobre todo en el caso de EECN, mucho más complejos que los edificios tradicionales. Aquí, el menor de los conflictos o malentendido entre las distintas partes puede dar lugar a grandes errores que perjudiquen la eficiencia energética.

Llegar a los destinatarios ideales

BIMplement (Towards a learning building sector by setting up a large-scale and flexible qualification methodology integrating technical, cross-craft and BIM related skills and competences) se propone precisamente esto. «El proyecto se dirige a empresas de la construcción y trabajadores de la obra que hasta ahora se han dejado de lado en las estrategias BIM. Creemos firmemente que son ellos mismos los que pueden garantizar que lo construido se ajusta a lo que indica el diseño», explica Ben Moussa. El proyecto se dedicó en concreto a la ventilación y la estanqueidad. Su equipo desarrolló distintos tipos de formación sobre BIM en función de la audiencia de destino y de sus capacidades. Después, se seleccionaron varios laboratorios piloto (centros nacionales o regionales de aprendizaje de BIM o proyectos de construcción) en los que ofrecer la formación a los trabajadores de la obra y poner en marcha las primeras pruebas de las herramientas y métodos de aprendizaje de BIMplement. «Es un paso importante para llegar a los distintos agentes de la cadena de valor de la construcción. BIMplement va mucho más allá de las metodologías, las herramientas y la formación técnica, y tiene en cuenta la aceptación social a la hora de lograr una garantía de que los grupos objetivos implementan el sistema y lo hacen suyo. Es más, se están creando proyectos piloto para adaptar las herramientas al contexto nacional o regional de cada socio. Los primeros resultados se implementarán y probarán en “emplazamientos experimentales”, proyectos de construcción reales donde se validarán antes distintas situaciones», explica Ben Moussa.

Más concienciación

Probablemente, la labor fundamental de BIMplement sea concienciar y convencer a las partes interesadas no solo de la importancia del empleo de BIM en sus proyectos, sino también ofrecer formación práctica a los obreros con modelos BIM adaptados a sus necesidades. Según Ben Moussa, esta ha sido una de las tareas más difíciles del proyecto. «El relativo bajo grado de madurez del BIM y en ocasiones la poca madurez en cuanto a EECN de la cadena de valor al completo dificulta sobremanera la interacción con los obreros. De hecho, convencer a todos los interesados de la importancia y el valor añadido del BIM y de BIMplement ha precisado más tiempo y esfuerzo de lo calculado en un primer momento», señala Ben Moussa. Con independencia de la dificultad, esta labor es fundamental para el futuro del sector. Los obreros cualificados ayudarán a evitar errores y a mejorar la calidad de los edificios y, en último término, a que la UE cumpla con sus objetivos de eficiencia energética para 2050.

Palabras clave

BIMplement, construcción, consumo de energía casi nulo, EECN, eficiencia energética, BIM, modelado de información para la edificación

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación