Skip to main content

Autonomous, self-loading and unloading ground-based robots

Article Category

Article available in the folowing languages:

Robots automatizados para la entrega de paquetes a domicilio

El proyecto ELIPORT, está desarrollando y probando un sistema de paquetería robótico totalmente autónomo.

Economía digital

Con una tasa de crecimiento anual del 25 %, en 2017 el mercado del comercio electrónico en Oriente Próximo y el norte de África alcanzó los 7 500 millones de euros, muy por encima de la media mundial. Para hacer frente a esta demanda en constante crecimiento, muchas empresas de logística y paquetería, así como ciudades y zonas urbanas, están recurriendo a la automatización. Desde los almacenes hasta las instalaciones de clasificación, los sistemas de almacenamiento inteligentes, la analítica y la gestión de inventario, la logística está cada vez más automatizada. Como consecuencia de esta tendencia hacia la automatización, la industria no solo ha optimizado los tiempos de entrega, sino que también ha recortado los costes, un ahorro que puede verse repercutido en el consumidor. Sin embargo, queda un componente de la cadena de envío que sigue siendo ineficiente y manual: el último tramo del reparto. Tal y como señala Dmitry Skorinko, cofundador de Eliport, una empresa emergente de robótica: «A pesar de toda la automatización a lo largo de la cadena de valor de la paquetería, el paso final —cuando el paquete se entrega al destinatario— lo sigue realizando una persona. Aquí es donde entran los vehículos de reparto autónomos como Eliport, que ahorran dinero al sector y ayudan a que nuestras ciudades sean más inteligentes».

El último tramo del reparto

Con el apoyo de la financiación de la Unión Europea, Eliport está desarrollando y probando un sistema de paquetería robótico totalmente autónomo. «Nuestro objetivo es desarrollar y desplegar un sistema de paquetería que consista en centros logísticos robotizados, buzones privados y una flota de robots terrestres autónomos de autocarga y descarga», explica Skorinko. «Al hacerlo, estamos cerrando la última brecha para lograr una cadena de suministro totalmente automatizada». El prototipo de Eliport fue diseñado para proporcionar opciones para el último tramo del reparto a empresas y comunidades. Cada robot está programado para desplazarse automáticamente en los espacios destinados a los peatones y cubrir la distancia entre el punto de recogida (por ejemplo, el punto de logística final) y el punto de entrega (por ejemplo, la casa del cliente). Los paquetes se entregan en cajas de correo especialmente diseñadas, compatibles con el robot, que el robot puede abrir por sí mismo. Como un buzón tradicional, los buzones de Eliport se instalan en el destino final del reparto. A estos buzones solo pueden acceder los robots de Eliport, el destinatario del paquete o alguien con un código único (por ejemplo, un trabajador, un mensajero o un empleado de la empresa de mensajería). Skorinko añade: «En Eliport, vamos un paso más allá que cualquier otra empresa porque pretendemos automatizar completamente el proceso del último tramo del reparto. Creamos una tecnología que en nuestra opinión cambiará los canales de transporte y la forma en que hacemos pedidos y consumimos, lo que mejorará nuestras ciudades en beneficio de todos, y tendrá un impacto social y ambiental positivo en nuestro planeta».

Identificación del mercado adecuado

Aunque la creación y las pruebas con éxito del prototipo de robot autocargador/descargador fue un resultado importante del proyecto financiado con fondos europeos, aún más importante fue la identificación del mercado adecuado para la innovación. Para Eliport, ese mercado es el de Oriente Próximo. Skorinko explica: «Por un lado, existe una falta de competencia de las empresas de robótica con sede en los Estados Unidos. Por otro lado, mientras los gobiernos de Oriente Próximo buscan una transición lejos de las economías basadas en el petróleo y el gas, hay un enorme apetito por invertir en nuevas empresas tecnológicas». Skorinko señala que el entorno cultural de Oriente Próximo también crea oportunidades específicas para la automatización de servicios robóticos: «En muchos países, hay limitaciones en cuanto a cuándo se permite que la gente trabaje. En este sentido, existe una necesidad muy práctica de que los robots continúen prestando servicios, como los repartos de paquetes, incluso cuando las personas no pueden hacerlo».

Palabras clave

ELIPORT, robots, sistema de paquetería robótico, comercio electrónico, logística, automatización, último tramo de reparto

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación